Enlaces para accesibilidad

Por el aire: el sarampión va de Venezuela a Brasil


Una familia venezolana, uno de ellos en silla de ruedas, se baña en el río Branco, en Boa Vista, estado de Roraima, Brasil, Marzo 11, 2018.

Un brote de sarampión ha empeorado en Brasil por casos que proceden de Venezuela, país vecino, donde los servicios de salud han colapsado.

Se han confirmado más de 460 casos de la enfermedad en dos estados fronterizos de Brasil, dijo esta semana el Ministerio de Salud. También existe la preocupación de que el brote haya llegado a una tribu aislada que vive en el Amazonas que tiene poca resistencia a tales enfermedades.

Los casos en Brasil se producen después de que la Organización Mundial de la Salud declarara a las Américas libre de sarampión en 2016. Pero los brotes aún pueden ocurrir incluso después de que un país sea declarado libre porque los casos pueden importarse. Eso es exactamente lo que sucedió en Brasil, donde la enfermedad se coló por la frontera con personas que huían del colapso económico y político en Venezuela.

El sarampión se propaga por el aire y es altamente contagioso. Si bien no existe un tratamiento específico para la enfermedad, la vacuna es muy efectiva. Los síntomas del sarampión incluyen fiebre, secreción nasal, tos, dolor de garganta y una erupción que se extiende por todo el cuerpo.

El año pasado, el sarampión comenzó a extenderse en Venezuela, donde se han registrado más de 2.000 casos.

La Venezuela rica en petróleo fue una vez rica, y el sistema de salud allí era un modelo para la región. Pero la mala administración y una caída en los precios del petróleo han llevado a una escasez generalizada de todo, desde alimentos hasta medicinas. Los médicos han huido y los servicios de salud se han colapsado.

Las dificultades en general en Venezuela han obligado a más de 1 millón de personas a huir a países vecinos, a veces trayendo enfermedades con ellos.

Para combatir el brote, las autoridades en Brasil están ofreciendo vacunas contra el sarampión a los extranjeros que se registran en la policía federal y también están aumentando los esfuerzos para garantizar que los brasileños estén vacunados. Los brasileños deben vacunarse contra el sarampión como una cuestión de rutina, pero las autoridades han realizado recientemente campañas especiales en Roraima y Amazonas para vacunar a los que se deslizaron por el sistema.

Más allá de las preocupaciones habituales de contener la enfermedad extremadamente contagiosa, Survival International dijo que un brote podría devastar a la aislada tribu yanomami, que vive en ambos lados de la frontera entre Brasil y Venezuela, en las profundidades del Amazonas. Hasta el momento, 23 yanomamis con síntomas de sarampión han buscado tratamiento médico en Brasil, dijo la organización de derechos indígenas, y uno de esos casos ha sido confirmado. Muchos más podrían estar enfermos en Venezuela, donde Survival International dijo que es más difícil obtener información.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG