Enlaces para accesibilidad

EE.UU. exige liberación de estadounidense detenido en Venezuela


Laurie Holt, madre del estadounidense Josh Holt, detenido en Venezuela desde mediados de 2016, acusado de espionaje y conspiración contra el gobierno de Nicolás Maduro, sostiene una foto de su hijo en su casa de Riverton, Utah. Julio 13, 2016.

EEUU exhortó nuevamente al gobierno de Venezuela a que libere por razones humanitarias al ciudadano estadounidense Josh Holt, detenido en la nación latinoamericana desde el 30 de junio de 2016.

En el Departamento de Estado, la vocera Heather Nauert, dijo que Holt está preso desde hace "casi un año y medio", y señaló que durante sus 17 meses en detención, " hasta ahora sin presentarle cargos", EE.UU. ha expresado su preocupación por su caso y su condición "en cada oportunidad".

"Seguimos extremadamente preocupados por su salud y su bienestar", dijo Nauert sobre Holt. "La declinación de su salud se ha exacerbado más por la demora del gobierno de Venezuela en brindarle el tratamiento médico necesario y algunas veces han bloqueado su cuidado médico por completo".

Señaló la vocera del Departamento de Estado que "la embajada de EEUU en Caracas sigue expresando su preocupación sobre las repetidas demoras y retrasos del gobierno venezolano y su negativa a trasladarlo a audiencias judiciales programadas".

"Nuevamente", enfatizó, " pedimos al gobierno de Venezuela que libere de inmediato a Josh Holt y lo devuelva a Estados Unidos".

Holt, un mormón de Utah de 25 años, viajó a Venezuela en junio de 2016 y se casó con una mujer venezolana de su misma religión que conoció en internet mientras practicaba su español.

Él había planeado pasar varios meses en Caracas con ella y las dos hijas de ella a fin de tramitar las visas para que todos pudieran mudarse a Estados Unidos, pero, fue arrestado junto con su esposa Thamara Caleño, en el apartamento de ella, en un conjunto habitacional público de Caracas.

La policía alega que encontró en el domicilio dos fusiles de asalto y granadas, y funcionarios del gobierno posteriormente lo relacionaron con intentos del gobierno de Estados Unidos para derrocar al presidente Nicolás Maduro.

Estados Unidos ha llevado el caso de Holt hasta los más altos niveles del gobierno venezolano pidiendo su liberación. Ya anteriormente, la vocera Nauert ha dicho que el acceso consular al estadounidense es "lento y reticente, y que la negativa de Venezuela a realizar una audiencia preliminar sobre el caso "pone en seria duda" las razones por las que fue detenido.

El exgobernador demócrata de Nuevo México, Bill Richardson, intercedió también por Holt ante el gobierno de Maduro, reuniéndose varias veces con el Embajador de Venezuela ante la ONU, Rafael Ramírez, a pedido de la familia del detenido para que lo liberen por razones humanitarias. Pero el gobierno venezolano no le otorgó visa para ir a Caracas.

El presidente Donald Trump ha mostrado un interés personal en los casos de los estadounidenses detenidos en el extranjero.

Los padres de Holt han trabajado arduamente para la liberación de su hijo, tanto a nivel de campañas sociales en las redes, como con autoridades del Congreso y gobierno estadounidense para lograrlo. El senador republicano de Utah, Orrin Hatch, y otros también han trabajado por la liberación de Holt.

El más reciente desarrollo en el caso se conoció en noviembre cuando un millonario venezolano cercano al régimen de Maduro anunció que pagaría la defensa de Holt.

Aún no está clara la razón por la que Wilmer Ruperti está financiando la defensa del ex misionero mormón.

El apoyo de Ruperti al caso de Holt es más notable porque el millonario también respalda al equipo legal que defiende a los dos sobrinos del presidente Nicolás Maduro en un juicio por narcotráfico en Estados Unidos con fuertes implicaciones políticas, además de que sigue haciendo negocios con el gobierno de Maduro.

En 2016, una de sus compañías firmó un contrato de 138 millones de dólares con la estatal petrolera PDVSA para retirar una duna de 12 millones de toneladas métricas de un derivado del petróleo utilizado como combustible para plantas de energía.

Ruperti, de 57 años, presuntamente se ha convencido de que el estadounidense está siendo retenido injustamente como una moneda de cambio política, afirman personas con conocimiento de su participación. Señalan que Ruperti, quien ha presionado activamente a las autoridades venezolanas para la liberación del estadounidense, es un católico devoto con hijos de la misma edad que Holt.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG