Enlaces para accesibilidad

Reporte: Tillerson visita Afganistán e Irak

  • AP

El secretario de Estado Rex Tillerson (der.) a su llegad al Aeropuerto Internacional de Bagdad. Oct. 23, 2017.

BAGDAD (AP) _ Lejos de los murmullos de Washington sobre su futuro, el secretario de Estado estadounidense Rex Tillerson viajó en secreto a dos de las zonas de guerra de Estados Unidos el lunes, presionando a los líderes en Afganistán e Irak para que se acerquen a sus rivales de mucho tiempo.

Tillerson voló en un avión de transporte militar C-17 desde Qatar a la base aérea de Bagram en Afganistán, donde se reunió con el presidente Ashraf Ghani y otros líderes afganos.

Después de regresar a Qatar, partió a Bagdad para conversar con el primer ministro Haider al-Abadi por segunda vez en otros días. Discutieron las posibles soluciones a una lucha kurda con el gobierno central, la aceleración de los proyectos de reconstrucción post-Estado Islámico para las ciudades y pueblos liberados de Irak, y otros temas.

Para Tillerson, el viaje a dos de los países más peligrosos del mundo representó un escape luego de varias semanas de escrutinio político en su país.

El ex CEO de Exxon Mobil ha estado a la defensiva desde que aparecieron informes afirmando que llamó a su jefe, el presidente Donald Trump, un "tonto" después de una polémica reunión de seguridad nacional este verano, lo que alimentó las especulaciones de que podría ser el próximo asesor de Trump en dejar una administración acosada por salidas de alto perfil.

Tillerson salió de Doha antes del amanecer. Pocos fuera de su círculo interno estaban al tanto de los planes. Solo unos cuantos periodistas pudieron acompañarlo y se les impidió compartir información hasta que Tillerson estaba a punto de partir. Pasó alrededor de 2 horas en Afganistán.

El secretario de Estado Rex Tillerson conversa en Afganistán con el presidente Ashraf Ghani. Oct. 23, 2017.
El secretario de Estado Rex Tillerson conversa en Afganistán con el presidente Ashraf Ghani. Oct. 23, 2017.

Su mensaje principal: apoyo a la declaración de que algunos líderes talibanes podrían unirse al gobierno de Afganistán si renuncian a la violencia y el terrorismo y se comprometen con la estabilidad. También advirtió sin rodeos al vecino Pakistán que intensifique la acción contra los grupos militantes que encuentran refugio dentro de sus fronteras.

"Claramente, tenemos que seguir luchando contra los talibanes, contra otros, para que entiendan que nunca ganarán una victoria militar", dijo Tillerson en Bagram, donde se reunió con Ghani, el presidente ejecutivo Abdullah Abdullah y otros altos cargos afganos. "Y hay, creemos, voces moderadas entre los talibanes, voces que no quieren seguir luchando para siempre. No quieren que sus hijos peleen para siempre. Entonces buscamos comprometernos con esas voces ''.

"Hay un lugar para ellos en el gobierno si están listos para venir, renunciando al terrorismo, renunciando a la violencia y comprometiéndose con un Afganistán estable y próspero", dijo Tillerson.

Tillerson esbozó la nueva política de la administración Trump para Afganistán y su región, que se centra en derrotar a las organizaciones extremistas que podrían amenazar a los Estados Unidos. La nueva estrategia incorpora metas para Pakistán e India, ambas naciones que visitó esta semana. Tillerson dijo que el objetivo es negar el refugio a los terroristas en cualquier parte del sur de Asia.

El mayor desafío es Pakistán, un país al que Estados Unidos ha dedicado años y miles de millones de dólares para ayudar a derrotar a los talibanes, al-Qaida y ahora incluso a combatientes del Estado Islámico y grupos afiliados. Tillerson visitará Islamabad el martes y les dirá a los líderes paquistaníes que expulsar a los extremistas de sus escondites en su territorio es imprescindible para una buena relación con Washington.

"Creo que Pakistán debe tener una visión clara de la situación a la que se enfrentan en cuanto a la cantidad de organizaciones terroristas que encuentran refugio dentro de Pakistán", dijo. "Entonces queremos trabajar estrechamente con Pakistán para crear un Pakistán más estable y seguro también".

Horas después, Tillerson lidió con diferentes problemas de seguridad en Irak. El país árabe ha logrado importantes éxitos militares respaldado por Estados Unidos contra ISIS en los últimos meses, pero se está recuperando de sus propias divisiones étnicas y religiosas persistentes. El más reciente: un resurgente movimiento de independencia kurdo en el norte de Iraq, donde un referéndum de la independencia ampliamente criticado el mes pasado ha desatado tensiones dentro del país y con los vecinos.

"No apoyamos el referéndum sobre la independencia kurda '', dijo Tillerson en una conferencia de prensa con el ministro de Relaciones Exteriores de Qatar en Doha el domingo, antes de visitar Bagdad al día siguiente. "No creíamos que era hora ya que la batalla para vencer a ISIS todavía está en marcha. Y aunque ha habido importantes victorias y un progreso significativo en Iraq, esa tarea aún no está completa ''.

Aún así, dijo que los kurdos tienen agravios legítimos que deberían abordarse en el marco de un Irak unificado. Pidiendo moderación a todos los lados, Tillerson dijo que creía que al-Abadi estaba comprometido a resolver las quejas kurdas.

"El pueblo kurdo tiene una serie de expectativas incumplidas, derechos que se les prometieron en virtud de la constitución que nunca se cumplieron, por lo que hay una serie de medidas que deben tomarse", dijo. Advirtió a todos que la guerra para derrotar al grupo de IS aún no ha terminado y que sigue siendo la mayor amenaza para Irak ".

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG