Enlaces para accesibilidad

Estudiantes buscan soluciones a retos de Defensa

  • Voz de América - Redacción

Clase "Hacking for Defense" en la Universidad Stanford, California.

Un inusual curso en la Universidad Stanford, California y otras universidades de Estados Unidos ayuda a superar retos de seguridad nacional al tiempo que brinda a los estudiantes una oportunidad única de servir a la nación.

El curso Hacking for Defense (Pirateo cibernético para la Defensa), es parte de los más de 100 cursos para emprendedores en Stanford, pero el único que requiere a los estudiantes entrar al mar totalmente vestidos o usar uniformes con dispositivos que pueden estallar.

Los estudiantes deben trabajar en el terreno para entender por ejemplo los problemas que puede enfrentar un soldado con la tecnología de mapeo, o un veterano con múltiples heridas.

"Ellos trabajan en algunos de los más difíciles problemas reales del mundo que van a ver en su vida", dice Steve Blank, uno de los instructores.

"Con todo respeto a Google y Dropbox, Facebook y Twitter, donde todos(los estudiantes) tienen oportunidades para ir a trabajar en el Valle (del Silicón) como graduados, estos son problemas que hacen parecer triviales (los de esas empresas) si se los compara", señaló, Blank.

Los problemas son situaciones reales proporcionadas por agencias del Departamento de Defensa. Los estudiantes deben encontrar maneras de ayudar a los veteranos con lesiones múltiples o crear una tecnología que ayude a los buzos de las unidades especiales de la Armada (Navy Seals) a permanecer más tiempo en el agua sin tener que salir a buscar oxígeno.

Los estudiantes hacen entrevistas como parte de una metodología llamada "minimum viable productos" para convertir rápidamente sus ideas en soluciones. Constantemente prueban sus hipótesis en busca de una solución y por medio de las entrevistas a menudo se dan cuenta que tienen que empezar otra vez desde el principio.

El método, llamado "Lean Launchpad" es usado por el programa Innovation Core de la Fundación Nacional de la Ciencia para la comercialización de la ciencia.

Los estudiantes de Stanford también tienen que aprender cómo se toman las decisiones dentro de la organización.

"Emplazamiento significa sabe de dónde viene el dinero", dice Blank. "¿A quién hay que convencer?, ¿Es un general o es un administrador del programa?, ¿Es una serie de personas o quién exactamente va a construirlo?

El curso de 10 semanas enseña a los estudiantes de primera mano los retos de la seguridad nacional. Además de Stanford, otras ocho universidades enseñan la clase.

Benji Nguyen, un estudiante de políticas públicas de Austin, Texas, trabaja en seguridad cibernética en los puertos de Estados Unidos como parte de USTRANSCOM, agencia encargada del transporte en la nación.

Nguyen dice que habló con sus padres sobre la clase, y sobre cómo estaba trabajando con los militares para ayudar a resolver un problemas. "A ellos les gustó mucho", dijo.

La clase también ha atraído a un sorprendente número de estudiantes extranjeros, dice Blank. "Me sorprendió el número de estudiantes de Singapur, China e India, que estaban interesados en aprender la misma tecnología para llevarla a sus países dondequiera que estuvieran", indicó.

Algunos estudiantes incluso crean sus propias compañías basadas en el proyecto que han trabajado en su clase.

Oayam Banazadeh, un estudiante iraní por ejemplo, es director ejecutivo de Capella Space. Él tomó la clase de Stanford en 2016. Dice que entrevistó a más de 150 personas preguntándoles "¿Cuáles son sus principales problemas?, ¿Cuáles son sus preocupaciones?, Si tuviera dinero para gastar ¿cómo lo gastaría?". Su grupo estaba trabajando en satélites que pudieran reunir información incluso en un día nublado y en la oscuridad.

"Si sus respuestas eran similares a nuestra tecnología, entonces ellos eran potenciales clientes", dijo el empresario. Capella recaudó recientemente $12 millones de dólares para financiamiento, y el Departamento de Defensa es uno de sus clientes.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG