Enlaces para accesibilidad

Sacramento en vilo durante funeral de víctima de violencia policial


Dolientes se abrazan antes del funeral de Stephon Clark un afroestadounidense ultimado por la policía en Sacramento, California. Marzo 29 de 2018.

Cientos de personas asistieron el jueves al funeral de un hombre negro desarmado que fue muerto a tiros por la policía en Sacramento, la capital de California.

El servicio, donde el activista de derechos civiles Al Sharpton pronunció un encendido discurso, se ha convertido en un grito de guerra en favor de la justicia frente a la violencia policial contra los afroestadounidenses.

La cámara de cuerpo de los policías y las imágenes de helicópteros de vigilancia publicadas la semana pasada mostraron a los agentes persiguiendo y luego disparando 20 veces contra Stephon Clark, de 22 años, quien temían que llevaba un arma. En realidad, lo que estaba sosteniendo era un iPhone.

El reverendo Al Sharpton llega al funeral de Stephon Clark, en Sacramento, California. Marzo 29 de 2018.
El reverendo Al Sharpton llega al funeral de Stephon Clark, en Sacramento, California. Marzo 29 de 2018.

La indignación después del incidente del 18 de marzo estalló en días de protestas en el centro de Sacramento, con los manifestantes bloqueando el tráfico y enfrentándose a la policía antidisturbios.

Un fotógrafo de AFP dijo que vio a unas 400 a 500 personas haciendo fila para ingresar al servicio público, que comenzó casi una hora tarde en la iglesia Bayside Boss en el sur de Sacramento, no lejos del vecindario donde murió Clark.

Un rabino cantó mientras un clérigo musulmán dirigía oraciones en el servicio ecuménico.

Pero fue el emotivo hermano de Clark, Sevante Clark, quien dominó el servicio, bailando y haciendo bromas mientras un coro cantaba himnos religiosos como "Take Me to the King" (Llevadme ante el Rey) y "Can not Nobody Love Me Like Jesus" (Nadie puede amarme como Jesús).

Claramente exasperado, Sevante instó a la multitud a repetir al unísono el nombre de su hermano "Stephon Clark", declarando en un discurso improvisado que " a familia Clark nunca morirá", antes de romper a llorar y abrazar a Sharpton.

Sevonte también atacó brevemente a algunos de los dolientes, quejándose de que no conocían a su hermano y habían acudido por "el dinero", antes de afirmar que estaba emigrando para escapar de la atención.

"No se le dice a la gente con dolor cómo manejar su dolor. No se le dice a la gente cuando matas a su ser querido cómo llorar", dijo Sharpton a la congregación.

"Vinimos porque este chico debería estar vivo hoy ... nunca dejaremos que se olviden del nombre de Stephon Clark hasta que obtengamos justicia", dijo.

Abuso policial

El incidente fue provocado por una llamada telefónica de emergencia al 911 el 18 de marzo que indicaba que un hombre estaba destrozando las ventanas de los automóviles en el vecindario.

Dolientes en el funeral de Stephon Clark en Sacramento, California. Marzo 29 de 2018.
Dolientes en el funeral de Stephon Clark en Sacramento, California. Marzo 29 de 2018.

Clark parecía encajar en el perfil del sospechoso y los agentes lo persiguieron, respaldados por un helicóptero equipado con cámaras infrarrojas.

El video de la cámara del helicóptero y el del cuerpo de los policías mostró a Clark, -quien según la policía sigue siendo el principal sospechoso- corriendo por el vecindario antes de ingresar al patio de atrás de su casa.

Los oficiales irrumpieron en el patio con las armas desenfundadas y se enfrentaron al sospechoso antes de abrir fuego. Cada disparo aparece como un rayo en las imágenes infrarrojas del helicóptero.

"Él nunca querría dejar a sus hijos. Siempre quiso asegurarse de que sus hijos fueran buenos", dijo Salena Manni, la madre de los niños de uno y tres años, a ABC 10.

Los oficiales, uno de los cuales es negro, fueron despedidos. Pero el incidente ha revivido un debate recurrente sobre los abusos policiales contra los afroestadounidenses, que representan una parte abrumadora de los sospechosos asesinados por la policía.

Al menos otras 16 personas, tres desarmadas, murieron en enfrentamientos con las fuerzas del orden público de varias agencias alrededor de Sacramento en los últimos dos años, según el periódico Sacramento Bee.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, no quiso hacer ningún comentario sobre la muerte de Clark y lo describió en la sesión informativa del miércoles como un "asunto local".

"No, este no es un asunto local. Han estado matando gente en todo el país y estamos aquí para decir que vamos a apoyar a Stephon Clark y su familia", dijo Sharpton a la congregación.

Se esperan más protestas después del funeral, después de casi dos semanas de disturbios, en donde los manifestantes han bloqueado las carreteras y el acceso a los juegos de la NBA.

La policía ha pedido calma y esta semana anunció una investigación del Departamento de Justicia estatal que abordará, entre muchas preguntas pendientes, por qué los agentes silenciaron sus cámaras inmediatamente después del tiroteo.

Decenas de miembros de Black Lives Matter se reunieron en la oficina de la fiscalía de distrito de Sacramento Anne Marie Schubert el martes para demandar que se presenten cargos contra los dos agentes que dispararon contra Clark.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG