Enlaces para accesibilidad

Polémica por hostigamiento a personal de la Casa Blanca en público


FILE - La secretaria de prensa de la Casa Blanca Sarah Huckabee Sanders en la Casa Blanca, en Washington, el 18 de mayo de 2018. Huckabee Sanders, familiares y amigos fueron invitados a abandonar un restaurante de Virginia el viernes pasado.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, a quien le pidieron que abandonara un restaurante de Virginia días atrás, dijo a periodistas el lunes que "es inaceptable pedir hostigamiento y llamar a que cualquier partidario de Trump evite el público".

Sanders se refería a los comentarios de la congresista Maxine Walters, quien anteriormente ha pedido la destitución del presidente Donald Trump.

El sábado, Waters dijo a seguidores: "Si ves a alguien de ese gabinete en un restaurante, en una tienda departamental, en una estación de gasolina, sales y creas una multitud. Y los rechazas y les dices que ya no son bienvenidos, en ningún lado ".

Sin embargo, Nancy Pelosi, la demócrata más prominente en la Cámara de Representantes, no estuvo de acuerdo con Walters.

"La falta de cortesía diaria de Trump ha provocado respuestas que son predecibles pero inaceptables", dijo Pelosi en Twitter el lunes. "A medida que avanzamos, debemos llevar a cabo elecciones de una manera que logre la unidad de costa a costa".

El tweet de Pelosi incluía un enlace a una historia de CNN sobre Waters que alentaba el acoso a los funcionarios de la administración Trump.

Trump también respondió a las declaraciones de Water, diciendo en Twitter que la congresista, a la que se refería como una "persona de coeficiente intelectual extraordinariamente bajo", había pedido que se hostigara a sus seguidores. En el mensaje de las redes sociales, el presidente concluyó: "¡Ten cuidado con lo que pides Max!".

La semana pasada, los manifestantes gritaron a la jefe del Departamento de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, en un exclusivo restaurante mexicano cerca de la Casa Blanca. Anteriormente, Nielsen defendió públicamente la política de separar a los niños de sus padres que fueron detenidos por ingresar ilegalmente a EE.UU., una política que el presidente ha revocado desde entonces.

El asesor de políticas de Trump, Stephen Miller, también un funcionario de línea dura en inmigración, fue llamado "fascista" mientras cenaba en un bar mexicano en un barrio del Distrito de Columbia.

El incidente que involucró a Sanders tuvo lugar el viernes por la noche en el restaurante Red Hen en Lexington, Virginia, a 300 kilómetros al sur de la capital de estadounidense.

"Expliqué que el restaurante tiene ciertos estándares que creo que tiene que mantener, como la honestidad y la compasión y la cooperación", dijo la propietaria Stephanie Wilkinson a The Washington Post, agregando que creía que Sanders trabaja para una administración "inhumana y poco ética".

Wilkinson dijo que algunos miembros de su equipo son homosexuales, y citó la postura de la administración Trump que prohíbe a las personas transgénero servir en el ejército.

Trump criticó el restaurante pequeño y rústico el lunes en Twitter, calificándolo de "sucio".

"El restaurante Red Hen debe centrarse más en la limpieza de sus sucios toldos, puertas y ventanas (necesita urgentemente un trabajo de pintura) en lugar de negarse a servir a una buena persona como Sarah Huckabee Sanders. Siempre tuve una regla, si un restaurante está sucio por fuera, ¡está sucio por dentro!" escribió.

Al inicio de la sesión informativa del lunes en la Casa Blanca, Sanders explicó: "mi esposo y yo cortésmente nos retiramos y nos fuimos a casa. Me pidieron que me fuera porque trabajo para el presidente Trump ".

Un editorial en The Washington Post dijo el lunes que si no se puede dejar tranquilos a los funcionarios en público, "por ese camino se encuentra un mundo en el que solo los más entusiastas se registran para el servicio público. Eso no beneficia a nadie".

El periódico Charlotte Observer, que tiene la mayor circulación en las Carolinas (los estados de Carolina del Norte y Carolina del Sur), opinó que "tal comportamiento no debería ser satisfactorio, y no es necesario. Son liberales tratando de vencer a Donald Trump convirtiéndose en Donald Trump".

El senador Marco Rubio, del estado de Florida, que se postuló contra Trump en las primarias presidenciales del Partido Republicano de 2016, dijo que cuando la gente se vuelve tan desagradable "para aquellos del otro lado que llegan a cenar, (a asistir a un) entretenimiento y deportes", eso equivale a política tribal que "no está muy lejos de las rivalidades irracionales entre pandillas impulsadas por el barrio en el que vives o los colores que usas".

​Algunos observadores culpan a Trump por crear la atmósfera, en más de un sentido, por la reacción pública que sus funcionarios están empezando a enfrentar. Señalan que en un evento de campaña en el estado de Iowa en febrero de 2016, les dijo a los miembros de la multitud: "Si ves a alguien preparándose para tirar un tomate, sácales la m....., ¿sí? En serio, ¿Ok? Les prometo que pagaré los honorarios legales ".

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG