Enlaces para accesibilidad

EE.UU. a manifestantes iraníes: "No serán olvidados"


En esta foto tomada por un individuo no empleado por Associated Press y obtenida por la AP fuera de Irán, manifestantes se reúnen para protestar contra la debilitada economía de Irán, en Teherán, Irán, el sábado 30 de diciembre de 2017.

WASHINGTON -Estados Unidos está prometiendo apoyo para los manifestantes en Irán, condenando a los funcionarios iraníes por una ofensiva que ha dejado 21 personas muertas y más de otras 1,000 arrestadas.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo el jueves que EE.UU. buscarán "información procesable" y buscarán imponer nuevas sanciones contra los responsables de sofocar las protestas que comenzaron la semana pasada.

El Departamento de Estado también dijo que no se quedaría de brazos cruzados."Tenemos amplias autoridades para hacer responsables a quienes cometen actos de violencia contra manifestantes, contribuyen a la censura o roban al pueblo de Irán", dijo en un comunicado. "A las víctimas del régimen, les decimos: no serán olvidados".

Secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin.
Secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin.

Nuevas sanciones de EE. UU.

Aunque no está directamente relacionado con las protestas, el jueves EE.UU. sancionó a cinco compañías iraníes vinculadas al programa de misiles balísticos de Teherán.

"Estas sanciones se dirigen a entidades clave involucradas en el programa de misiles balísticos de Irán, que el régimen iraní prioriza sobre el bienestar económico del pueblo iraní", dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en un comunicado.

"A medida que el pueblo iraní sufre, su gobierno y el CGRI financian a militantes extranjeros, grupos terroristas y abusos contra los derechos humanos", agregó Mnuchin.

Y en las Naciones Unidas, la embajadora de Estados Unidos, Nikki Haley, solicitó una reunión de emergencia de la ONU el viernes sobre la situación.

Pero Rusia y otros miembros del Consejo de Seguridad de Estados Unidos están criticando el llamado de Estados Unidos a la reunión, diciendo que las protestas son un asunto interno y no implican amenazas a la paz y la seguridad internacionales.

Es improbable que las declaraciones y sanciones de los Estados Unidos le sienten bien a los funcionarios iraníes, incluido el líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei, que culpó a los gobiernos extranjeros por instigar las protestas.

Las protestas, que parecieron estallar espontáneamente la semana pasada, se han extendido a muchas de las ciudades, pueblos y áreas rurales más pequeñas de Irán, con manifestantes enfocadas en las dificultades económicas y la corrupción gubernamental.

Ministro del Interior iraní, Abdolreza Rahmani Fazli.
Ministro del Interior iraní, Abdolreza Rahmani Fazli.

El descontento del público iraní

Pero los funcionarios iraníes insistieron el jueves en que la ola de protestas antigubernamentales había disminuido.

El general Abdolrahim Mousavin, el jefe del ejército, agradeció a las fuerzas de seguridad por "apagar el fuego de la sedición".

"Esta sedición ciega era tan pequeña que una parte de la fuerza policial fue capaz de cortarla de raíz", dijo Mousavin en medios estatales.

El ministro del Interior Abdolreza Rahmani Fazli dijo que solo 42,000 personas habían tomado parte en las protestas. Y un oficial de la élite de la Guardia Revolucionaria del país dijo que la cantidad de "alborotadores" era de menos de 15,000.

En cambio, la televisión estatal mostró el jueves que enormes multitudes marcharon en apoyo de los líderes iraníes en varias ciudades importantes, como Isfahan, Ardebil y Mashhad, donde comenzaron las protestas.

Aún así, los oficiales de inteligencia de Estados Unidos advierten que Teherán se encuentra en una encrucijada, señalando que las protestas son la mayor manifestación de descontento público desde que los iraníes tomaron las calles en 2009 después de unas controvertidas elecciones presidenciales.

"Las protestas son sintomáticas de agravios de larga data que se han dejado sin resolver", dijo un oficial de inteligencia a la VOA bajo condición de anonimato. "¿Va a abordar las preocupaciones legítimas de su pueblo o suprimir las voces de su propia población?"

"Lo que está claro es que estas preocupaciones no van a desaparecer", dijo el funcionario.

Los críticos del presidente iraní, Hassan Rouhani, dicen que abandonó a los pobres, señalando el aumento de los precios de productos clave como combustible, pan y huevos.

E incluso Ali Akbar Velayati, un asesor del líder supremo de Irán, le dijo a la agencia de noticias semioficial ISNA: "La principal demanda del pueblo ahora es que el gobierno y los funcionarios se ocupen de los problemas económicos".

Presidente de EE.UU., Donald Trump.
Presidente de EE.UU., Donald Trump.

¿Creciente presión de EE.UU. sobre Irán?

Mientras tanto, Irán podría enfrentar presiones económicas adicionales por parte de Washington.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, decidirá la próxima semana si continúa renunciando a las sanciones contra Irán que fueron suspendidas en virtud del acuerdo internacional de 2015 para frenar el desarrollo de armas nucleares de Irán. Trump ha atacado repetidamente el acuerdo y atacado las acciones militares de Teherán en Siria, Irán y Yemen.

Pero algunos analistas advierten que la administración corre el riesgo de tomar una línea demasiado dura con Irán y que puede ser contraproducente.

"Realmente no hay razón para aplicar las sanciones nucleares ahora", dijo Michael Eisenstadt, director del programa de Estudios Militares y de Seguridad en el Instituto Washington para la Política del Cercano Oriente.

"No se retiren del JCPOA [acuerdo nuclear] porque eso redirigirá la atención del pueblo iraní de la incapacidad del régimen para resolver sus problemas financieros a nosotros", dijo Eisenstadt. "No deberíamos hacer que Estados Unidos sea el problema aquí".

Margaret Besheer en las Naciones Unidas contribuyó a este informe.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG