Enlaces para accesibilidad

Obama tranfiere otros 4 reos de Guantánamo y critica al Congreso

  • Voz de América - Redacción

La cárcel de Guantánamo fue abierta por George W. Bush, el predecesor de Obama, con el objeto de retener allí a los sospechosos de terrorismo capturados en el extranjero, luego de los ataques del 11 de septiembre.

En una carta a los legisladores, el presidente dice que "la historia juzgará duramente" el no haber cerrado la instalación naval en Bahía de Guantánamo.

Estados Unidos envió cuatro reos de Guantánamo a los Emiratos Árabes Unidos el jueves, en la última transferencia de prisioneros de la instalación naval que hace el gobierno de Barack Obama, y cuya existencia ha dicho el saliente mandatario, será juzgada duramente por la historia.

Un día antes de la juramentación presidencial de Donald Trump, quien ha prometido mantener abierta la prisión de Guantánamo, Obama redujo a 41 el número de presos en el penal que prometió cerrar desde su campaña presidencial de 2008.

Este jueves también Obama escribió una carta a los legisladores en el Capitolio, en la que critica su falta de respaldo para cerrar la prisión naval estadounidense en Cuba, diciéndoles que "han abdicado su responsabilidad ante el pueblo estadounidense".

"La historia los juzgará duramente en este aspecto de nuestra lucha contra el terrorismo, y a aquellos que no pudimos concluirlo responsablemente", dice la carta de Obama al Congreso controlado por los republicanos. "Nuevamente, exhorto al Congreso a cerrar la instalación", dice el mensaje.

Margaret Huang; directora ejecutiva de Amnistía Internacional, capítulo de Estados Unidos, dijo que el grupo está "extremadamente preocupado de que el presidente electo Trump cumpla su promesa de someter a más gente a la detención indefinida sin presentarles cargos o someterlos a juicio".

La cárcel de Guantánamo fue abierta por George W. Bush, el predecesor de Obama, con el objeto de retener allí a los sospechosos de terrorismo capturados en el extranjero, luego de los ataques del 11 de septiembre. Bajo Bush, llegó a ser un símbolo de las duras tácticas de detención que hicieron que Estados Unidos fuera acusado de tortura.

Las transferencias de este jueves incluyen a tres detenidos enviados a los Emiratos Árabes Unidos, incluido el último ruso retenido en la prisión y un afgano y un yemení, dijeron funcionarios estadounidenses. Un prisionero saudí fue repatriado a su país.

Habían 242 presos en Guantánamo cuando Obama asumió el poder en 2004. Sus esfuerzos para cerrar la prisión fueron bloqueados mayormente por la oposición republicana en el Congreso, la cual le impidió trasladar a los reos a cárceles en territorio estadounidense. El Pentágono también contribuyó con tácticas dilatorias.

Obama lamentó que sus opositores hayan puesto "a la política por encima del costo para los contribuyentes, las relaciones con los aliados y la amenaza que representa para la seguridad nacional de EE.UU."

De los prisioneros que quedan en Guantánamo, 10 enfrentan cargos en comisiones militares, incluidos aquellos acusados de conspiración por los ataques del 11 de septiembre. Unas dos docenas no han sido presentados de cargos, pero son considerados demasiado peligrosos para ser puestos en libertad.

Varios reos cuya transferencia previamente se había decidido, pero que no pudo ser arreglada a tiempo, también permanecen en Guantánamo. Abogados de dos de ellos, un argelino y un marroquí, trataron de buscar su repatriación mediante instancias de último minuto ante las cortes, pero el Departamento de Justicia las rechazó.

Su opinión

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG