Enlaces para accesibilidad

Embajadora Nikki Haley evacuada de campamento en Sudán del Sur

  • Voz de América - Redacción

La embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley, saluda a funcionarios del gobierno de Sudán del Sur a su llegada a Juba, la capital del país del Este africano, parte de una gira por 3 países del continente. Oct. 25, 2017.

JUBA, SUDÁN DEL SUR - La embajadora de Estados Unidos en la ONU, Nikki Haley, tuvo que ser evacuada de un campamento de desplazados en Sudán del Sur el miércoles; debido a una violenta protesta contra el presidente Salva Kiir, informaron testigos.

Poco después de que Haley salió del campamento, guardias de seguridad de la ONU lanzaron gas lacrimógeno para dispersar a los más de 100 manifestantes, residentes del lugar, que saquearon y destruyeron las oficinas de una organización caritativa, según dijo un trabajador humanitario que habló con la agencia The Associated Press bajo condición de anonimato por preocupaciones de seguridad.

Haley, que realiza una visita de tres días a África, se había reunido anteriormente con Kiir para hablar sobre la larga guerra civil en el país. Posteriormente en declaraciones a Radio Miraya, Haley dijo que advirtió al mandatario que Estados Unidos no confía más en el Gobierno de Sudán del Sur y no está dispuesto a esperar por cambios.

"Estamos trabajando duro con nuestros socios en la Unión Africana en África & en la ONU sobre cómo avanzar la paz, la seguridad & los derechos humanos en todo el continente", escribió el lunes la embajadora Haley, en el primer día de su gira.

Las Naciones Unidas confirmaron el incidente en el campamento y dijeron que los residentes "se enojaron porque ella (Haley) no pudo reunirse con ellos por cuestiones de tiempo". La Embajada de Estados Unidos no comentó la evacuación de la diplomática.

Horas más tarde, el miércoles, la embajadora Haley colocó un tuit en el que indirectamente se refiere a la protesta por la que tuvieron que evacuarla del campamento en Sudán del Sur. "Triste pero inspirador día en Sudán del Sur. Sentimos el dolor & y la pasión de la gente. Un gobierno que no respeta a todo su pueblo no puede ser apoyado", dice el mensaje.

La frustración ha aumentado dentro y fuera de Sudán del Sur por el conflicto que ha cobrado la vida de decenas de miles de personas y ha creado el mayor desplazamiento de civiles desde el genocidio de Ruanda en 1994.

Un testigo citado por AP, dice que "la gente no está contenta", y que "estaban esperando a Haley para entregarle una carta sobre su posición en la 'crisis actual'". La ONU dijo que la Embajadora recibió la misiva antes de partir.

Nikki Haley es la funcionaria estadounidense de más alto rango que visita Sudán del Sur desde que el presidente Donald Trump asumió el cargo en enero. Su visita a África busca evaluar el involucramiento de Estados Unidos y de la ONU en Etiopía, Sudán del Sur y la República Democrática del Congo (RDC), país que visitará el jueves 26 de octubre.

En su cuenta de Twitter, la Embajadora estadounidense publicó una foto de su reunión con el Primer Ministro de Etiopía. "Nos reunimos con PM Hailemariam para hablar sobre Etiopía, IGAD, S.Sudan & RDC. Hablamos de la importancia de dar una voz a los jóvenes & de los derechos humanos", dice el mensaje.

IGAD, es la sigla en inglés de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo, un bloque comercial formado por ocho países africanos.

En la reunión con Haley, el presidente Kiir pidió a la administración Trump permanecer involucrado en su devastado país. Un comunicado de su oficina dice que Kiir "enfatizó su compromiso" de poner fin al conflicto por medio de conversaciones de paz que tuvieron lugar la semana pasada en Juba, la capital, y que se espera se reanuden en diciembre.

Estados Unidos es el mayor donante de Sudán del Sur y fue decisivo en la creación del país del Este africano. Según la Embajada estadounidenses, desde su independencia en 2011, Sudán del Sur ha recibido de Washington más de 5.000 millones de dólares anuales para iniciativas humanitarias y de desarrollo.

La guerra civil en Sudán del Sur comenzó a fines de 2013, trayendo consigo masivos desplazamientos, hambruna y acusaciones de corrupción y crímenes de guerra contra el gobierno. Más de 2 millones de personas han huído del país.

Antes de su visita del miércoles al campamento de la ONU, Haley dijo en Twitter que espera que el proceso de paz de Sudán del Sur tenga éxito. "El dolor de las historias de refugiados de S.Sudán es un recordatorio de que no podemos mirar a un lado. No podemos dejar que el conflicto armado sea su única opción", escribió.

El presidente Kiir también dijo que estaba trabajando con las Naciones Unidas para aumentar el acceso en todo el país para los trabajadores humanitarios que luchan contra la hambruna. La ONU ha enfrentado por largo tiempo presuntas restricciones gubernamentales para poder entregar ayuda en Sudán del Sur, incluido el acoso de soldados.

Grupos de derechos humanos han a Estados Unidos a tomar una posición más dura con el gobierno de Kiir.

Con información de AP

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG