Enlaces para accesibilidad

Nueva ley reorganizará la VOA y otros medios

  • Voz de América - Redacción

Centro de redacción de la Voz de América, Washington D.C. (Foto: Diaa Bekheet)

Un solo ejecutivo controlará todos los medios con poder para consolidarlos, contratar, y despedir directivos y transferir presupuestos.

Un solo ejecutivo controlará todos los medios internacionales de comunicación del gobierno estadounidense, bajo una nueva ley que pronto firmará el presidente Barack Obama.

El cambio fue incluido en el presupuesto anual de defensa, conocido como Ley de Autorización Nacional de Defensa 2017, aprobada la semana pasada por ambas Cámaras del Congreso.

La medida reestructura la directiva del Broadcasting Board of Governors (BBG), la Junta de Gobernadores de Transmisiones que es la agencia del gobierno estadounidense que supervisa la Voz de América y otros medios de información, varios de los cuales están organizados como corporaciones privadas financiadas por el gobierno, conocidas como beneficiarias.

La Junta bipartidista de nueve miembros que supervisa BBG será reemplazada por un panel de asesores más pequeño que no tendrá autoridad para tomar decisiones. Su poder será transferido al director ejecutivo (CEO), un nuevo cargo creado en septiembre de 2015. Los nuevos directores ejecutivos serán nombrados por el presidente y confirmados por el Senado.

Los partidarios de la legislación dicen que los cambios optimizarán las operaciones y eliminarán una Junta que funcionaba a tiempo parcial y que por mucho tiempo ha sido criticada por su ineficacia.

Sin embargo, los críticos dicen que la Junta es un efectivo cortafuegos entre los periodistas de BBG y el estamento político, y alegan que eliminarla perjudicará la independencia editorial y la credibilidad de la agencia.

El principal partidario del proyecto de ley es el legislador republicano Ed Royce, quien dice que los cambios en BBG debían haberse hecho hace mucho tiempo.

"Nuestras agencias, que ayudaron a derribar la Cortina de Hierro con transmisiones precisas y oportunas, se han vuelto anticuadas", dijo Royce en un comunicado este mes. "Deben ser revitalizadas para llevar a cabo su misión con efectividad en esta era de terrorismo viral y propaganda digital".

Cualquier CEO que nombre el presidente deberá ser confirmado por el Senado, controlado por los republicanos.

Nueva ley reorganizará la Junta de Gobernadores de Transmisiones, la agencia que supervisa la Voz de América y otros medios del gobierno estadounidense.
Nueva ley reorganizará la Junta de Gobernadores de Transmisiones, la agencia que supervisa la Voz de América y otros medios del gobierno estadounidense.

Bajo la medida, el CEO adquirirá amplios poderes, especialmente sobre las organizaciones beneficiarias de BBG, entre las que se incluyen Radio Free Asia, Radio Free Europe y las Middle East Broadcasting Networks (Cadenas que transmiten para el Medio Oriente).

Específicamente, el CEO podrá consolidar las beneficiarias en una sola nueva corporación, contratar y despedir a sus directivos y transferir fondos entre los presupuestos de las beneficiarias.

El texto de la medida fue redactado antes de la elección presidencial y lo apoyó el gobierno de Barack Obama. Pero, Michael Kempner, uno de los miembros de BBG nombrado por Obama, cree que la legislación es un error.

"Ningún presidente, demócrata o republicano, debería tener control absoluto de esos vitales medios de comunicación de Estados Unidos", dijo Kempner en una entrevista. "Es la independencia de esos medios lo que los hace creíbles y efectivos en todo el mundo. Y sin esa independencia, solo se convierten en más propaganda desacreditada".

Algunos informes de prensa han sugerido que la reorganización significa que los medios de transmisión de BBG, incluida la VOA se convertirán efectivamente en portavoces del presidente electo Donald Trump.

Pero, John Lansing, el actual CEO de BBG, ha dicho que la independencia de la agencia sigue protegida. En un correo electrónico al personal enviado a principios de mes, Lansing dice: "mantener nuestra independencia periodística y nuestra credibilidad en todo el mundo, sigue siendo en extremo importante".

"Esta legislación no cambia el cortafuegos entre el gobierno federal y los periodistas de nuestras cinco cadenas. Ese cortafuegos permanece y es sacrosanto, y el CEO está legalmente obligado a ratificar su función", añadió Lansing.

La independencia editorial de la VOA también esta resguardada por su Carta de Derechos, una ley que protege la independencia y la integridad de su programación. "Las noticias de la VOA serán precisas, objetivas y detalladas", dice la Carta.

Pero, ¿Será posible que Trump, quien presuntamente ha considerado crear su propio canal de televisión, se sienta atraído por la idea de influenciar el contenido de los medios financiados por el gobierno?

"Es un peligro y creo que debemos observarlo cuidadosamente" dice Moira Whelan, exsubsecretaria adjunta del Departamento de Estado para estrategia digital. "Cruzar los dedos no es suficiente".

Pero, Whelan, quien ahora trabaja como consultora independiente de comunicaciones para centros de investigaciones, apoyó los cambios.

"Es un negocio de noticias que trabaja las 24 horas todos los días de la semana, y las decisiones hechas por el comité estaban restando competitividad (a los medios de BBG) frente a otras organizaciones periodísticas de todo el mundo", dijo Whelan a la VOA.

En última instancia, señaló, siempre existe el riesgo de que presidentes traten de explotar a las agencias del gobierno con propósitos partidistas. Bajo la nueva estructura de liderazgo, Whelan cree que es más importante que nunca que el Congreso se asegure de que la independencia editorial de BBG sea protegida.

"Pienso que hay amigos en el Congreso que quieren asegurar eso", agregó.

William Gallo, VOA

XS
SM
MD
LG