Enlaces para accesibilidad

Agencia de la ONU insta a EEUU y otros a recibir más refugiados


El jefe de refugiados de Estados Unidos, Filippo Grandi, habla con la prensa durante una visita al campo de refugiados sirios de Zaatari, en Mafraq, Jordania, el 12 de febrero de 2018.

ZAATARI REFUGEE CAMP, JORDANIA - El jefe de la agencia de refugiados de la ONU hizo el lunes un llamamiento a Estados Unidos y otras naciones para que acojan a más personas desplazadas.

En declaraciones desde un campamento para refugiados sirios en Jordania, uno de los principales países de acogida, Filippo Grandi también dijo que el número de sirios deportados de Jordania a su patria devastada por la guerra "disminuyó drásticamente" en los últimos meses, en parte debido a la apelación de su agencia para una revisión más cuidadosa de los casos.

Se cree que Jordania ha deportado a varios miles de refugiados desde el año pasado, principalmente por razones de seguridad. Grupos de derechos humanos han dicho que las deportaciones a menudo se llevan a cabo rápidamente, sin una investigación exhaustiva.

Solo alrededor de 15,000 refugiados sirios, de los cerca de 660,000 registrados en Jordania, han optado por abandonar el reino de Siria desde 2016, dijo Grandi durante un recorrido por el campamento de refugiados de Zaatari.

"Entonces, es un número muy pequeño. Porque la gente no se siente segura", dijo. "Y cuando ves que la guerra se vuelve cada vez más complicada, con más y más actores involucrados, entonces te preocupas más".

Millones de sirios han sido desarraigados desde que estalló el conflicto en el país en 2011. Unos 5,5 millones de sirios han huido de su patria, la mayoría encontrando refugio en los países anfitriones cercanos. Cientos de miles se trasladaron a Europa, con la ayuda de contrabandistas que los llevaron a través de rutas marítimas peligrosas, mientras que solo una pequeña parte pudo trasladarse a Occidente a través de programas de reasentamiento.

Estados Unidos, que tradicionalmente recibía la mayor cantidad de refugiados, ha reducido su programa de reasentamiento en el gobierno de Donald Trump.

Grandi dijo que las Naciones Unidas probablemente puedan reubicar solo a unos 10.000 refugiados de Jordania a terceros países este año, en comparación con los 25,000 a 30,000 por año como se hacía en el pasado.

"Ahora mi apelación a Estados Unidos, a Dinamarca, a los países que han reducido, es que continuen aumentando sus cuotas", dijo Grandi.

En Zaatari, que tiene alrededor de 80,000 residentes, Grandi visitó una nueva planta de energía solar que proporciona electricidad al campamento durante 14 horas al día.

También pasó por un centro de empleo donde 8,000 sirios obtuvieron permisos de trabajo el año pasado para trabajos fuera del campamento.

Meryem Mohammed Shaabi, de 47 años y madre de cuatro hijos, se encontraba el lunes en el centro para buscar un permiso para trabajar en una fábrica de ropa en el norte de Jordania, donde 50 mujeres sirias de Zaatari van a estar empleadas para marzo.

La violencia, el desplazamiento y las fronteras cerradas han separado a la familia Shaabi.

La hija mayor y el yerno de Shaabi permanecieron en Siria cuando el resto de la familia huyó a Jordania en 2013. Shaabi dijo que le gustaría volver a ver a su hija, pero que todavía es demasiado peligroso irse a casa. "No hay seguridad allí", dijo.

Jordania selló su frontera con Siria en 2016, después de que un ataque con coche bomba transfronterizo mató a siete guardias fronterizos jordanos.

Unos 50,000 sirios desplazados han quedado varados en un campamento improvisado en la frontera conocida como Rukban.

El cierre de la frontera perturbó gravemente las ya intermitentes entregas de ayuda del territorio jordano a Rukban. Los residentes del campamento viven en tiendas de campaña o en refugios de adobe en condiciones difíciles, con agua y comida insuficientes y sin suministros médicos básicos.

Grandi dijo que la crisis de Rukban debería resolverse "en Siria", haciéndose eco de la posición de Jordania de que no tiene la obligación de acoger a los varados en la berma o permitir la entrega regular de ayuda desde su territorio.

Grandi también dijo que su agencia seguiría presionando al gobierno sirio y las fuerzas de la oposición para permitir el acceso humanitario a las áreas sitiadas, como Eastern Ghouta e Idlib.

"Las fronteras de Siria están cerradas. La gente no puede salir. Así que tendrán que escapar desesperadamente, dentro de Siria", dijo Grandi, "las organizaciones humanitarias deben acceder a los civiles donde sea que estén, porque es su sufrimiento lo que nos mantiene despiertos por la noche.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG