Enlaces para accesibilidad

EE.UU. influyó en decisión de Ecuador contra Assange

  • Voz de América - Redacción

El escudo nacional de Ecuador cuelga en el balcón de la Embajada del país en Londres, donde se asila Julian Assange, el fundador de WikiLeaks desde hace más de cuatro años.

Estados Unidos envió un mensaje a Ecuador, del cual es su mayor socio comercial, para que deje de ayudar a las agencias de inteligencia rusas, dijo un funcionario a NBC News.

El gobierno de EE.UU. sí intervino en la decisión de Ecuador de suspender el servicio de internet al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, asilado en la embajada ecuatoriana en Londres, desde hace casi cinco años, aseguran medios estadounidenses.

“Fue un poco como un aviso de expulsión de vivienda”, dijo a NBC News un funcionario estadounidense.

El martes, Ecuador reconoció que había limitado el acceso de Assange a internet. Una fuente dijo a periodistas de NBC que el gobierno ecuatoriano está crecientemente frustrado con Assange y con su presencia en la embajada y ha estado considerando qué medidas tomar.

Las autoridades ecuatorianas limitaron el acceso de Assange al internet, luego de que funcionarios estadounidenses le transmitieran su conclusión de que el fundador de WikiLeaks estaba cooperando con una operación de inteligencia rusa para afectar el resultado de las elecciones presidenciales de Estados Unidos, dice NBC News.

Según la cadena, funcionarios de inteligencia estadounidenses creen que Assange sabe que la información que está recibiendo, y que ha filtrado en semanas recientes sobre el Partido Demócrata, proviene de la inteligencia rusa. Aunque Estados Unidos no cree que él está ayudando a planear los actos de piratería cibernética.

“Los rusos se dieron cuenta de que podían usarlo”, dijo un alto funcionario de inteligencia.

Por su parte del Departamento de Estado ha negado tener algo que ver con la suspensión de internet a Assange. En un comunicado, su vocero John Kirby, dijo: “Aunque nuestras preocupaciones sobre WikiLeaks son de hace mucho tiempo, cualquier sugerencia de que el secretario (John) Kerry o el Departamento de Estado tuvieron que ver con el cierre de WikiLeaks es falso”.

No obstante, funcionarios de inteligencia de Estados Unidos dijeron a la cadena NBC que se envió un mensaje a Ecuador para que deje de ayudar a las agencias de inteligencia rusas. Según los funcionarios, la nación latinoamericana –pese a que es gobernada por un líder izquierdista y anti-estadounidense- fue receptiva al mensaje.

Para algunos, permitir que Assange filtre documentos secretos desde la embajada ecuatoriana puede dañar la relación de Ecuador con Estados Unidos, su principal socio comercial, lo cual pone en un dilema al gobierno del presidente Rafael Correa.

"Antes había costos menores por mantener a Assange", dijo a The Associated Press Santiago Basabe, analista de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO). "Ahora tienen un costo mayor, porque están cuestiones de seguridad de Estados Unidos y una tensa relación con Rusia de por medio, además de las elecciones de Estados Unidos".

"(Assange) ha comprometido a Ecuador en la campaña presidencial de Estados Unidos y le ha expuesto a represalias en caso de que llegara a ganar la señora Clinton", dijo a la AP el excanciller ecuatoriano Mauricio Gándara.

"Ecuador se dedicó a tirarle la cola al tigre y se expone a su reacción", consideró.

Estados Unidos es el principal cliente de las exportaciones ecuatorianas. La balanza comercial es favorable para Ecuador en la relación bilateral: en 2015 vendió el equivalente a $ 7.200 millones de dólares, mientras que las importaciones ascendieron a $ 5.400 millones.

WikiLeaks aseguró que el secretario estadounidense de Estado, John Kerry, había intervenido personalmente para solicitar a Ecuador que impidiera que Assange siguiera publicando documentos sobre Clinton, algo que rechazaron ambos gobiernos.

Correa ha mostrado su simpatía con Clinton. "Por Estados Unidos quisiera que gane Hillary (Clinton). La conozco personalmente y la aprecio muchísimo", dijo a finales de septiembre.

No es la primera vez que Assange supera los límites de tolerancia de sus anfitriones: en agosto de 2013, Correa le llamó la atención debido a que el activista grabó un vídeo cómico al interior de la embajada para burlarse de funcionarios australianos durante la campaña política en ese país. "Eso no lo vamos a permitir", le dijo el mandatario.

Assange llegó a la embajada de Ecuador en Londres en junio de 2012 para escapar de una orden de extradición a Suecia, donde tenía acusaciones de delitos sexuales que reiteradamente ha negado. El australiano teme que una vez en Suecia sea enviado a Estados Unidos para ser inculpado por la filtración de miles de cables del servicio secreto y el departamento de Estado de ese país.

XS
SM
MD
LG