Enlaces para accesibilidad

Análisis: Pompeo tendría poco tiempo para preparar cumbre con Kim


El director de la CIA, Mike Pompeo, enfrentará en abril una audiencia de confirmación en el Senado de EE.UU., para ocupar el puesto de Secretario de Estado.

La decisión del presidente Donald Trump de reemplazar a Rex Tillerson como secretario de Estado con el director de la CIA, Mike Pompeo, tuvo lugar días después que el mandatario sorprendiera a muchos al anunciar sus planes de reunirse pronto con el líder norcoreano, Kim Jong Un.

Expertos en Corea y otros analistas de política exterior están en desacuerdo en qué impacto tendrá un nuevo jefe de la diplomacia estadounidense en la probabilidad de que la cumbre se lleve a cabo y sobre las perspectivas de su éxito. Pero están de acuerdo en que Pompeo tendrá muy poco tiempo para prepararse para una cumbre de alto riesgo entre el presidente y un adversario no convencional de Estados Unidos.

La reunión del presidente de EE.UU., Donald Trump, (derecha) y el líder norcoreano, Kim Jong Un sería la primera reunión de líderes de ambos países.
La reunión del presidente de EE.UU., Donald Trump, (derecha) y el líder norcoreano, Kim Jong Un sería la primera reunión de líderes de ambos países.

Mucho trabajo por hacer

Aaron David Miller del Wilson Center ha ayudado a preparar a varios presidentes y secretarios de Estado para conversaciones de paz en el Medio Oriente y cumbres.

Miller dijo a la Voz de América que el tiempo es esencial porque hay una tremenda cantidad de trabajo que hacer para preparar la posición de EE.UU. con anticipación. Él dice que cree que es una probable razón por la que Trump hizo el cambio en el Departamento de Estado ahora.

“Parte de la razón por la que Trump hizo esto fue identificar al líder de un equipo para hacer la preparación para la cumbre, y asumo que es Pompeo, porque nadie más en el gobierno ahora puede hacerlo”, dijo.

Trump destacó que a él le gusta, respeta y admirar a Pompeo. Dijo a los periodistas que tiene major química con Pompeo que la que jamás tuvo con Tillerson, y que él y Pompeo están de acuerdo en otros temas globales.

Miller dijo que la buena relación entre un secretario y un presidente es algo que los líderes extranjeros y negociadores reconocen inmediatamente, y hace una diferencia. Agregó que, sin embargo, si Trump y Pompeo están de acuerdo ampliamente, Pompeo no simplemente se hace eco de los puntos de vista del presidente.

“La pregunta es si él va a ponerse de pie y ofrecer en privado un consejo alternativo al presidente, incluso cuando el presidente no esté de acuerdo o se va a callar. ¿Ponte de pie o cállate? dijo. “Y los mejores secretarios de Estado de manera privada, silenciosamente transmiten sus consejos al presidente con una honestidad y claridad que sirve al interés nacional. Eso es lo que este tipo tiene que hacer”.

Una combinación de fotos muestra el saliente secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, y al director de la CIA, Mike Pompeo, quien ha sido propuesto por el presidente Donald Trump para secretario de Estado.
Una combinación de fotos muestra el saliente secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, y al director de la CIA, Mike Pompeo, quien ha sido propuesto por el presidente Donald Trump para secretario de Estado.

Conversaciones de arriba hacia abajo

Jeong Se-hyun, un ex ministro de Unificación surcoreano, dijo a la Voz de América que las conversaciones entre EE.UU. y Corea del Norte son diferentes esta vez porque son de “arriba hacia abajo” desde el presidente, en cambio de comenzar con negociadores de más bajo nivel.

“Las pasadas conversaciones entre EE.UU. y Corea del Norte operaron desde abajo hacia arriba. Funcionarios a nivel de trabajo se reunían y establecían una agenda. Pero esta vez, el presidente Trump hizo su decisión directamente para la primera cumbre estadounidense norcoreana. Entonces, no creo que el cambio de la posición de secretario de Estado tenga un gran impacto en la cumbre EE.UU. Corea del Norte”, dijo Jeong.

“Las decisiones probablemente sean hechas directamente por el presidente Trump, y es altamente probable que (las conversaciones) avancen de acuerdo a las instrucciones del presidente, en lugar del secretario de Estado como un funcionario a nivel de trabajo”, indicó Jeong.

Aunque Tillerson han sido a menudo defensor de la diplomacia, Pompeo ha tomado una línea más dura en el acuerdo nuclear con Irán y con el liderazgo en Corea del Norte.

En julio de 2017, Pompeo dijo “Tengo la esperanza de que encontremos un camino para separar el régimen (norcoreano) de este sistema… El pueblo norcoreano, estoy seguro, es un pueblo encantador y le encantaría que se fuera”.

¿Fue una ventaja hablar duro en el pasado?

Kim Tae-woo, expresidente del Instituto Coreano para la Unificación Nacional, dijo a la Voz de América que la dura retórica de Pompeo sobre Pyongyang en el pasado podría ser una ventaja.

Pompeo defiende tomar una línea dura con Corea del Norte y el reemplazo de Tillerson con el director de la CIA “significaría que EE.UU. está dispuesto a dar un fuerte mensaje de que es posible tomar una acción militar sin ninguna tolerancia si Corea del Norte se vuelve engañosa de nuevo o trata de comprar tiempo durante las negociaciones”, dijo Kim.

Algunos expertos dicen que Pompeo puede adaptar su lenguaje a su nuevo rol como el principal diplomático de EE.UU., si es confirmado por el Senado en abril, como se anticipa.

El servicio surcoreano de VOA contribuyó con este reporte.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG