Enlaces para accesibilidad

Demandan a Trump por "competencia injusta" con nuevo hotel de DC

  • Voz de América - Redacción

El nuevo International Trump Hotel funciona en el edificio de la antigua Sede de la Oficina de Correos de Estados Unidos (Old Post Office Building), en Washington D.C.

Dos activistas políticos demócratas y propietarios de un bar en el Distrito de Columbia demandaron al presidente Donald Trump, alegando que el nuevo Trump International Hotel, está afectando injustamente su negocio.

Khalid Pitts y Diane Gross, propietarios del Cork Wine Bar in Washington, D.C., no piden compensación por daños, sino que se bloquee la operación del hotel hasta que Trump renuncie a la presidencia o se separe por completo de la propiedad.

Pitts y Gross dicen que el nuevo hotel Trump, que está ubicado cerca de la Casa Blanca y a 24 kilómetros del Cork Wine Bar, el cual está en un vecindario diferente, ha causado pérdidas a su negocio.

La pareja demandante no pudo presentar ejemplos específicos de las presuntas pérdidas y reconoció que su bar, que también es restaurante y tiene una capacidad para 70 personas, enfrenta una fuerte competencia de otros bares y restaurantes en su vecindario, cerca de la popular 14th Street.

"Tenemos eventos aquí para funcionarios del gobierno, organizaciones no gubernamentales, dignatarios extranjeros, el Banco Mundial, firmas de abogados, etc", dijo Gross al Washington Post. "Ellos ahora están siendo cortejados y quieren ir allí (al Hotel Trump) porque consideran más ventajoso ganarse el favor del presidente", agregó.

La demanda alega que la posición de Trump como presidente lo pone en conflicto con una cláusula del alquiler del hotel, la cual dice que los funcionarios federales no pueden beneficiarse del mismo. La Administración General de Servicios (GSA por sus siglas en inglés), que maneja el contrato de alquiler no se ha pronunciado acerca de si Trump está violando el acuerdo.

Diane Gross y Khalid Pitts (segundo a la derecha), copropietarios del Cork Wine Bar, en DC, junto a sus abogados durante el anuncio de su demanda contra el presidente Donald Trump.
Diane Gross y Khalid Pitts (segundo a la derecha), copropietarios del Cork Wine Bar, en DC, junto a sus abogados durante el anuncio de su demanda contra el presidente Donald Trump.

Truco Publicitario

Cuando Trump asumió la presidencia entregó las operaciones del hotel a sus hijos Eric y Donald Jr., pero declinó vender su participación en el negocio. El presidente también prometió donar cualquier ganancia obtenida de clientes extranjeros al Tesoro estadounidenses, con el fin de evitar violar las leyes de ética.

Eric Trump dijo al Washington Post que la demanda era un "truco publicitario", y agregó que "es gente que no tiene nada mejor que hacer, y por eso acosan y acosan, y la corte la descartará...es ridículo".

Además de ser copropietario del Cork Wine Bar, Pitts es socio de la organización activista liberal Democracy Partners, donde es descrito como "un líder clave del movimiento progresista con 20 años de experiencia en el manejo de campaña políticas y legislativas".

Datos de la Comisión Federal de Eleccones muestra que ha donado más de tres mil dólares a campañas políticas demócratas desde 2007, incluyendo a Hillary Clinton, en 2015.

Gross es un exabogado de derechos civiles y consejero legal de la senadora demócrata Barbara Mikulski.

Abogados voluntarios que representan a la pareja también tienen vínculos con la política demócrata, incluido el profesor de leyes de la Universidad George Washington Steven Schooner, quien donó 1.250 dólares a la campaña de Barack Obama en 2008 y 200 dólares al Comiteé Nacional Demócrata en 2016.

Gross dijo al diario Los Angeles Times que la demanda no es un ataque político contra Trump, sino "Sobre algo que patentemente es injusto".

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG