Enlaces para accesibilidad

EE.UU. condena "violenta respuesta" a marcha pacífica en Nicaragua


Estudiantes universitarios marchan contra el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en Managua. Miércoles 30 de mayo de 2018.

Estados Unidos condenó la represión contra los manifestantes nicaraguenses que marcharon pacíficamente el Día de la Madre en el país centroamericano y pidió una investigación independiente de las muertes y la violencia.

"Estados Unidos condena la respuesta violenta del gobierno nicaragüense a las marchas pacíficas del Día de la Madre en Managua y otras ciudades ayer (miércoles 30 de mayo), incluyendo ataques a madres que lloran la muerte de sus hijos desde que comenzaron las protestas el 18 de abril", dice un comunicado de la secretaria de Prensa del Departamento de Estado, Heather Nauert.

"Estados Unidos también condena las golpizas de periodistas y ataques contra la televisión local y estaciones de radio", agrega la nota.

"La comunidad internacional y los ciudadanos de Nicaragua han urgido reiteradamente al gobierno nicaragüense a que ordene a su policía y matones que detengan la violencia, respeten los derechos humanos y creen las condiciones para un camino pacífico", dice el comunicado del Departamento de Estado.

Y asegura que "Las personas responsables de violaciones de los derechos humanos rendirán cuentas ante la comunidad internacional en foros internacionales".

Estados Unidos también "insta a una investigación inmediata del grupo interdisciplinario independiente de expertos para investigar las muertes y la violencia en Nicaragua, según lo acordado por el gobierno nicaragüense y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos".

La vocera Nauert señala que "A pesar de la suspensión del diálogo liderado por la iglesia, Estados Unidos apoya las negociaciones pacíficas para poner fin a la crisis".

La represión del gobierno de Nicaragua en contra de millares de nicaragüenses que marcharon el miércoles en Managua ha dejado 13 muertos y 88 heridos, isegún varias fuentes.

La ONG, Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, contabilizó 11 muertes y 79 heridos por disparos descargados por fuerzas paramilitares en contra de manifestantes, mientras que en un registro el Hospital Militar en Managua informó la muerte de personas no incluidas en la lista antes mencionada y nueve heridos a causa del ataque en contra de los manifestantes.

15 muertos

La represión del gobierno de Nicaragua en contra de miles de nicaragüenses que marcharon el miércoles en Managua ha dejado 15 muertos y 199 heridos, informaron diversas fuentes.

Inicialmente el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos contabilizó 11 muertes y 79 heridos por disparos descargados por fuerzas paramilitares en contra de manifestantes en Managua, pero el jueves por la tarde la policía precisó en un informe que se contabilizaron 15 muertos en diferentes partes del país. Los heridos fueron informados por la ministra de Salud, Sonia Castro.

El miércoles fue el Día de la Madre en Nicaragua y las madres de los asesinados durante las protestas de abril y mayo organizaron una marcha de protesta por las calles principales de Managua, la cual fue acompañada por decenas de millas de nicaragüenses.

Minutos antes del ataque a la marcha, el presidente Daniel Ortega dijo en un acto frente a una manifestación de simpatizantes que estaba comprometido con "retomar el camino de la paz" y afirmó que "Nicaragua nos pertenece a todos y aquí nos quedamos todos".

Las manifestaciones se iniciaron el 18 de abril como producto de una reforma al seguro social que aumentaba los activos de los cotizantes. Sin embargo, tras más de un mes las protestas se han convertido en el pedido de salida de Ortega del poder.

Los principales líderes del sector privado en Nicaragua pidieron por carta recientemente un Ortega que llevan a cabo elecciones anticipadas para resolver semanas de disturbios mortales. El presidente respondió que Nicaragua no es propiedad privada de nadie.

"Los dueños de Nicaragua somos todos los nicaragüenses, independientemente del pensamiento político, ideológico o religioso", agregó el gobernante.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua emitió este jueves un comunicado en el que condenó los "hechos violentos perpetrados la noche de ayer por grupos armados afines al Gobierno contra la población civil" y afirmó que "no se puede reanudar el diálogo nacional mientras el pueblo" se le sigue negando el derecho a manifestarse libremente y continúa siendo reprimido y asesinado".

Mientras tanto, el Parlamento Europeo, votó el jueves una resolución en la que condenó y pidió el delito de represión en contra de las manifestaciones pacíficas, a la vez que sintió que la salida a la crisis mar por medio de "algo tan revolucionario como elecciones democráticas ".

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG