Enlaces para accesibilidad

Científicos estadounidenses pasan al activismo

  • Voz de América - Redacción

Investigadores y partidarios protestan en San Francisco, California, durante una reunión de la Unión de Geofísicos Americanos, en diciembre de 2016.

Investigadores están pasando cada vez más al incómodo papel de activistas a medida que las primeras decisiones de la administración Trump suenan alarmas en la comunidad científica.

Un grupo de Facebook que promueve una "Marcha por la Ciencia" en Washington, ha atraído más de 600.000 seguidores en pocos días.

Investigadores están pasando cada vez más al incómodo papel de activistas a medida que las primeras decisiones de la administración Trump suenan alarmas en la comunidad científica.

"Es la primera vez en mi carrera que he visto científicos tan energizados y activos", dice Chris McEntee, director ejecutivo de la Unión Geofísica Americana (AGU), el grupo profesional que reúne a 60.000 científicos especialistas en la Tierra y el espacio.

El presidente Donald Trump tiene un largo antecedente en Twitter llamando un engaño al cambio climático. Los nominados a su gabinete han expresado dudas sobre el consenso de la comunidad científica de que la actividad humana es la principal causante del cambio climático.

Su equipo de transición ha solicitado los nombres de todos los empleados del Departamento de Energía que trabajan en el tema, un pedido que el saliente jefe del departamento rechazó cumplir.

Desde la investidura, informes de prensa han descrito una suspensión de asignaciones de fondos y contratos en la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y la prohibición de comunicaciones públicas tanto en la EPA como en el Departamento del Interior y en el Departamento de Agricultura.

El portal de cambio climático de la EPA fue presuntamente ha sido señalado para ser eliminado, aunque todavía está funcionando.

En una declaración un portavoz de EPA, dijo que "una corta pausa" en las comunicaciones es "un práctica común para cualquier nueva administración", y aseguró que las asignaciones de fondos se reanudarán el viernes.

Sin embargo, muchos científicos dicen que están hartos. "Esas acciones son absurdas y no pueden ser permitidas como una política", dicen los organizadores de la Marcha por la Ciencia, en una declaración enviada por correo electrónico a VOA.

El apoyo a la marcha "creció más rápido de lo que anticipábamos", indica el mensaje. "Obviamente tocamos un punto sensible", dijo en Facebook Johnathan Max Berman, uno de los organizadores cuando la membresía en la página pasaba del medio millón.

"Pero, Rush Holt, jefe de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS), la mayor sociedad científica del mundo, dijo que ya era hora de que sucediera.

"En las últimas décadas, la ideología ha venido tapando la evidencia", y no solo en el debate del cambio climático. La propagación de "noticias falsas" es un síntoma de "la pérdida de respeto por la evidencia", dice Holt.

Un estudio de la AAAS y del Centro de Investigaciones Pew, encontró una brecha en las actitudes entre los científicos y el público en temas que van desde la seguridad de las vacunas a los alimentos genéticamente modificados y otros.

AAAS y AGU han expresado preocupación en comunicados, por los informes de que la administración Trump está tratando de acallar a los científicos del gobierno federal.

"Espero que esto solo sea un error debido a la inexperiencia", dice Holt. "Si esta es una prueba de una política que se planea implementar, entonces queremos dejar claro desde el principio que es inaceptable", agregó.

"Solo ha causado mucho temor e incertidumbre por las intrusiones en la integridad científica", afirmó McEntee.

AAAS and AGU have both issued statements of concern about the reports of muzzling of government scientists.

"I hope this is just a mistake from inexperience," Holt says. "If this is a trial balloon of a policy to be put in place, then we want to make it clear right from the beginning that it's unacceptable."

Los científicos generalmente no son manifestantes, dice la científica del clima de Georgia Tech, Kim Coob. Ella fue parte de una inusual protesta para la ciencia climática en la reunión de AGU en San Francisco, en diciembre.

"Ellos quieren que los vean como portadores de información objetiva", no activistas, dice Cobb. Además, algunos investigadores del clima que hablan en defensa de sus estudios han sido atacados mordazmente.

En anticipación a esos ataques, los organizadores de la Marcha por la Ciencia han hecho la página de Facebook solo por invitación. Eso desalienta a muchos de hablar abiertamente, agrega la científica. Pero "muchos científicos están comenzando a darse cuenta el precio que pagamos por retirarnos de esta conversación", señaló.

La fecha para la Marcha por la Ciencia aún no se ha fijado. Una Marcha del Pueblo por Clima, que es un evento separado, está planeada para el 29 de abril.

Steve Baragona, VOA

XS
SM
MD
LG