Enlaces para accesibilidad

EE.UU. y China alcanzan acuerdo sobre ZTE


Un letrero en el quiosko de ZTE en el Congreso Mundial de Celulares, la mayor feria comercial de teléfonos móviles en el mundo, en Barcelona, España. Feb. 26, 2014.

Washington y Beijing llegaron a un acuerdo para aliviar las sanciones que llevaron al fabricante chino de teléfonos inteligentes ZTE al borde del colapso, dijo el jueves Estados Unidos, en una posible indicación de progreso en las tensas conversaciones comerciales entre las dos mayores economías del mundo.

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, quien anunció el acuerdo, volvió a desmentir de que haya alguna conexión entre los dos.

Pero el acuerdo de ZTE se produce pocos días después de que Beijing ofreciera incrementar las compras de productos estadounidenses para ayudar a reducir el enorme desequilibrio comercial con Estados Unidos, moviéndose en parte para satisfacer una importante demanda del presidente estadounidense Donald Trump.

Disminuir las tensiones con Beijing es una buena noticia para Trump, que se está preparando para enfrentar a sus aliados indignados en la cumbre del Grupo de los Siete en Canadá, donde Europa y Canadá expresarán sus enérgicas objeciones a los aranceles de acero y metal de Estados Unidos.

No todo fue color de rosa: los legisladores estadounidenses amenazaron con emprender acciones legales contra el acuerdo de ZTE, diciendo que la firma de telecomunicaciones representaba un "riesgo de espionaje" para Estados Unidos además de haber violado sus sanciones contra Irán y Corea del Norte.

Ross dijo a CNBC el jueves que el acuerdo era difícil y que mantendría a ZTE bajo control.

"Este es un acuerdo bastante estricto: la multa de pago más estricta y más grande que jamás haya sido presentada por el Departamento de Comercio contra cualquier infractor de los controles de exportación", dijo.

Wilbur Ross, secretario de Comercio de EE.UU.
Wilbur Ross, secretario de Comercio de EE.UU.

En abril, Washington prohibió la venta de componentes cruciales de EE.UU. a la empresa luego de descubrir que había mentido reiteradamente y no había tomado medidas contra los trabajadores responsables de las violaciones de las sanciones.

La compañía recibió una multa de $ 1.2 mil millones el año pasado. Pero según el acuerdo anunciado el jueves, ZTE pagará una multa adicional de $ 1 mil millones y depositará otros $ 400 millones en fideicomiso para cubrir futuras infracciones.

ZTE también tendrá que cambiar toda su junta directiva y contratar especialistas externos en cumplimiento legal que se reportarán ante el Departamento de Comercio por 10 años.

A cambio, Washington retirará a la compañía de una lista de sanciones.

Legisladores se oponen

Tanto los legisladores republicanos como los demócratas amenazaron con tomar medidas en el Congreso que podrían bloquear o alterar el acuerdo, llamando a ZTE una amenaza para la seguridad nacional de EE.UU.

Chuck Schumer, senador por Nueva York, líder de la minoría demócrata en el Senado
Chuck Schumer, senador por Nueva York, líder de la minoría demócrata en el Senado

"No hay absolutamente ninguna buena razón para que ZTE tenga una segunda oportunidad y esta decisión marca un giro de 180 grados de la promesa del presidente de ser duro con China", dijo en un comunicado Chuck Schumer, el principal demócrata del Senado.

"Depende del Congreso ahora actuar para revertir el trato".

El senador republicano Marco Rubio dijo: "Después de la decisión de hoy de dar un pase a #ZTE, hemos introducido una enmienda bipartidista para restablecer las sanciones contra ZTE".

Marco Rubio, senador republicano por Florida.
Marco Rubio, senador republicano por Florida.

El choque planteó la posibilidad de que el propio Partido Republicano de Trump pudiera trabajar para socavar los puntos clave de su agenda comercial.

A pesar del acuerdo, no hubo indicios de que Trump se haya desviado de los planes de este mes para imponer aranceles de hasta 50,000 millones de dólares a las importaciones chinas para castigar a Beijing por su presunto robo de tecnología y conocimientos estadounidenses.

Washington y Beijing han seguido una serie de negociaciones comerciales paralizadas, y Trump exige una reducción de $ 200 mil millones en su déficit comercial con China.

Ross insistió en que el acuerdo de ZTE era un asunto de cumplimiento no relacionado con las negociaciones comerciales, que él ha liderado.

"Sucede que he estado involucrado con otras negociaciones con China. Pero eso está bastante separado", dijo a CNBC.

Pero la negación de Ross pareció entrar en conflicto con las declaraciones públicas de Trump.

En un tuit publicado el 14 de mayo, Trump dijo que el nuevo acuerdo de ZTE era "un reflejo del acuerdo comercial más amplio que estamos negociando con China".

Las autoridades estadounidenses dicen que China ofreció el fin de semana pasado comprar $ 70 mil millones adicionales en bienes estadounidenses para reducir el déficit comercial, con la condición de que Trump cancele las tarifas planificadas del sector tecnológico.

William Reinsch, un experto en comercio del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, dijo que la oferta de ZTE sugería que Pekín había hecho concesiones a Trump en el comercio, pero no estaba claro si estas tenían el mismo valor.

La oferta de Beijing de comprar $ 70 mil millones en bienes fue "cacahuetes" en comparación con el recorte de $ 200 mil millones en el déficit comercial de EE. UU. Con China que demandó Trump, dijo Reinsch a la AFP.

"Es difícil creer que no haya vínculos, pero Ross claramente dejó a Beijing sin nada el pasado fin de semana", dijo.

Con información de AFP

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG