Enlaces para accesibilidad

Salud e inmigración acaparan segunda noche de debate demócrata


Todos los candidatos demócratas en la segunda noche de debate en Miami, apoyaron legalizar a los inmigrantes que están ilegalmente en el país.

El segundo debate de los aspirantes demócratas a la presidencia de Estados Unidos se inició el jueves con una apasionada discusión sobre el cuidado de la salud y si debe ser universal o mantener los seguros privados en alguna forma. La economía y la educación también dominaron la primera parte de la discusión.

Los participantes de esta segunda noche de debate son: la autora de libros de autoayuda Marianne Williamson, el exgobernador de Colorado John Hickenlooper, el empresario de tecnología Andrew Yang, el alcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg, el exvicepresidente Joe Biden, el senador de Vermont Bernie Sanders, la senadora de California Kamala Harris, la senadora de Nueva York Kirsten Gillibrand, el senador de Colorado Michael Bennet y el representante de California Eric Swalwell.

Bernie Sanders responde la primera pregunta relacionada con su propuesta de Medicare para todos. Sanders pide un cambio real, como un derecho de los estadounidenses, igualmente dice que la educación es el futuro y propone que las universidades sean gratuitas y eliminar la deuda estudiantil.

Dice que bajo su propuesta la clase media pagará más impuestos, pero recibirá más de lo que tiene ahora.

El exvicepresidente Biden, es el primero que nombra al presidente Donald Trump, dice que eliminará el recorte de impuestos para los ricos, de la actual administración. Afirma que todos los estadounidenses necesitan acceso a la salud y la educación y al aire limpio.

La senadora Harris también critica el recorte de impuestos del gobierno de Trump y del partido republicano para los ricos y promete que en el primer día de su administración lo eliminará.

El alcalde Buttigieg, responde al saludo del moderador de Telemundo en un español con muy poco acento y explica que no está a favor de la educación superior gratuita para todos. "Creo en la universidad gratuita para quienes el costo podría ser una barrera. Simplemente no creo que tenga sentido pedirle a las familias de la clase trabajadora que subsidien incluso a los hijos de los multimillonarios", dijo Buttigieg.

Andrew Yang, al igual que el senador Sanders dice que su gobierno aumentará los impuestos a las clase media mediante un sistema similar al de Europa.

El legislador de California, Eric Swalwell, es el primero que ataca al exvicepresidente Biden pidiéndole que "pase la antorcha" a una nueva generación. "Tenía seis años cuando un candidato presidencial vino a la convención democráta de California y dijo que es hora de pasar la antorcha a una nueva generación de estadounidenses. Ese candidato era entonces el senador Joe Biden", señaló. Sin perder un segundo Biden respondió de inmediato que "sigue sosteniendo la antorcha".

El tema de la crisis de inmigración en la frontera con México llegó después de la primera media hora de debate. Todos los candidatos dicen que permitirán que los inmigrantes indocumentados paguen por un programa federal de cuidado de salud.

Buttigieg también critica al gobierno de Trump por los problemas en el sistema de inmigración. Uno tras otro los candidatos expresan su oposición a las políticas de cero tolerancia en inmigración del actual gobierno, indicando que están dispuestos a revertirlas en el primer día, a suspender la separación de familias, y la restricción al asilo entre otros.

El presidente Donald Trump no tardó en reaccionar, escribiendo en Twitter que: "Todos los demócratas acaban de levantar sus manos para dar a millones de extranjeros ilegales asistencia médica ilimitada. ¿Qué hay de cuidar a los ciudadanos estadounidenses primero? Ese es el final de esa carrera!".

Las deportaciones también tuvieron su momento en el debate, mostrando las diferencias entre los candidatos acerca del tema. El vicepresidente Biden, que elogió las políticas de inmigración del expresidente Barack Obama dice que no apoya que un inmigrante indocumentado que no ha delinquido sea deportado.

Kamala Harris dice que reinstauraría el programa DACA para los soñadores de inmediato mediante orden ejecutiva. También fue enfática al señalar que de inmediato cerraría los centros de detención privados que retienen a las familias y niños migrantes en la frontera, y revertiría las políticas del gobierno de Trump.

El debate ha demostrado que pese a que Joe Biden es el favorito de la contienda demócrata para lograr la nominación del partido, durante la animada discusión del jueves por la noche, se han destacado en el grupo: Bernie Sanders, Kamala Harris y el alcalde Buttigieg.

En la segunda parte del debate, los candidatos apuntaron a China y Rusia como las principales amenazas para Estados Unidos.

Las relaciones raciales en el país llevaron a la discusión las tensiones en la ciudad del alcalde Buttigieg por un caso de tiroteo policial donde un afroestadounidense resultó muerto. Buttigieg, reconoció que no ha podido, como prometió durante su campaña a la alcaldía, incluir más policías negros al Departamento policial de South Bend.

El derecho al aborto y los esfuerzos republicanos para revertirlo en la Corte Suprema eligiendo jueces conservadores también brindó la oportunidad de apasionadas declaraciones de los candidatos que prometieron defenderlo en caso de llegar a la presidencia.

Una mayoría de candidatos nombró al cambio climático como el tema más importante en que se enfocarían al alcanzar la presidencia.

Cinco candidatos no cumplieron con los criterios de calificación del Comité Nacional Demócrata para participar en los debates demócratas de esta semana: el gobernador de Montana Steve Bullock, el representante de Massachusetts Seth Moulton, el exrepresentante de Pensilvania Joe Sestak, el alcalde de Miramar, Florida, Wayne Messam, y el exsenador de Alaska Mike Gravel.

El primer debate de los demócratas atrajo a 15.300 millones de espectadores, según NBC.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG