Enlaces para accesibilidad

Casa Blanca: motivaciones políticas mueven la caravana migrante


EE.UU. quiere renovar los votos de la Carta Democrática Interamericana de la OEA, y "asegurarnos que la región pueda mantenerse unida contra autócratas", dijo un funcionario de la administración Trump, mencionando los casos de Cuba, Nicaragua y Venezuela.

Un alto representante de la administración de Donald Trump, que se reunió el miércoles con medios de comunicación en la Casa Blanca bajo condición de anonimato, aseguró que el caso de la caravana de inmigrantes que avanza desde Honduras es un "tema diferente de todo el asunto de la migración".

Según sus palabras, la razón fundamental es que detrás de las motivaciones de este movimiento de caminantes "hay una organización política".

La caravana con unos 2.000 migrantes que partió el pasado sábado pasado desde Honduras, en la que avanzan hombres, mujeres y niños, ha tensado las relaciones entre EE.UU. con países como El Salvador, Guatemala y el propio gobierno hondureño.

Las autoridades estadounidenses han advertido que no permitirán la inmigración ilegal, incluso el presidente Donald Trump sostiene que recortará la ayuda a estos países si no hacen nada para detener la marcha.

​Honduras admite motivaciones políticas en caravana

No es la primera vez que uno de los gobiernos involucrados en el desarrollo de la caravana advierte que se trata de un evento motivado políticamente.

En días recientes, un comunicado de la cancillería de Honduras trataba de disuadir a los caminantes, entre otras razones, asegurando que detrás de la organización de la marcha había "sectores políticos" que buscan "alterar la gobernabilidad y la estabilidad" del país.

Con respecto a las advertencias del presidente Trump a los gobiernos de los países del triángulo norte en referencia a un posible corte de la ayuda estadounidense a sus países, en caso de sus gobiernos no frenen la caravana, el alto funcionario que habló el miércoles con periodistas aseguró que "EE.UU. constantemente está evaluando la ayuda".

Las declaraciones del alto funcionario de la Casa Blanca fueron parte de una exposición más amplia sobre las estrategias de EE.UU. para la región y el mundo.

Hasta el momento, esta ha sido la ruta del grupo central de la caravana:

Crece el pulso entre EE.UU. y China en el Hemisferio

El funcionario también abordó el tema de China en medio de la disputa comercial en curso con EE.UU.

El funcionario aseguró que "China y EE.UU. tienen ventajas competitivas diferentes" al responder a la pregunta de la corresponsal de la Voz de América en la Casa Blanca, Patsy Widakuswara, sobre los planes que tiene la administración Trump para contrarrestar el monto de la inversión china en la región; específicamente, si se comparan 60 mil millones de dólares de inversión estadounidense, frente a los 3 billones de dólares que invertirá el gigante asiático, sólo en el proyecto de construcción de un “cinturón chino de carreteras” en el ámbito global.

Según la fuente de la Casa Blanca, esta iniciativa china y todas sus inversiones, son financiadas por el gobierno, en cambio las estadounidenses mezclan inversión estatal y privada, en esto "en últimas" es el valor agregado que busca EE.UU.

EE.UU. no quiere que "Cuba se salga con la suya"

El funcionario que habló también el miércoles de Cuba, y explicó que EE.UU. presionará a las autoridades comunistas por su intromisión en Venezuela.

"Esto es solo el comienzo, y no el final de nuestra campaña de presión", indicó sobre el tema.

El comentario sobre Cuba es solo otro paso atrás en las ya deterioradas relaciones entre Cuba y EE.UU., que se congelaron tras la llegada del presidente Donald Trump a la Casa Blanca, después del deshielo impulsado por su predecesor, Barack Obama en 2014.

"Al igual que Irán no puede salirse con la suya en Siria, no podemos permitir que Cuba se salga con la suya en Venezuela", afirmó el funcionario.

"Cuba apoya a Venezuela no solo económica sino políticamente y mediante un aparato de inteligencia que ayuda al gobierno de Nicolás Maduro a mantenerse en el poder", dijo el representante del gobierno estadounidense.

La fuente agregó que uno de los objetivos geopolíticos de la Casa Blanca es la presión tanto a Cuba como a Venezuela, indicando que todas las opciones están sobre la mesa y que las sanciones son una de las herramientas a disposición de Washington.

"Continuaremos maximizando la presión al menos de que el gobierno (venezolano) muestre señales tangibles para restituir la institución democrática en el país", expuso el funcionario.

Entre los focos de la política exterior estadounidense, también estaría reafirmar el compromiso de la región con la democracia, teniendo como centro la Carta Democrática Interamericana, aprobada en septiembre de 2001 por los países miembros de la Organización de Estados Americanos.

"Debemos renovar sus votos, hacer cumplir y asegurarnos que la región pueda mantenerse unida contra autócratas”, indicó el representante de la administración Trump, remarcando los casos de Cuba, Nicaragua y Venezuela.

En relación a Nicaragua indicó que “es imperativo que haya elecciones para que el país pueda recuperar la legitimidad política y avanzar hacia la estabilidad económica”.

Otra de las estrategias delineadas tiene que ver con la forma en la que EE.UU. quiere contrarrestar la influencia económica y política china en la región.

El mayor receptor de préstamos chinos en la región es Venezuela.

“Venezuela tendrá que encontrar una manera de pagar todos estos préstamos irresponsables de China”, aseveró el alto funcionario estadounidense, quien añadió que “todo el concepto de UNASUR ALBA está en retirada, y que hay una oportunidad donde los gobiernos como el de Ecuador estarían tratando de avanzar en la dirección correcta”.

En cuanto a Brasil, EE.UU. tiene confianza en las instituciones democráticas del país, dijo el funcionario, señalando que "no estamos preocupados por Brasil".

Crecimiento económico

Otra de las prioridades de la administración Trump, es el crecimiento económico, explicó el representante estadounidense, que destacó los acuerdos marco que ha firmado Estados Unidos con Panamá y Chile “para ver cómo pueden superarse los obstáculos en la inversión en energía e infraestructura en esos países”.

Además de avanzar en el crecimiento económico de EE.UU. y el continente. "Tenemos la economía más dinámica del mundo, la extensión natural es el crecimiento de la región"

Estados Unidos también busca la seguridad nacional en los países del hemisferio occidental, en términos de migración, crimen transnacional y tráfico de drogas como parte de sus prioridades de política exterior para la región.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG