Enlaces para accesibilidad

Trump descarta cuestionamientos sobre si era “inminente” o no un ataque por parte de Soleimani


Presidente Donald Trump habla con periodistas antes de salir de la Casa Blanca a un viaje para ver el partido de campeonato nacional College Football Playoff entre LSU y Clemson en Nueva Orleans, Luisiana.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, desestimó, el lunes, como irrelevantes los cuestionamientos sobre si realmente el comandante iraní de la Fuerza Quds, Qassem Soleimani, planteaba una amenaza inminente a los intereses estadounidenses en el Medio Oriente cuando ordenó un ataque con drones que lo mató.

Trump no ha ofrecido evidencia que respalde su afirmación de que Soleimani estaba a punto de volar cuatro embajadas de Estados Unidos, luego de que funcionarios claves de EE.UU., se negaron el domingo a decir que tenían conocimiento de una amenaza tan específica.

En su cuenta de Twitter, el presidente relató que los principales medios de comunicación estadounidenses y "sus socios demócratas están trabajando arduamente para determinar si el futuro ataque del terrorista Soleimani era "inminente" o no, y si mi equipo estuvo de acuerdo. La respuesta a ambas es un fuerte SÍ. ¡Pero realmente no importa por el horrible pasado [de Soleimani]! ".

Trump sostuvo que los opositores demócratas y los medios de comunicación "están tratando de convertir al terrorista Soleimani en alguien maravilloso, solo porque hice lo que deberían haber hecho hace 20 años. Cualquier cosa que haga, ya sea de la economía, el ejército o cualquier otra cosa, lo hará parecer despreciable la izquierda radical, ¡los demócratas que no hacen nada! ".

El domingo, el secretario de Defensa, Mark Esper, dijo en el programa Face the Nation de CBS News, "No vi que la inteligencia de Irán representara una amenaza inminente para cuatro embajadas de Estados Unidos, pero creí en el presidente Trump cuando dijo que había una".

El jefe del Pentágono agregó: "Lo que digo es que comparto la opinión del presidente de que probablemente la expectativa era que irían tras nuestras embajadas".

Esper, en otra entrevista, dijo al programa State of the Union de CNN, que creía que Soleimani estaba "a días de distancia" de lanzar un ataque contra instalaciones estadounidenses cuando el ataque con drones lo mató el 3 de enero.

En respuesta, Irán disparó 16 misiles balísticos contra bases en Irak donde se encuentran tropas estadounidenses, aunque Estados Unidos dice que sabía de los ataques horas antes, lo que permitió que sus militares se refugiaran en un lugar seguro. No hubo informes de víctimas estadounidenses.

Soldados estadounidenses inspeccionan el lugar del bombardeo iraní en la base aérea de Ain al-Asad en Anbar, Iraq, el lunes 13 de enero de 2020.
Soldados estadounidenses inspeccionan el lugar del bombardeo iraní en la base aérea de Ain al-Asad en Anbar, Iraq, el lunes 13 de enero de 2020.

En extensas reuniones informativas en el Capitolio sobre el asesinato de Soleimani, los legisladores, incluido el presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, indicaron que los funcionarios de la administración Trump nunca mencionaron los potenciales ataques contra las cuatro embajadas.

Pero el asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Robert O'Brien, señaló en el programa Fox News Sunday: "Pueden confiar en nosotros en esta nuestra labor de inteligencia" y sobre la amenaza que representaba Soleimani.

Pero señaló que "siempre es difícil conocer los detalles específicos" de las amenazas, diciendo que provenían de Soleimani y las Fuerzas Quds. O'Brien dijo que habían "amenazas muy significativas a instalaciones estadounidenses en la región", sin reconocer ninguna amenaza específica a cuatro embajadas.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo a This Week de ABC: "No creo que la administración esté siendo honesta con el Congreso de Estados Unidos".

Después de que Teherán disparó los misiles contra las fuerzas estadounidenses en Irak, Trump retiró las amenazas anteriores de nuevos ataques militares contra Irán, en lugar de imponer más sanciones económicas contra la República Islámica.

O'Brien expresó que la campaña de "máxima presión" de Estados Unidos contra Irán está funcionando. "Irán está siendo sofocado", señaló, lo que dificulta que Teherán "obtenga dinero" para continuar financiando sus operaciones militares de la Fuerza Quds en el Medio Oriente.

Estados Unidos ha dicho que las sanciones económicas contra Teherán obligarán a Irán eventualmente a renegociar el tratado internacional de 2015 que restringe el programa nuclear del país, acuerdo del cual Trump retiró a Estados Unidos.

Pero Trump, en un tuit el domingo por la noche, parecía indiferente a si hay nuevas negociaciones con Teherán, y escribió: "En realidad, no me importa si negocian. Depende totalmente de ellos, pero no armas nucleares y no matar a tus manifestantes ".

O'Brien dijo que las protestas estudiantiles en Teherán que comenzaron el sábado, después de que Irán admitió que derribó por error un avión de pasajeros ucraniano y que mató a las 176 personas a bordo en las horas posteriores a sus ataques contra las bases iraquíes, también presionarán a los líderes iraníes a renegociar el tratado de energía nuclear.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG