Enlaces para accesibilidad

Tesoro de EE.UU. tranquilo ante caída del dólar


Las declaraciones del secretario del Tesoro, Steve Mnuchin, provocaron el miércoles una de las mayores caídas intradiarias del dólar en años.

El dólar caía el jueves, rondando mínimos de casi tres años frente al euro, después de que el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steve Mnuchin, se reafirmase en su opinión de que una moneda estadounidense débil es buena para la economía del país, al menos a corto plazo.

En una rueda de prensa en el Foro Económico Mundial en Davos justo antes de la llegada del presidente de Estados Unidos, Mnuchin no intentó matizar su comentario del día anterior sobre que la caída del dólar era "buena" para los exportadores estadounidenses.

Esa posición rompe con la política tradicional de Washington en apoyo de un dólar fuerte y plantea la posibilidad de que el gobierno de Donald Trump intente impulsar un descenso en el valor del dólar para dar una ventaja competitiva a la economía estadounidense, dentro de su estrategia de "Estados Unidos primero".

"Creo que (mi comentario) fue bastante equilibrado y consistente con lo que he dicho antes, que no estamos preocupados con dónde está el dólar a corto plazo ya que este es un mercado muy, muy fluido", dijo Mnuchin. "Creemos en las divisas libres y en que hay tanto ventajas como inconvenientes en la posición del dólar a corto plazo".

Las declaraciones del secretario provocaron el miércoles una de las mayores caídas intradiarias del dólar en años. El euro alcanzó máximos de tres años frente al dólar y volvió a subir brevemente el jueves, hasta llegar a 1,2461 dólares. Más tarde volvió a caer ligeramente para quedar estable en 1,2400 dólares.

Muchos en el mercado creen que en la práctica, Mnuchin ha descartado cualquier política de "dólar fuerte", que ha sido el lema —al menos públicamente— de la mayoría de los secretarios del Tesoro durante unos 20 años. Una moneda más débil hace los productos estadounidenses más competitivos en mercados internacionales, aunque puede avivar la inflación al impulsar los costes de importación.

En los últimos 15 años o así, ningún Secretario del Tesoro "ha sido tan claro en destacar las ventajas de una moneda débil", indicó Simon Derrick, estratega jefe de divisas en BNY Mellon.

Mnuchin dijo que Washington no quiere utilizar la moneda como arma en ninguna guerra comercial, pero que el gobierno de Estados Unidos hará todo lo posible para impulsar las empresas estadounidenses.

"Queremos un comercio libre y justo y recíproco", dijo. "No intentamos entrar en guerras comerciales. Por otro lado, intentamos defender los intereses de Estados Unidos".

A largo plazo, señaló, el valor de la moneda estadounidense reflejará la fuerza de la economía estadounidense.

Trump llegó más tarde el jueves al Foro Económico Mundial, donde se espera que argumente que sus medidas, diseñadas para impulsar la economía estadounidense, deben ser bien recibidas por la comunidad empresarial internacional.

"Lo que es bueno para Estados Unidos es bueno para el resto del mundo en términos de crecimiento", dijo Mnuchin. "El mensaje será que Estados Unidos está abierto a los negocios, que la nueva legislación fiscal (...) hace muy atractivo invertir en Estados Unidos, la capacidad de llevar empleos de manufactura a Estados Unidos y las oportunidades en Estados Unidos".

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG