Enlaces para accesibilidad

El debilitado huracán Barry aún presenta riesgos de inundaciones y tornados


Dos hombres caminan por una calle inundada tras el paso del huracán Barry en Mandeville, Louisiana, EE.UU., el sábado,13 de julio de 2019.

A pesar de que la depresión tropical Barry no desató una catastrófica inundación en Louisiana, muchos en la Costa del Golfo fueron instados a prestar atención a las advertencias de tornados e inundaciones el lunes mientras la tormenta se movía hacia el norte.

Barry fue degradado de una tormenta tropical el domingo por la tarde, pero continuó planteando una amenaza. Gran parte de Louisiana y Mississippi estaban bajo vigilancia por inundaciones repentinas, al igual que partes de Arkansas, el este de Texas, el oeste de Tennessee y el sureste de Missouri.

El gobernador de Louisiana, John Bel Edwards, instó a los residentes a ser cautelosos cuando se aventuraron afuera después de un fin de semana en el que muchos se habían refugiado en el interior.

Dijo que estaba "extremadamente agradecido" de que la tormenta no había causado las desastrosas inundaciones que se habían pronosticado anteriormente. Más de 90 personas habían sido rescatadas en 11 condados, pero no hubo informes de muertes relacionadas con el clima, dijo Edwards.

"Esta fue una tormenta que, obviamente, podría haber sido muy diferente", dijo. "Estamos agradecidos de que el peor escenario no haya ocurrido".

Los meteorólogos advirtieron de una continua amenaza de fuertes lluvias hasta el lunes, mientras el centro de la tormenta avanzaba hacia el interior.

El Centro Nacional de Huracanes de EE.UU. dijo que las partes del sur y el centro de Louisiana todavía podrían tener un total de lluvia de hasta 12 pulgadas (30 centímetros), con áreas aisladas de 15 pulgadas (38 centímetros).

En Mississippi, los meteorólogos dijeron que 8 pulgadas (20 centímetros) de lluvia habían caído en partes de los condados de Jasper y Jones, con varias pulgadas más posibles.

El centro de Barry se estaba moviendo desde el norte de Louisiana a Arkansas.

La alcaldesa de Nueva Orleans, LaToya Cantrell, dijo el domingo que la ciudad tenía suerte de que las precipitaciones allí no alcanzaron las predicciones iniciales de un diluvio que podría abrumar los sistemas de bombeo de la ciudad.

De acuerdo con poweroutage.us, cerca de 51.000 clientes en Louisiana, 1.800 clientes en Mississippi y otros 1.700 en Arkansas no tenían electricidad el domingo por la noche.

Con información de AP

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG