Enlaces para accesibilidad

Corte Suprema escuchará casos de discriminación laboral LGBT


La cuestión es si el Título VII de la Ley federal de derechos civiles de 1964, que prohíbe la discriminación sexual, protege a las personas LGBT de la discriminación laboral.

La Corte Suprema de Estados Unidos pondrá a prueba los derechos de la comunidad LGTB en los casos que deciden si la ley federal de derechos civiles prohíbe la discriminación laboral por motivos de orientación sexual e identidad de género.

Los jueces dijeron el lunes que escucharán casos que involucran a personas que alegan haber sido despedidas por su orientación sexual y el de una empleada de una funeraria que fue despedida después de revelar que estaba haciendo su transición de hombre a mujer y de vestirse como mujer.

Los casos serán vistos en otoño y los fallos llegarán probablemente en junio del 2020, en medio de la campaña presidencial.

La cuestión es si el Título VII de la Ley federal de derechos civiles de 1964, que prohíbe la discriminación sexual, protege a las personas LGBT de la discriminación laboral. El Título VII no menciona específicamente la orientación sexual o el estatus de transgénero, pero las cortes de apelaciones federales en Chicago y Nueva York han dictaminado recientemente que los empleados homosexuales y lesbianas tienen derecho a la protección contra la discriminación. La corte federal de apelaciones en Cincinnati ha extendido protecciones similares para las personas transgénero.

La gran pregunta es si el Tribunal Supremo, con una mayoría conservadora fortalecida, hará lo mismo. Los casos son los primeros de la corte sobre derechos LGBT desde la jubilación del juez Anthony Kennedy, quien fue el autor de las principales opiniones sobre los derechos de los homosexuales. El presidente Donald Trump ha nombrado a dos de los jueces de la Corte: Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh.

Los jueces habían estado sopesando si tomar los casos desde diciembre, un tiempo inusualmente largo, antes de decidir escucharlos. No está claro qué causó el retraso.

El gobierno de Obama había apoyado tratar las reclamaciones de discriminación LGBT como discriminación sexual, pero el gobierno de Trump ha cambiado de rumbo. El Departamento de Justicia de Trump ha argumentado que el Título VII no estaba destinado a brindar protección a los trabajadores homosexuales o transgénero. La administración también retiró por separado la orientación de la era de Obama a los educadores para tratar los reclamos de estudiantes transgénero como discriminación sexual.

Los jueces tomarán tres casos en el otoño.

En uno de ellos, la corte federal de apelaciones de Nueva York falló a favor de un instructor de paracaidismo gay que afirmó que fue despedido debido a su orientación sexual.

El 2º Tribunal de Circuito de Apelaciones de EE. UU. Resolvió, 10-3, que abandonaba su posición anterior de que el Título VII no cubría la orientación sexual porque "la doctrina legal evoluciona". El tribunal sostuvo que "la discriminación por orientación sexual está motivada, al menos en parte, por el sexo y, por lo tanto, es un subconjunto de la discriminación sexual".

El fallo fue una victoria para los familiares de Donald Zarda, quien fue despedido en 2010 de un trabajo de paracaidismo en Central Islip, Nueva York, que le exigía atarse con fuerza a los clientes para que pudieran saltar en tándem desde un avión. Intentó tranquilizar a una mujer con la que saltaba explicándole que era gay. La escuela despidió a Zarda después de que el novio de la mujer llamara para quejarse.

Zarda murió en un accidente de traje de alas en Suiza en 2014.

El segundo caso es de Georgia, donde el tribunal de apelaciones federal falló en contra de un empleado gay del condado de Clayton, en los suburbios de Atlanta. Gerald Bostock afirmó que fue despedido en 2013 porque es gay. El condado argumenta que Bostock fue despedido debido a los resultados de una auditoría de los fondos que él manejó. El 11º Tribunal de Circuito de Apelaciones de EE.UU. desestimó la demanda de Bostock en una opinión de tres páginas que señalaba que el tribunal estaba obligado por una decisión de 1979, que sostenía que "el título VII no prohíbe el despido por homosexualidad".

El tercer caso proviene de Michigan, donde una funeraria despidió a una mujer transgénero. La corte de apelaciones de Cincinnati dictaminó que el despido constituía una discriminación sexual según la ley federal.

La funeraria argumenta en parte que el Congreso no estaba pensando en las personas transgénero cuando incluía la discriminación sexual en el Título VII. La ley prohíbe la discriminación en el empleo por motivos de "raza, color, religión, sexo u origen nacional".

El Congreso podría cambiar la ley de derechos civiles para incluir específicamente a las personas LGBT, dicen los partidarios de los empleadores en estos casos. Pero es poco probable que tal cambio se convierta en ley con los republicanos a cargo del Senado y Trump en la Casa Blanca.

"Ni las agencias gubernamentales ni los tribunales tienen autoridad para reescribir la ley federal al reemplazar 'sexo' con 'identidad de género'", dijo John Bursch, un abogado de Alliance Defending Freedom, que representa a la funeraria. Sarah Warbelow, directora legal de Human Rights Campaign, instó a la Corte Suprema a unirse a un creciente consenso legal "de que las leyes de derechos civiles de nuestro país protegen a las personas LGBTQ contra la discriminación bajo las leyes de no discriminación sexual".

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG