Enlaces para accesibilidad

"Washington debe despertar del sueño de hacer daño": C. del Norte

  • Voz de América - Redacción

Foto de archivo de Kim Jong Un, distribuida por la agencia estatal norcoreana, correspondiente a un lanzamiento el 15 de mayo de 2017.

Corea del Norte dijo el domingo que su último misil de prueba balística, es una "severa advertencia" contra Washington por las sanciones contra Pyongyang.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte anunció que Washington debía "despertar del necio sueño de hacer daño" a la nación comunista.

Las declaraciones de Pyongyang, se produjeron horas después de que las Fuerzas Aéreas estadounidenses volaran dos bombarderos B-1B sobre la Península Coreana, acompañados por aviones de combate japoneses y surcoreanos, como muestra de fortaleza contra las amenazas norcoreanas.

Mientras tanto, la Agencia de Defensa de Misiles de Estados Unidos dijo que derribó un misil balístico de mediano alcance en 15 pruebas de su sistema de defensa área de alta altitud terminal. El misil balístico objetivo fue lanzado desde un avión de combate sobre el Océano Pacífico, pero el ejército dijo que fue detectado, rastreado e interceptado por el sistema de defensa ubicado en Alaska.

El teniente general de la Agencia de Defensa Militar, Sam Greaves, dijo que los datos recolectados de la prueba mejorarían la "capacidad de Estados Unidos de mantenerse a la vanguardia de la amenaza en evolución".

Entre tanto el Comando del Pacífico de Estados Unidos argumentó que su volado con aviones japoneses y surcoreanos estaba en "respuesta directa" al "lanzamiento escalonado" de misiles balísticos intercontinentales el 3 de julio y el viernes pasado.

Más temprano el Secretario de Estado de Estados Unidos Rex Tillerson, emitió una declaración que culpaba a China y Rusia por las continuas violaciones de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

"Como los principales facilitadores económicos del programa de desarrollo de armas nucleares y de misiles balísticos de Corea del Norte, China y Rusia tienen una responsabilidad única y especial por esta creciente amenaza a la estabilidad regional y global", precisóTillerson.

En abril, Trump elogió su primera reunión con el presidente de China, Xi Jinping, y luego dijo a periodistas que Xi había acordado suspender los envíos de carbón y combustible para presionar a Corea del Norte para que detuviera su comportamiento beligerante. Sin embargo, desde entonces, el Norte ha seguido amenazando a sus vecinos y Estados Unidos, y Trump ha crecido más críticamente de Beijing.

A pesar de que el misil norcoreano aterrizó al oeste de Japón, los expertos dijeron que sería lo suficientemente potente como para llegar a gran parte del continente de Estados Unidos. La agencia de noticias oficial de Corea del Norte dijo que el líder Kim Jong Un se jactó de que la última prueba estaba "destinada a enviar una grave advertencia a los EE.UU."

China condenó el lanzamiento, mientras que Japón, Corea del Sur y Estados Unidos prometieron trabajar juntos en una nueva medida del Consejo de Seguridad encaminada a frenar las ambiciones nucleares de Corea del Norte.

Al mismo tiempo, el Congreso estadounidense ha aprobado abrumadoramente nuevas sanciones dirigidas a Corea del Norte, Rusia e Irán, una medida que la Casa Blanca dice que Trump planea firmar en la ley.

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, dijo el sábado que la segunda prueba de vuelo de un misil balístico intercontinental demostró su capacidad para atacar a todo Estados Unidos, lo que motivó una severa advertencia del presidente Donald Trump y el reproche de China.

Según los analistas, una amplia región estadounidense, que incluye Los Ángeles y Chicago, estaría ahora dentro del rango de las armas norcoreanas.

Pyongyang dijo, citando a Kim, que "el lanzamiento de prueba reconfirmó la fiabilidad del sistema ICBM, demostró la capacidad de realizar un ataque sorpresa con un ICBM en cualquier región y en cualquier momento, y claramente demostró que todo Estados Unidos continental está en el rango de vuelo de los misiles de la RPDC", las siglas del nombre oficial del país, República Popular Democrática de Corea.

El lanzamiento del misil Hwasong-14, que alcanzó una altura máxima de 3.725 kilómetros (2.314 millas) y recorrió 998 kilómetros (620 millas) antes de caer con precisión en aguas de Japón, ocurre menos de un mes después de que Corea del Norte realizó su primera prueba de un ICBM, en desafío a años de esfuerzos liderados por Estados Unidos, Corea del Sur y Japón para frenar las ambiciones de Pyongyang de desarrollar armas nucleares.

El ensayo buscaba confirmar el alcance máximo del proyectil y otros aspectos técnicos, explicó la agencia agregando que puede contener una “pesada cabeza nuclear de gran tamaño”.

Los analistas habían estimado que el primer ICBM probado por Pyongyang el pasado 4 de julio podría haber alcanzado Alaska, y señalaron que el lanzado el viernes en la noche parecía ampliar ese rango de forma significativa.

Reacción estadounidense

"Al amenazar al mundo, estas armas y pruebas aíslan aún más a Corea del Norte, debilitan a su economía y despojan a su pueblo", dijo Trump en un comunicado. "Estados Unidos tomará todos los pasos necesarios para garantizar la seguridad de la patria estadounidense y proteger a nuestros aliados en la región", agregó.

China, el principal aliado de Corea del Norte, dijo que se opone a las "actividades de lanzamiento que van contra las resoluciones del Consejo de Seguridad y los deseos conjuntos de la comunidad internacional".

Un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores agregó: "Al mismo tiempo, China espera que todas las partes actúen con cautela, para evitar tensiones de la escalada continua, para proteger conjuntamente la paz y la estabilidad regional".

Inmediatamente después del lanzamiento, fuerzas estadounidenses y surcoreanas realizaron maniobras con fuego real. El ministro de Defensa de Corea del Sur, Song Young-moo, pidió la movilización de activos estratégicos del ejército estadounidense —término que suele referirse a aviones furtivos y portaaviones— además de puestos de lanzamiento adicionales y avanzados sistemas antimisiles.

Trayectoria elevada

Según el portavoz del gobierno de Japón, Yoshihide Suga, el proyectil norcoreano estuvo en el aire alrededor de 45 minutos, cinco más que el primero. El misil se lanzó con una trayectoria muy elevada, lo que limitó la distancia recorrida, y cayó al oeste de la isla nipona de Hokkaido.

En las calles de Pyongyang, los norcoreanos celebraron la noticia del ensayo mientras la televisora estatal emitía imágenes del proyectil lanzado durante la noche. Kim Jong Un apareció en compañía de comandantes militares cerca de una plataforma de lanzamiento portátil.

"Me siento realmente confiado. A partir de ahora, podremos desarrollar y tener armas más potentes, armas estratégicas, para poder proteger nuestra soberanía e independencia. Podremos ganar a los imperialistas y a Estados Unidos”, dijo el estudiante Pak Gi Nam. Es habitual que los norcoreanos que hablan ante cámaras de televisión sigan la versión oficial de los acontecimientos.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG