Enlaces para accesibilidad

Corea del Norte recuerda séptimo aniversario de muerte de Kim Jong Il


Niños norcoreanos juegan con nieve en la Plaza Kim Il Sung, en Pyongyang, el domingo 16 de diciembre de 2018, al inicio de la temporada invernal, al fondo la Torre 'The Juche Idea'.

Los norcoreanos están celebrando el séptimo aniversario de la muerte del líder Kim Jong Il con visitas a estatuas y votos de lealtad a su hijo y sucesor, Kim Jong Un.

Mientras caía la nieve el domingo, decenas de miles de personas ofrecieron flores y presentaron respetos al fallecido líder en Mansu Hill, en el centro de Pyongyang, donde se encuentran las enormes estatuas de bronce del "Querido líder" y el fundador de la nación, Kim Il Sung.

Se esperaba que las observaciones del aniversario continuaran hasta el lunes en todo el país.

La muerte de Kim Jong Il el 17 de diciembre de 2011, llevó a su hijo al poder pocos años antes de cumplir los 30 y era una figura virtualmente desconocida fuera del Norte.

A pesar de las muchas predicciones de expertos externos de que no estaría a la altura de la tarea, Kim Jong Un ha consolidado su poder, reforzado la economía del país frente a las intensas sanciones internacionales y logró un objetivo que su padre y su abuelo solo podían soñar: él es el primer líder norcoreano en poseer un arsenal de armas nucleares y misiles de largo alcance capaces de llegar a Estados Unidos.

Con la atención enfocada en el aniversario, hubo poca mención en los medios de comunicación estatales sobre los temas que han recibido la mayor atención en otros lugares, incluida una oleada de especulaciones en Corea del Sur de que Kim podría visitar Seúl para fines de año.

Pero la oficial Agencia de Noticias Central de Corea del Norte emitió un extenso comentario el domingo por la noche que criticó a Estados Unidos por "calumnias" y "pura malicia" contra el país y por esforzarse en mejorar las relaciones después de la cumbre de Kim con el presidente Donald Trump en Singapur en junio.

El comentario centró deliberadamente sus críticas en el Departamento de Estado y los funcionarios de la administración, no en Trump, lo que sugiere que Pyongyang permanece abierto a otra cumbre. Trump ha sugerido que podría reunirse con Kim nuevamente a principios del próximo año.

Con la base de poder de Kim aparentemente más sólida que nunca, y su reciente esfuerzo por establecerse en el escenario mundial a través de las cumbres con Trump y otros, los observadores de Corea del Norte han estado buscando señales de que su culto a la personalidad está siendo reforzado.

Prácticamente todos los hogares y oficinas públicas en Corea del Norte cuentan con retratos de los ancianos Kim, quienes también están conmemorados en innumerables estatuas, mosaicos y cenotafios en todo el país. Los adultos norcoreanos llevan alfileres en sus corazones con la imagen de Kim Il Sung, de Kim Jong Il, o ambos.

El Norte aún tiene que presentar un pin de Kim Jong Un o pedir su imagen para unirse a los demás en cada pared, aunque Kim y su esposa, Ri Sol Ju, han sido referidos con títulos cada vez más elevados: "presidente" para Kim y "Primera dama respetada" para Ri.

Un retrato especial del joven presidente fue presentado recientemente en una ceremonia para dar la bienvenida a la visita del presidente de Cuba, pero ninguno ha aparecido en público desde entonces. Y, a diferencia de su padre y su abuelo, el cumpleaños de Kim el 8 de enero aún no se ha declarado un día festivo nacional ni está marcado en el calendario.

Sin embargo, nada de eso debe asumirse como un signo de debilidad.

En general, Kim recibe el mismo trato reverencial por parte de los medios estatales, y por mantener un paso respetuoso detrás de sus predecesores, se le atribuye la humildad y la confianza.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG