Enlaces para accesibilidad

Corea del Norte perfecciona "temible e impresionante" misil


Personas en la estación de trenes de Seúl, en Corea del Sur, observan una foto del líder norcoreano Kim Jong Un en un noticiero de televisión, el miércoles 31 de julio de 2019.

Con su última prueba el miércoles, Corea del Norte ha lanzado siete misiles balísticos en los últimos tres meses, después de haberse abstenido de tales lanzamientos durante un año y medio.

Al disparar misiles al océano, Corea del Norte está expresando su enojo por los próximos ejercicios militares conjuntos entre Estados Unidos y Corea del Sur y presumiblemente está tratando de aumentar su influencia sobre los dos aliados en medio de conversaciones nucleares estancadas.

Pero las pruebas de misiles tienen una importancia más que simbólica. Corea del Norte parece estar perfeccionando un nuevo misil de corto alcance que representa una amenaza única para los intereses estadounidenses en la región.

Aunque el último lanzamiento aún se está analizando, los funcionarios surcoreanos dicen que el Norte parece haber probado una versión de la misma arma cada vez: una versión modificada de un misil Iskander desarrollado por Rusia.

Según los analistas, el misil del Norte, denominado KN-23 por los funcionarios de inteligencia de Estados Unidos y Corea del Sur, es fácil de ocultar, puede desplegarse rápidamente y es difícil de interceptar para las defensas de misiles de Estados Unidos y Corea del Sur.

"No es apropiado ignorar estas pruebas como de corto alcance", dice Leif-Eric Easley, profesor de la Universidad Ewha Womans en Seúl. "Estos misiles representan desarrollos tecnológicos que amenazan a los aliados y fuerzas estadounidenses en Asia".

Aunque no ha comentado sobre el último lanzamiento, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha minimizado la importancia de las pruebas anteriores, diciendo que los misiles no son de largo alcance y no pueden llegar a Estados Unidos.

La respuesta relajada de Trump, de la que se hizo eco el gobierno de Corea del Sur, es un intento aparente de preservar la posibilidad de conversaciones con Corea del Norte que se han estancado durante meses.

Pero al negarse a criticar fuertemente los lanzamientos, Washington y Seúl corren el riesgo de alentar más pruebas de misiles norcoreanos que representan una gran amenaza para Corea del Sur, que alberga a casi 30.000 soldados estadounidenses.

"Lamentablemente, Trump descarta los misiles balísticos de corto alcance, por lo que le permite a Pyongyang continuar desarrollando sus armas", dice Duyeon Kim, un miembro adjunto del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense (CNAS).

FOTO DE ARCHIVO: El presidente de EE.UU., Donald Trump, se reúne con el líder norcoreano Kim Jong Un en la zona desmilitarizada que separa a las dos Coreas, en Panmunjom, Corea del Sur, el 30 de junio de 2019. REUTERS / Kevin Lamarque
FOTO DE ARCHIVO: El presidente de EE.UU., Donald Trump, se reúne con el líder norcoreano Kim Jong Un en la zona desmilitarizada que separa a las dos Coreas, en Panmunjom, Corea del Sur, el 30 de junio de 2019. REUTERS / Kevin Lamarque

Una amenaza única

Corea del Norte ha poseído durante mucho tiempo una multitud de armas de corto alcance capaces de atacar a Corea del Sur. Pero lo que hace que el KN-23 sea diferente es que puede evadir los sistemas de defensa antimisiles de Estados Unidos y Corea del Sur.

"Puede desarmar nuestra capacidad de defensa antimisiles si los misiles vuelan a menos de 40 kilómetros, que está por debajo de la cobertura del sistema de defensa antimisiles Thaad", dice Kim Dong-yub, especialista de Corea del Norte en el Instituto de Estudios del Lejano Oriente de Seúl. "Y la velocidad será más rápida que Mach 7, por lo que el Patriot (sistema de defensa antimisiles) también será inútil".

Según las imágenes publicadas por los medios estatales de Corea del Norte, el KN-23 parece tener paletas de reacción, lo que permite que el misil se pueda maniobrar en vuelo, al igual que un misil de crucero.

"Se puede maniobrar durante su trayectoria balística, lo que hace difícil predecir dónde aterrizará el misil e interceptarlo antes de que lo haga, y es difícil detectar exactamente de dónde vino el misil", dice Duyeon Kim del CNAS.

Otro peligro, según Kim, es la portabilidad del KN-23, ya que se dispara a través de lanzadores de camiones.

“Por ser móvil, Corea del Norte puede aumentar la capacidad de supervivencia de sus misiles trasladándolos continuamente, ocultándolos en túneles, almacenes e incluso pasos subterráneos de carreteras. Y debido a que los misiles son de combustible sólido, se pueden mantener listos por períodos más largos y se pueden mover con combustible previo ”, dice Kim.

"Y la carga útil podría ser nuclear o convencional", agrega.

"Amplio espectro" de capacidades

Los misiles que Corea del Norte lanzó el miércoles viajaron unos 250 kilómetros, alcanzando una altitud de 30 kilómetros, dice el ministerio de defensa de Corea del Sur.

Personas en la estación de trenes de Seúl, Corea del Sur, ven una televisión que muestra una imagen de archivo del líder norcoreano Kim Jong, el 25 de julio de 2019.
Personas en la estación de trenes de Seúl, Corea del Sur, ven una televisión que muestra una imagen de archivo del líder norcoreano Kim Jong, el 25 de julio de 2019.

Las distancias de lanzamiento de los misiles que Corea del Norte ha probado desde mayo han oscilado entre 270 kilómetros y 600 kilómetros, según las estimaciones del ejército de Corea del Sur. Su altitud ha oscilado entre 30 y 60 kilómetros.

Si se confirma que son KN-23, los últimos lanzamientos muestran que Corea del Norte está "mostrando realmente todo el espectro" de las capacidades de las armas, dice Vipin Narang, un experto nuclear y geopolítico del Instituto de Tecnología de Massachusetts.

"(A) misil impresionante y aterrador", dijo Narang en un tweet.

Corea del Norte ha realizado siete pruebas exitosas en el transcurso de menos de tres meses. Las pruebas han demostrado "una variedad de diferentes rangos y trayectorias, simulando diferentes cargas útiles", tuiteó Ankit Panda, miembro de la Federación de Científicos Americanos con sede en Estados Unidos.

¿Se avecinan provocaciones más grandes?

Corea del Norte ha dado una variedad de justificaciones para sus pruebas de misiles balísticos.

Su primer lanzamiento a principios de mayo fue parte de un ejercicio "regular y de autodefensa" que no pretendía apuntar a nadie o intensificar las tensiones regionales, insistió el Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte en ese momento.

Pero el líder norcoreano Kim Jong Un dijo que la prueba de la misma arma de la semana pasada tenía como objetivo enviar un mensaje a los "belicistas" en Corea del Sur.

Pyongyang está enojado porque Seúl y Washington se están preparando para realizar ejercicios militares conjuntos. Corea del Norte también está molesta por la reciente adquisición por parte del Sur de aviones de combate F-35 de fabricación estadounidense.

Los lanzamientos parecen ser parte de la estrategia de Corea del Norte para aumentar lentamente la presión sobre Washington y Seúl para ganar influencia en futuras conversaciones, incluso evitando los pasos que obligarían a Trump a retirarse.

Trump, quien ahora parece haber establecido un precedente para no quejarse de las pruebas de misiles de corto alcance de Corea del Norte, se encuentra en una posición incómoda.

"Las reacciones de Trump a las pruebas de misiles tienen que caminar esa delgada línea entre reaccionar con demasiada fuerza y matar las conversaciones y no reaccionar en absoluto, lo que podría alentar a Kim a seguir probando en el futuro", dice Eric Gómez, un analista de políticas que se centra en los sistemas de defensa antimisiles en Instituto Cato de Washington.

"Trump se ha inclinado más hacia una reacción ligera para mantener viva la diplomacia", dice. "Este no es un mal enfoque, pero también podría soportar ser un poco más duro con Corea del Norte retóricamente para intentar que dejen de probar misiles", dice Gómez.

"Por ejemplo, Trump u otro miembro de alto rango de la administración podría emitir un mensaje redactado enérgicamente criticando la prueba al tiempo que ofrece conversaciones sobre garantías de seguridad que podrían incluir ejercicios militares como tema. Enviar el mensaje de que hay una manera para que Kim obtenga lo que él quiere quiere, pero solo puede hacerlo a través de la diplomacia y no mediante pruebas de misiles", agrega.

Corea del Norte advirtió que pueden venir provocaciones más grandes. En julio, un portavoz anónimo del Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte advirtió que Pyongyang puede reiniciar misiles balísticos intercontinentales o pruebas nucleares si Washington y Seúl continúan con sus ejercicios militares conjuntos.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG