Enlaces para accesibilidad

Consejo Europeo supera divisiones nombra candidatos para instituciones de la UE


Los líderes de la Unión Europea rompieron un punto muerto el martes 2 de julio de 2019, y nombraron candidatos para los cargos más importantes en el bloque después de tres días de arduas negociaciones.

Los líderes de la Unión Europea acordaron nombrar el martes a la francesa Christine Lagarde como nueva jefa del Banco Central Europeo y sellaron un acuerdo para completar los otros cuatro puestos clave del bloque tras una tortuosa maratón negociadora que dejó al descubierto sus cada vez más profundas divisiones.

"El Consejo Europeo ha llegado a un acuerdo sobre el futuro liderazgo de las instituciones de la UE", dijo Donald Tusk, quien presidió las conversaciones de los líderes del bloque.

La ministra de Defensa alemana, Ursula von der Leyen, aliada de la canciller alemana, Angela Merkel, liderará la Comisión Europea, el Ejecutivo comunitario, según el acuerdo alcanzado en Bruselas, que debe ser refrendado por el Parlamento Europeo.

El primer ministro en funciones de Bélgica, el liberal Charles Michel, sustituirá a Tusk en la presidencia de las cumbres de los líderes de la UE y tendrá como labor construir compromisos entre los habitualmente fraccionados 28 estados miembro.

El ministro de Asuntos Exteriores en funciones de España, el socialista Josep Borrell, será el máximo diplomático de la UE en Bruselas, indicó Tusk.

Estas cuatro personas ayudarán a liderar las políticas de la UE en los próximos cinco años en todos los aspectos: desde el clima a la inmigración, pasando por el comercio.

El quinto cargo prominente del bloque que debe ser elegido es el de presidente del Parlamento Europeo. Los legisladores tienen previsto hacerlo el miércoles en Estrasburgo.

Solo Michel puede ocupar su puesto sin otras formalidades. Los demás, especialmente von der Leyen, que tomarán el relevo de Jean-Claude Juncker durante los próximos cinco años, deben contar con el respaldo del Parlamento Europeo. La asamblea se reúne en Estrasburgo, Francia, el miércoles para elegir a su nuevo presidente, y las primeras señales sugieren que los legisladores podrían impugnar las nominaciones.

"Es importante que pudiéramos decidirnos con gran unidad hoy, y eso es importante porque se trata de nuestra capacidad futura para trabajar". La canciller alemana, Angela Merkel, dijo a los reporteros después de que las nominaciones, decididas fuera de las cámaras y los medios de comunicación en una larga serie de reuniones, se hicieron públicas.

Varios legisladores ya se han opuesto al paquete de nominaciones de los líderes, y aún está por verse si el parlamento flexionará los nuevos músculos encontrados luego de la masiva participación en las elecciones de la UE en mayo. Los líderes del partido han dicho que la votación ha llevado a la asamblea, la única institución electa de la UE, aún más legitimidad democrática.

"Este revuelo después de días de conversaciones es grotesco", dijo la líder del grupo de los Verdes, Ska Keller, describiendo el proceso de nominación como "juegos de poder del partido".

"Después de una participación tan alta en las elecciones europeas y un mandato real para el cambio, esto no es lo que merecen los ciudadanos europeos", dijo Keller, quien está en la carrera para convertirse en presidente del parlamento el miércoles.

Juncker, quien dimite el 31 de octubre como jefe de la comisión, que propone y hace cumplir las leyes de la UE, admitió que "no será fácil en el parlamento".

Las nominaciones se produjeron después de una de las cumbres más largas de los últimos años, superando incluso las negociaciones de toda la noche durante la crisis de la deuda griega.

Afectados por crisis como el Brexit y profundas divisiones entre las naciones sobre la mejor manera de gestionar la migración, los líderes se mostraron dispuestos a demostrar que podían tomar decisiones rápidas y que el proyecto europeo sigue siendo importante para sus ciudadanos.

Pero lucharon por establecer un delicado equilibrio entre el tamaño de la población y la geografía, una combinación uniforme de países del norte y sur, este y oeste, y garantizar que al menos dos mujeres fueran nominadas.

A pesar de las tensiones profundas, algunas rabietas de los líderes tras bambalinas e incluso críticas públicas por su manejo de la cumbre, Tusk dijo: "Hace cinco años necesitábamos tres meses para decidir, y todavía algunos líderes estaban en contra. Este año fueron tres días nadie estaba en contra".

El primer ministro belga dijo que entiende los desafíos que se avecinan.

"Los próximos cinco años serán muy importantes para el futuro del proyecto europeo y estoy convencido de que será muy importante proteger y promover nuestra unidad, nuestra diversidad y especialmente también nuestra solidaridad", dijo Michel a los reporteros, después de uno de las cumbres más osadas de la memoria reciente.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG