Enlaces para accesibilidad

Con iglesias cerradas católicos de Sri Lanka escuchan misa por televisión


Familiares de una pareja de Sri Lanka que murieron en los ataques del Domingo de Pascua rezan en su residencia en el séptimo día de duelo en Negombo, norte de Colombo, el domingo 28 de abril de 2019.

Los católicos de Sri Lanka celebraron la misa en sus hogares a través de una transmisión televisada el domingo, mientras las iglesias de la isla se cerraban por temor a atentados de militantes, una semana después de que los ataques suicidas de Pascua del Estado Islámico causaran la muerte a más de 250 personas.

El cardenal Malcolm Ranjith, arzobispo de Colombo, pronunció una homilía ante los miembros del clero y los líderes del país en una pequeña capilla en su residencia de Colombo, una medida extraordinaria que subraya el temor que aún atenaza a esta nación de 21 millones de personas.

Católicos en Sri Lanka rezan en una calle durante una breve misa afuera de la iglesia de San Antonio, blanco de un ataque con explosivos el Domingo de Pascua. Abril 28 de 2019.
Católicos en Sri Lanka rezan en una calle durante una breve misa afuera de la iglesia de San Antonio, blanco de un ataque con explosivos el Domingo de Pascua. Abril 28 de 2019.

"Este es un momento en que nuestros corazones son probados por la gran destrucción que tuvo lugar el domingo pasado", dijo Ranjith. "Este es un momento en que preguntas como: ¿Dios realmente nos ama?, ¿Tiene compasión de nosotros?, pueden surgir en los corazones humanos".

En una rara muestra de unidad, el presidente Maithripala Sirisena, el primer ministro Ranil Wickremesinghe y el líder opositor Mahinda Rajapaksa asistieron a la misa. Se culpa a su rivalidad política y disfunción del gobierno por no actuar sobre información casi específica recibida de agencias de inteligencia extranjeras que precedieron a los ataques con bomba contra tres iglesias y tres hoteles de lujo.

Mientras tanto, la policía entró en la mezquita principal de National Towheed Jamaat el domingo por la tarde, justo un día después de que las autoridades declararon a ese y otro grupo como organizaciones terroristas por los atentados.

La policía entró en la mezquita, ubicada en Kattankudy, en el este de Sri Lanka, y detuvo una entrevista entre periodistas extranjeros y funcionarios de la mezquita. Más tarde, un oficial de policía de alto rango dispersó a los periodistas que esperaban afuera, diciendo que las autoridades estaban realizando una "operación de búsqueda y acordonamiento".

Luego la policía se fue, cerrando la mezquita justo antes de que comenzaran las oraciones de la tarde.

La policía de Sri Lanka resguarda el área alrededor del Santuario de San Antonio, blanco de los ataques del Domingo de Pascua, en Colombo. Abril 28 de 2019.
La policía de Sri Lanka resguarda el área alrededor del Santuario de San Antonio, blanco de los ataques del Domingo de Pascua, en Colombo. Abril 28 de 2019.

Las autoridades proscribieron a National Towheed Jamaat por sus vínculos con Mohammed Zahran, el presunto autor intelectual de los ataques de Pascua.

La policía también anunció los arrestos de dos de cinco personas buscadas en relación con los ataques luego de que sus fotos se distribuyeron públicamente.

El portavoz de la policía, Ruwan Gunasekara, dijo que los dos, Mohamed Ivuhayim Shahid Abdul Haq y Mohamed Ivuhayim Sadiq Abdul Haq, fueron arrestados en Nawalapitiya, 125 kilómetros al este de Colombo, la capital. Las otras tres, todas mujeres, siguen en libertad. La policía no dio detalles sobre los papeles que pueden haber desempeñado.

En el distrito este de Ampara, donde un tiroteo y explosiones causaron la muerte de 15 personas luego de una redada policial el viernes, los soldados custodiaban la iglesia de Santa María Magdalena. Un letrero en la puerta decía que la iglesia y la escuela permanecerían cerradas hasta el 6 de mayo. Una mezquita cercana también tenía soldados estacionados afuera.

Esrilanqueses encienden velas durante un evento para expresar solidaridad con las víctimas de los ataques del Domingo de Pascua, en Colombo, Sri Lanka. Abril 28 de 2019.
Esrilanqueses encienden velas durante un evento para expresar solidaridad con las víctimas de los ataques del Domingo de Pascua, en Colombo, Sri Lanka. Abril 28 de 2019.

En la YMCA, un grupo de jóvenes asistieron a la escuela dominical cerca de un retrato de Cristo. Sajith Liyanage, un católico de 51 años, dijo que seguía preocupado y que vería la misa en la televisión.

"No podemos entender cuál es la situación en este momento", dijo Liyanage.

En el mercado de los domingos de Ampara, los oficiales de la policía caminaban con perros que olfateaban explosivos por los puestos de venta de plátanos, piñas y cocos amarillos maduros. Los oficiales también registraron las bolsas de las mujeres y apartaron las hojas caídas de color marrón, revisando el terreno en busca de bombas.

"Todo se está desmoronando debido a este problema. El negocio es casi inexistente", dijo el vendedor Chandima Krishanthi. "Así es como estamos viviendo en este momento".

"Aunque las fuerzas de seguridad están aquí, no es como antes. Estamos viviendo con miedo. No es nada como solía ser", dijo.

El grupo Estado Islámico reclamó como miembros a tres de los militantes que se inmolaron con explosivos durante la redada policial en Ampara.

Un familiar de una de las víctimas de los ataques del Domingo de Pascua en Sri Lanka, visita el cementerio luego de la misa televisada de este domingo 28 de abril de 2019, pronunciada por el arzobispo de la nación Malcolm Ranjith, en Negombo.
Un familiar de una de las víctimas de los ataques del Domingo de Pascua en Sri Lanka, visita el cementerio luego de la misa televisada de este domingo 28 de abril de 2019, pronunciada por el arzobispo de la nación Malcolm Ranjith, en Negombo.

En una declaración en la agencia de noticias Aamaq de los extremistas, ISIS identificó a los bombarderos por sus nombres de guerra, como Abu Hammad, Abu Sufyan y Abu al-Qa'qa. Dijo que abrieron fuego con armas automáticas y "después de agotar sus municiones, detonaron ... sus cinturones explosivos".

El ejército de Sri Lanka dijo que el tiroteo el viernes por la noche cerca de la ciudad de Sammanthurai dejó 15 muertos, incluidos seis niños, cuando los militantes abrieron fuego y lanzaron explosivos en atentados suicidas mientras las fuerzas de seguridad se acercaban a la casa donde se ocultaban.

En la estación de policía principal de Ampara, en una plataforma al aire libre se muestra lo que la policía recuperó después del tiroteo. Los militantes alineados con ISIS habían creado una fábrica de bombas en el hogar, completa con vasos de laboratorio y gruesos guantes de goma.

Bolsas de fertilizante, pólvora y cajas llenas de casquillos. La policía encontró decenas de litros (galones) de ácido, utilizados para hacer que el fuego de la explosión sea más letal.

Un investigador de la policía, que habló con The Associated Press bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a hacer comentarios públicos, dijo que la mezcla de ácidos empeoró las heridas sufridas por aquellos que no murieron de inmediato en la explosión.

"En el hospital murieron muchas más personas. Por eso", dijo, señalando con la cabeza hacia los ácidos. "Hizo las heridas incurables".

Los atacantes probablemente llevaban dos detonadores rectangulares en sus bolsillos similares a los que se recuperaron, dijo el investigador. Un interruptor rojo activó los explosivos, mientras que un botón verde azulado detonó las bombas ocultas dentro de sus mochilas grandes.

El investigador dijo que junto con los ácidos, las bombas contenían una mezcla de fertilizante, pólvora, casquillos y explosivos que se usan en las canteras. Esos explosivos hicieron que las bombas fueran lo suficientemente poderosas como para volar el techo de la Iglesia de San Sebastián en Negombo, dijo, refiriéndose a una de las iglesias cercanas a Colombo que fueron objeto de los ataques de Pascua.

La marina de Sri Lanka controla la venta de los explosivos mineros y los investigadores ya han comenzado a rastrear los números de serie de las barras de plástico, dijo. Un cuaderno contenía instrucciones para hacer bombas que aparentemente habían sido explicadas al escritor.

La policía también recuperó tratados religiosos en Tamil glorificando atentados suicidas, diciendo que le concedieron al atacante la entrada directa al cielo.

"Su única intención es matar a la mayor cantidad posible", dijo el investigador. "Eso es diferente a los tigres tamiles. Ellos querían controlar la tierra. Estas personas quieren matar a la mayor cantidad posible", dijo, refiriéndose a la minoría de rebeldes separatistas tamiles que fueron derrotados hace una década al final de la guerra civil de 26 años de Sri Lanka.

El sábado, el gobierno proscribió formalmente a dos grupos extremistas supuestamente relacionados con los ataques, permitiendo a los funcionarios confiscar sus propiedades, dijo el portavoz presidencial Dharmasri Ekanayake.

Sri Lanka es mayoritariamente budista, pero tiene importantes poblaciones hindúes y musulmanas. Alrededor del 7% son cristianos, y la mayoría son católicos romanos.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG