Enlaces para accesibilidad

Comiendo plástico


Un trabajador selecciona botellas plásticas para reciclar en Ahmadabad, India, el 5 de junio de 2018, Día Mundial del Ambiente.

El sushi que seguramente usted compartió con amigos recientemente puede haber incluido un ingrediente especial: plástico.

Los microplásticos -los restos de bolsas de plástico, envases para llevar y pajillas o pitillos que casi no se desintegran en los océanos- se encuentran en 3 de cada 4 peces, como el calamar y el pez espada en los mercados de todo el mundo, dicen los autores de un estudio realizado en febrero.

"Estos peces habitan en un área remota, por lo que teóricamente deberían estar bastante aislados de las influencias humanas, como los microplásticos", dijo Alina Wieczorek, autora principal del estudio Frontiers.

"Sin embargo, a medida que migran regularmente a la superficie, pensamos que pueden ingerir microplásticos", dijo.

Los consumidores se están dando cuenta de que hay contaminantes en la cadena alimenticia, y los científicos tratan de concientizar en relación a otros problemas como la sobrepesca. La semana pasada, miles de personas marcharon en Estados Unidos y otros 25 países por el Día Mundial de los Océanos.

Brian Yurasits es director de desarrollo del proyecto sin fines de lucro TerraMar Project, que educa sobre los problemas oceánicos. Con un letrero que decía: "Los tiburones son amigos, no alimentos", Yurasits enfatizó que los problemas sobre la salud del océano "son más que solo plástico".

"Es la sobrepesca, el cambio climático, las especies invasoras y la pérdida de hábitat", dijo.

El evento "Youth Youth Rise Up" aboga por la conservación de los océanos, incluidos plásticos de un solo uso, como pajitas de plástico, botellas de agua y bolsas de supermercado, que en el océano se descomponen en microplásticos. Gran parte del plástico que termina en los océanos fue arrastrado primero a los ríos desde la basura no contenida en tierra.

Los microplásticos son microscópicos y más pequeños que el plancton, una elección popular de alimentos de vida marina más grande. Están hechos de hidrocarburos, un compuesto que se encuentra en el petróleo y el gas natural, y atraen a otros contaminantes, de acuerdo con la Asociación Nacional de Maestros de Geociencias.

Debido a que los microplásticos no se pueden digerir, se acumulan en los peces que los consumen.

"Los impactos más grandes no son los que podemos ver muy fácilmente", dijo Katie Farnsworth, profesora y geóloga marina que estudia sedimentos costeros en la Indiana University of Pennsylvania. "El peligro más grande es esos microplásticos, porque los comen las cosas que están en el fondo de la cadena alimenticia y luego se mueven a lo largo de la cadena".

Los plásticos pueden emitir toxinas, dijo, porque el plástico está hecho de hidrocarburos. Y los hidrocarburos, explicó, atraen y se unen a otros contaminantes que se encuentran en el océano.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG