Enlaces para accesibilidad

Clero Nicaragua: Fuerzas del gobierno mataron a dos personas en protestas


Niños observan el ataúd con el cuerpo de Gerald José Vásquez, uno de dos manifestantes que murieron el sábado durante enfrentamientos con la policía nicaraguense anti-disturbios en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua UNAN). Managua, 14 de julio de 2018. REUTERS/Oswaldo Rivas.

Las fuerzas del gobierno en Nicaragua mataron a tiros a dos jóvenes en un sitio de protesta en una iglesia, dijo el clero, los más recientes actos de violencia en el país centroamericano convulsionado por disturbios políticos desde hace tres meses.

El ataque tuvo lugar en el tercer día de manifestaciones en todo el país contra el presidente Daniel Ortega, un ex héroe revolucionario ahora acusado de autoritarismo.

La policía bloquea la entrada a la Iglesia Católica Divina Misericordia en Managua, Nicaragua, el 14 de julio de 2018. REUTERS / Oswaldo Rivas.
La policía bloquea la entrada a la Iglesia Católica Divina Misericordia en Managua, Nicaragua, el 14 de julio de 2018. REUTERS / Oswaldo Rivas.

Las tensiones políticas se han disparado desde que comenzaron las protestas contra una reforma de pensiones ahora rescindida el 18 de abril y se convirtieron en una oposición general a Ortega y su gobierno, con al menos 270 muertos en enfrentamientos.

"Estaban disparando a matar", dijo un joven manifestante a los periodistas en la Catedral de Managua el sábado, donde los estudiantes fueron llevados después de huir de la iglesia parroquial sitiada. "Fue muy duro. Tenían armas de alto calibre y solo teníamos morteros (caseros)".

Los estudiantes universitarios reaccionan durante su llegada a la Catedral Metropolitana después de ser liberados después de quedar atrapados durante la noche en la Iglesia Católica Divina de la Misericordia, donde se refugiaron mientras hombres armados progubernamentales les disparaban en la Universidad Autónoma Nacional de Nicaragua, UNAN. Julio 14 de 2018. REUTERS/Oswaldo Rivas.
Los estudiantes universitarios reaccionan durante su llegada a la Catedral Metropolitana después de ser liberados después de quedar atrapados durante la noche en la Iglesia Católica Divina de la Misericordia, donde se refugiaron mientras hombres armados progubernamentales les disparaban en la Universidad Autónoma Nacional de Nicaragua, UNAN. Julio 14 de 2018. REUTERS/Oswaldo Rivas.

"Las balas silbaban sobre nuestras cabezas ... Incluso intentaron quemar la iglesia con personas adentro", dijo a la AFP un estudiante que usó el nombre de guerra El Negro.

En Managua, cientos de manifestantes salieron a las calles exigiendo justicia y elecciones anticipadas.

"Ortega nos quiere arrodillados. Pero no se ha dado cuenta de que esto ya ha ido mucho más allá de cualquier cantidad de miedo que podamos tener", dijo la activista Azahalea Solís.

Los últimos eventos siguieron a una huelga general el viernes y una procesión pacífica por miles el jueves.

El cardenal católico Leopoldo Brenes habla durante una conferencia de prensa en la Catedral Metropolitana en Managua, Nicaragua el 14 de julio de 2018. REUTERS / Oswaldo Rivas.
El cardenal católico Leopoldo Brenes habla durante una conferencia de prensa en la Catedral Metropolitana en Managua, Nicaragua el 14 de julio de 2018. REUTERS / Oswaldo Rivas.

"Nos dicen que tenemos dos muertos y varios heridos", dijo el cardenal Leopoldo Brenes al llegar a la parroquia sitiada con el enviado del Vaticano, Stanislaw Waldemar Sommertag.

"Esto nos duele mucho", agregó.

Los acontecimientos provocaron una condena generalizada y llamaron a poner fin a la violencia, incluso del nuevo gobierno socialista en España, el secretario general de la Organización de Estados Americanos, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y funcionarios de los EE. UU. Y Brasil. y Chile.

De José Miguel Vivanco, director ejecutivo para Las Américas de Human Rights Watch.

También se pronunciaron la embajadora de EE.UU. en Nicaragua, Laura Dogu, y el jefe de USAID, Mark Green.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Madrid pidió una investigación sobre todas las muertes desde el 18 de abril.

La canciller y primera vicepresidenta de Costa Rica, Epsy Campbell, condenó "el uso de la fuerza letal contra estudiantes y civiles en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN)".

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, expresó sus deseos de paz para Nicaragua.

- 'Ellos quieren matar' -

Después de una noche de disparos y miedo en el complejo de la iglesia, los líderes religiosos mediaron la liberación de docenas de estudiantes.

Agitando banderas nicaragüenses y con los puños en alto, los estudiantes liberados pasaron junto a cientos de simpatizantes que gritaban en la carretera mientras los conductores tocaban bocinas.

"¡Larga vida a los estudiantes!" ellos gritaron.

Los líderes de la iglesia informaron que unas 20 personas resultaron heridas.

Más tarde, la Conferencia Episcopal de Nicaragua emitió una declaración en la que acusaba al gobierno de ser poco sincero en su deseo declarado de mantener el diálogo como medio para lograr una resolución.

Los estudiantes habían estado acampados en la parroquia desde el viernes y fueron atacados a última hora de la noche después de un asalto a la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua al lado, un bastión de resistencia.

Los estudiantes se han refugiado en la universidad desde que comenzaron las protestas, y un médico informó de varias lesiones después de que las fuerzas progubernamentales abrieron fuego.

También el sábado, un líder de la oposición acusó a las fuerzas gubernamentales de atacar a los civiles que protestaban en el municipio rural central de San Pedro de Lovago después de que intentaron bloquear una carretera.

- Hablando de paz -

Las fuerzas nicaragüenses atacaron el viernes un barrio en el bastión opositor de Masaya, matando a dos, mientras Ortega pedía la paz.

Él y sus partidarios comenzaron una procesión desde la capital hasta la fortaleza de la oposición, a 30 kilómetros (19 millas) al sur. Uno de los muertos el viernes fue un policía, dijo un representante del grupo de derechos locales a la AFP.

La policía nicaragüense fuertemente armada toma posiciones antes de la llegada del presidente Daniel Ortega, en Masaya, Nicaragua, el viernes 13 de julio de 2018.
La policía nicaragüense fuertemente armada toma posiciones antes de la llegada del presidente Daniel Ortega, en Masaya, Nicaragua, el viernes 13 de julio de 2018.

La manifestación celebró el "retiro" de junio de 1979 en el que miles de guerrilleros se retiraron de Managua a Masaya para reagruparse, antes de obtener la victoria en julio cuando el dictador Anastasio Somoza huyó de Nicaragua.

Pero donde estuvo una vez acosado con aliados en Masaya luchando contra una dictadura, el jefe de estado de 72 años es ahora el despreciado en el bastión de los rebeldes.

En Masaya, Ortega acusó a la oposición de actuar "con veneno y odio" y apeló por un retorno al "camino de la paz".

La oposición exige elecciones anticipadas o la renuncia de Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, acusándolos de corrupción y despotismo.

Con información de AFP

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG