Enlaces para accesibilidad

Científicos: Calentamiento global continuó en 2017


Un hombre corre por el desierto al amanecer en Phoenix, Arizona. Junio 16, de 2017.

WASHINGTON -El año pasado, la Tierra no fue tan calurosa como en el 2016, cuando rompió récord, pero ocupó el segundo o tercer lugar, dependiendo de quién hacía las cuentas.

De cualquier manera, los científicos dicen que mostró una clara señal del calentamiento global provocado por el hombre porque fue el año más caluroso que han visto sin que El Niño haya incrementado las temperaturas de forma natural.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA por sus siglas en inglés), y la oficina meteorológica del Reino Unido anunciaron el jueves que 2017 fue el tercer año más cálido jamás registrado. Al mismo tiempo, la NASA y los investigadores de una organización sin fines de lucro en Berkeley, California, lo llamaron el segundo.

Las agencias difieren ligeramente debido a cuánto cuentan del sobrecalentamiento del Ártico, donde hay lagunas en los datos.

La temperatura promedio mundial en 2017 fue de 14,7 grados Celsius (58,51 grados Fahrenheit), que es de 0,84 grados Celsius (1,51 grados Fahrenheit) por encima del promedio del siglo XX y justo detrás de 2016 y 2015, dijo la NOAA. Las cifras de otras agencias fueron similares, pero no del todo iguales.

Anteriormente, los pronosticadores europeos llamaron a 2017 el segundo año más cálido, mientras que la Agencia Meteorológica japonesa lo calificó como el tercero más popular. Otros dos grupos científicos que usan mediciones satelitales, no terrestres, difirieron sobre 2017, llamándolo el segundo o el tercero más caluroso. Con cuatro equipos que lo consideran el segundo año más cálido y cuatro equipos que lo consideran tercero, la Organización Meteorológica Mundial de las Naciones Unidas calificó 2017 como un empate en el segundo lugar con 2015.

"Este es el cambio climático causado por el hombre en acción", dijo el químico ganador del Premio Nobel Mario Molina de la Universidad de California en San Diego, quien no formó parte de ninguno de los equipos de medición. "El clima no es el tiempo, [que] puede subir y bajar de un año a otro. Lo que cuenta es el cambio a más largo plazo, que claramente está subiendo".

Qué año es primero, segundo o tercero realmente no importa mucho, dijo el científico del clima de la Universidad de Princeton Gabriel Vecchi. Lo que realmente importa es la clara tendencia al calentamiento, señaló.

Los cinco años más calurosos de NOAA han sido desde 2010 en adelante.

Durante un año de El Niño, cuando un calentamiento del Pacífico central cambia el clima en todo el mundo, la temperatura anual del planeta puede aumentar, naturalmente, en una décima o dos grados, dijeron los científicos. Hubo un fuerte El Niño durante 2015 y 2016.

Pero 2017 terminó con un La Niña, la prima de El Niño que baja las temperaturas. Si no hubiera habido calentamiento causado por el hombre, el 2017 habría sido promedio o ligeramente más frío de lo normal, dijo el científico del Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas, Ben Sanderson.

Por otro lado, la NASA calculó que si las contribuciones de El Niño y La Niña a la temperatura se eliminaran de los datos mundiales a través de los años, 2017 sería el año más caluroso registrado, dijo el científico jefe del clima de la NASA, Gavin Schmidt.

Salinas y represas se aprecian en terrenos de cultivo afectados por la sequía en el Sur de Australia. Noviembre 12 de 2015.
Salinas y represas se aprecian en terrenos de cultivo afectados por la sequía en el Sur de Australia. Noviembre 12 de 2015.

La contaminación por carbono es como poner a la Tierra en una escalera de aumento de las temperaturas, con variaciones naturales como El Niño o el efecto de enfriamiento de los volcanes que hacen subir o bajar uno o dos escalones en esa escalera mecánica, dijeron los científicos. No todos los años serán más cálidos que el anterior debido a las variaciones naturales, pero la tendencia a lo largo de los años será el aumento de las temperaturas, dijeron.

El calentamiento observado se ha pronosticado con unas pocas décimas de grado de diferencia en simulaciones por computadora que se remontan a los años 70 y 80, dijeron varios científicos.

Han pasado 33 años desde el último mes que el globo estaba más frío de lo normal, de acuerdo con NOAA.

El científico del clima de la Universidad del Norte de Illinois, Victor Gensini, nunca ha vivido un mes o año que no haya estado más caliente de lo normal.

"Miro fotos de mis padres de los grandes inviernos de finales de los 70 y me pregunto si alguna vez experimentaré algo así en mi vida", dijo Gebsini, quien tiene 31 años.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG