Enlaces para accesibilidad

CIDH cuestiona filtración de mensajes sobre Ayotzinapa


Las comunicaciones ocurrieron la noche de la desaparición y fueron obtenidas mediante la intervención telefónica por parte de las autoridades estadounidenses que investigaban a la organización criminal denominada Guerreros Unidos.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos cuestionó el martes la filtración parcial a la prensa de algunas comunicaciones que podrían arrojar datos sobre la desaparición de 43 estudiantes mexicanos.

“Me parece gravísima esa situación”, dijo Edison Lanza, relator para la libertad de expresión de la Comisión, durante una audiencia celebrada en Santo Domingo para evaluar los avances en la investigación sobre la desaparición en 2014 de los estudiantes normalistas de Ayotzinapa.

Un diario de la capital mexicana publicó el mes pasado extractos de mensajes de texto entre líderes de una organización criminal detenidos en Chicago, Estados Unidos, y grupos armados que de forma presunta participaron en el secuestro de los estudiantes.

Santiago Aguirre, abogado que representa a los padres de los estudiantes, aseguró que pidieron a las autoridades mexicanas que solicitaran a Estados Unidos dichas comunicaciones a fin de que sirvieran a la investigación.

Mientras los padres de los desaparecidos y sus representantes no han tenido acceso a todo ese material, “los mensajes se filtraron la prensa”, insistió Aguirre.

Además denunció que mientras Estados Unidos usó las intervenciones para obtener información de los delincuentes, las autoridades mexicanos usaron el mismo método para intervenir teléfonos de los activistas de derechos humanos y denostar su trabajo.

“El gobierno no hace nada, puras mentiras y burlas”, lamentó Joaquina García, madre de uno de los desaparecidos, al recordar que han pasado 43 meses desde la desaparición de los jóvenes sin que haya una solución.

El comisionado Lanza pidió a los representantes del gobierno una investigación sobre la filtración a la prensa de las comunicaciones, así como de la intervención telefónica a los activistas que representan a los padres de los estudiantes desaparecidos.

Alfredo Higuera, fiscal encargado del caso, aseguró que los investigadores “somos los más molestos” con la filtración de los mensajes de texto ya que ello complica la relación con las autoridades que puedan tener más datos. “Nos interesa muy bien aclarar ese aspecto”, insistió.

AP

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG