Enlaces para accesibilidad

Caos en aeropuerto de Londres genera dudas sobre control de drones


Un helicóptero policial sobrevuela el aeropuerto Gatwick de Londres tras una emergencia generada por drones. Gatwick, Inglaterra, 20-12-18.

Muchos se preguntan por qué es tan difícil para las autoridades detener a los drones.

El miércoles, aviones no tripulados sobrevolaron la pista del congestionado aeropuerto Gatwick de Londres, obligando a su cierre temporal.

Gran Bretaña y EE.UU. prohíben a los drones volar demasiado alto o demasiado cerca de los aeropuertos y otras aeronaves. En Gran Bretaña, es un delito punible con hasta cinco años de prisión.

Aún así, hay poco que pueda hacerse para impedir que un operador de aviones no tripulados empeñado en interrumpir el tráfico aéreo logre su cometido, que según funcionarios británicos, fue el caso con el incidente del aeropuerto londinense.

El número de incidentes entre drones y aviones ha aumentado dramáticamente en los últimos años a medida que la popularidad de los drones se ha disparado. Los modelos básicos para amateurs se venden por menos de $ 100. Los más grandes y sofisticados pueden costar cientos de dólares más.

Gran Bretaña registró 120 informes de encuentros cercanos entre drones y aviones en 2018, comparado a 93 del año pasado. En 2014, hubo seis, según la Junta de Airprox del Reino Unido, que cataloga incidentes de seguridad aérea.

En Estados Unidos, hubo cerca de 2.300 avistamientos de aviones no tripulados en los aeropuertos en el año que terminó el 30 de junio, según los registros de la Administración Federal de la Aviación.

Las pistas han sido cerradas temporalmente, pero un portavoz de la FAA dijo que no tiene conocimiento de que drones hayan obligado al cierre de un aeropuerto en EE. UU.

Un dron golpeó un pequeño avión chárter en Canadá en 2017; el avión aterrizó a salvo. En otro incidente ese mismo año, un dron golpeó un helicóptero del Ejército de EE. UU., en Nueva York, pero solo causó daños menores.

"Esto ha pasado de ser lo que hace unos años llamamos una amenaza emergente a una amenaza más activa", dijo Patrick Smith, piloto de una aerolínea y autor de askthepilot.com. "El hardware se está volviendo más grande y más pesado y potencialmente más letal, por lo que necesitamos una forma de controlar cómo se utilizan estos dispositivos y bajo qué reglas".

Incluso los drones pequeños pueden causar graves consecuencias al dañar el rotor de un helicóptero o ser absorbidos por un motor a reacción. Un drone también podría estrellarse contra un parabrisas, incapacitando al piloto, aunque eso se considera principalmente un riesgo para los aviones pequeños.

"En un avión de pasajeros, debido al grosor del cristal, creo que es bastante improbable, a menos que sea un dron muy grande", dijo John Cox, ex piloto de línea aérea y ahora asesor de seguridad.

Según un estudio publicado por la FAA, los drones que chocan con los aviones podrían causar más daño que las aves del mismo tamaño debido a sus sólidos motores, baterías y otras partes.

Las autoridades podrían capturar aviones no tripulados con "cañones de red" anti-aviones no tripulados que disparan redes ligeras, pero dicho equipo puede ser costoso y tener un alcance limitado, y no se usa ampliamente.

En cuanto a derribar uno con un rifle, la bala podría golpear a alguien, dicen los expertos. También existe el riesgo de daños o lesiones por la caída de un avión no tripulado.

Los sistemas de interferencia podrían interrumpir las señales entre el drone y el operador, pero eso podría interferir con los muchos sistemas de comunicación vitales en uso en un aeropuerto, dijo Marc Wagner, CEO de Drone Detection Sys con sede en Suiza.

Las leyes locales también podrían impedir el uso de tales contramedidas electrónicas. Wagner dijo que está bien en Suiza usar sistemas de interferencia, mientras que Gran Bretaña y EE. UU. lo prohíben.

La policía holandesa experimentó con el uso de águilas para atacar a los drones y sacarlos del cielo en aeropuertos o grandes eventos, pero terminó el programa el año pasado, según se informa porque las aves no siempre cumplían las órdenes.

"El único método es encontrar al piloto y que alguien lo detenga", dijo Wagner.

Eso se puede hacer con los analizadores de espectro de frecuencia que pueden triangular la posición del operador del avión no tripulado, pero "la tecnología es nueva y no se usa comúnmente", dijo Wagner, cuya compañía vende ese tipo de equipo y otra tecnología incluyendo radares y cámaras

La DJI Ltd. de China, el mayor fabricante mundial de drones comerciales, y otros fabricantes utilizan "geofencing" basado en GPS para evitar que los drones vuelen sobre los aeropuertos y otras ubicaciones sensibles, aunque la función es fácil de manejar.

Las autoridades británicas planean endurecer las regulaciones al exigir que los usuarios de aviones no tripulados se inscriban en un registro, lo que podría facilitar la identificación del piloto. La ley de EE. UU. exige que los usuarios registren sus drones y se certifiquen como pilotos.

Sin embargo, Wagner advirtió que "si alguien quiere hacer algo realmente malo, nunca se inscribirá".

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG