Enlaces para accesibilidad

EE.UU. demanda a Takata y Fiat-Chrysler

  • Voz de América - Redacción

Las bolsas, en lugar de proteger a los automovilistas y pasajeros, tendían a romperse durante los accidentes, lo cual provocó la muerte de al menos 11 personas.

Tres ejecutivos de Takata imputados por encubrimiento de las condiciones de las bolsas de aire que vendían.

Tres exejecutivos de la firma japonesa Takata, fabricante de bolsas de aire para vehículo, fueron imputados luego de una investigación del Departamento de Justicia.

Shinichi Tanaka, Hideo Nakajima and Tsuneo Chikaraishi han sido acusados de encubrir las condiciones defectuosas de las bolsas de aire que vendieron a un gran número de empresas automovilísticas y que fueron instaladas en decenas de millones de automóviles.

Las bolsas, en lugar de proteger a los automovilistas y pasajeros, tendían a romperse durante los accidentes, lo cual provocó la muerte de al menos 11 personas y obligó al mayor llamado a reparación de automóviles de la historia.

De acuerdo a las informaciones, se prevé que Takata se declare culpable de conducta criminal.

También Fiat-Chrysler

Mientras tanto, la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos acusó el jueves a Fiat-Chrysler de no revelar que algunas de sus camionetas con motores diésel tenían un software que les permitía emitir más contaminación de lo permitido por la ley.

La "notificación de violación" a la empresa se extiende a unos 104.000 vehículos, incluidas camionetas Jeep Grand Cherokee y tipo pickup Ram del 2014 al 2016, todas con motores diésel de tres litros. La Junta de Recursos Ambientales de California tomó una medida parecida.

"El no revelar que tienen un software que afecta las emisiones en el motor de un vehículo es una violación grave a la ley, que puede resultar en polución dañina en el aire que respiramos", dijo Cynthia Giles, subadministradora de la EPA para asuntos de aplicación de leyes y cumplimiento de regulaciones.

El director general de Fiat Chrysler, Sergio Marchionne, negó que la empresa haya obrado mal y dijo que la EPA estaba exagerando el asunto.

"A nuestro parecer, no hemos hecho nada que sea ilegal", dijo el jueves durante una conferencia telefónica. "Defenderemos nuestro actuar en el lugar apropiado".

Marchionne agregó que los abogados de la empresa le dijeron que el Departamento de Justicia está investigando a la compañía en coordinación con la EPA, lo que incrementa la probabilidad de que se esté llevando a cabo una investigación penal. Añadió que la empresa paró la producción de camionetas Grand Cherokee y Ram con motores diésel en septiembre, pero seguirá vendiendo modelos fabricados antes de esa fecha que estén en los lotes de concesionarios.

La empresa dijo que planea presentar argumentos en su defensa ante el gobierno entrante de Donald Trump.

"Trabajaremos con el nuevo liderazgo para resolver este asunto", dijo Marchionne.

XS
SM
MD
LG