Enlaces para accesibilidad

Congresistas piden a Trump despedir a Steve Bannon y dos más

  • Voz de América - Redacción

From left, Vice President Mike Pence, chief White House strategist Steve Bannon and presidential counselor Kellyanne Conway sit together in the audience during a joint news conference held by President Donald Trump and German Chancellor Angela Merkel in t

Los líderes de cuatro grupos de legisladores de minorías en la Cámara de Representantes escribieron una carta el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidiendo la destitución de los asesores de la Casa Blanca Steve Bannon, Stephen Miller y Sebastian Gorka.

Los líderes de los caucus de legisladores negros, hispanos, asiáticos y progresistas aseguran que la presencia de los tres señalados en la misiva da aliento al movimiento supremacista blanco en Estados Unidos que ha resurgido tras una violenta marcha racista en Charlottesville, Virginia.

“Los estadounidenses se merecen saber que los nacionalistas blancos, supremacistas blancos y neonazis no están en una posición de influencia en la política estadounidense”, indicó la misiva con fecha del lunes.

“En este momento tumultuoso en nuestro país, los estadounidenses merecen un líder que nos reúna y denuncie a aquellos que quieren separarnos”.

En el caso de Bannon, los legisladores no son los únicos que piden su despido. Quien fuera por breve tiempo director de Comunicaciones de la Casa Blanca, Anthony Scaramucci dijo el lunes al "Late Show" con Stephen Colbert de la cadena CBS que si él decidiera, Bannon ya habría salido del gobierno.

Reportes de prensa indican también que funcionarios y ex funcionarios de la Casa Blanca acusan a Bannon, autodenominado fundador del movimiento "alt-right" o derecha alternativa, de ser uno de los que filtran información a la prensa y por eso estaría en la mira del presidente.

Trump regresó el lunes por la noche al rascacielos de Nueva York que lleva su nombre, mientras el descontento por su reacción a la violencia en Charlottesville durante el fin de semana daba pocos visos de amainar.

Varios manifestantes que esperaban en la Quinta Avenida de Manhattan intentaron aguar su regreso con carteles que llevaban mensajes como “Detengan el odio, detengan las mentiras”, y coreando “Vergüenza, vergüenza” y “¡No es mi presidente!”.

Tras dos días de ambigüedad pública y de debate interno en la Casa Blanca, el presidente condenó el lunes de forma explícita a los grupos supremacistas blancos, declarando que “el racismo es malo”.

Los grupos son “repugnantes para todo lo que apreciamos como estadounidenses”, dijo Trump en referencia al Ku Klux Klan, neonazis y supremacistas blancos que participan en actos violentos como “criminales y matones”.

Envalentonados y proclamando victoria tras un fin de semana sangriento en Virginia, algunos nacionalistas blancos planean realizar más manifestaciones para promover su agenda.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG