Enlaces para accesibilidad

Temen explosión de cadáveres de ballenas en Nueva Zelanda

  • Voz de América - Redacción

Los científicos creen que las corrientes marinas llevan a confusión y desorientan a los cetáceos al alterar sus sistemas sensoriales.

Las autoridades neozelandesas expresaron su temor de que los cadáveres de unas 300 ballenas piloto que quedaron varadas en la Isla Sur del país exploten debido a los gases que tienen los cetáceos en su interior.

Un grupo de personas trabajan en la bahía Golden, donde llegaron el pasado jueves parte de los animales, haciendo agujeros en los restos sin vida de los mamíferos marinos que sirvan como válvula de escape y evite la explosión de las vísceras, señaló el portavoz del Ministerio de Conservación de Nueva Zelanda, Andrew Lamason

Voluntaria lleva una ballena a un arroyo cercano para descansar mientras se decide cómo se intentarán liberar en masa en Strand Bay en el extremo norte de Nueva Zelanda.
Voluntaria lleva una ballena a un arroyo cercano para descansar mientras se decide cómo se intentarán liberar en masa en Strand Bay en el extremo norte de Nueva Zelanda.

Los cadáveres "se hinchan, hay un montón de bacterias en sus estómagos, y el intestino realmente sale disparado desde el animal", comentó Lamason en declaraciones a Radio New Zealand.

Hasta cerca de 700 ballenas piloto, que pueden medir hasta 6 metros de longitud y pesar más de tres toneladas, han quedado varadas en la región.

Esta se considera una de las mayores concentraciones registradas en Nueva Zelanda, de las que cerca de 400 ballenas han sido devueltas al mar y unos tres centenares han muerto.

Voluntarios frotan agua en una ballena piloto que se encalló en Farewell Spit en la punta de la isla sur de Nueva Zelanda.
Voluntarios frotan agua en una ballena piloto que se encalló en Farewell Spit en la punta de la isla sur de Nueva Zelanda.

Desde que se detectó al primer grupo de ballenas varadas, cientos de personas se acercaron a la zona arenosa conocida como Farewell Spit, en el noreste de la Isla Sur, para intentar reflotar a los animales a pesar de las bajas temperaturas y la presencia de tiburones y rayas que merodeaban los restos.

Ayer, los voluntarios y trabajadores lograron salvar a unas 200 ballenas piloto que forman parte de otro grupo que se quedó varado en la zona el sábado por la noche.

Se desconoce las razones por las cuales estas ballenas se han quedado varadas, aunque la bahía de Golden, que tiene aguas poco profundas, es conocida por este tipo de incidentes.

En febrero de 2015 se organizó un operativo para intentar salvar a 200 ballenas piloto que se quedaron atrapadas en la misma zona de Farewell Spit, pero este no impidió que la mayoría pereciera en el lugar.

Su opinión

Muestre comentarios

XS
SM
MD
LG