Enlaces para accesibilidad

Nueva explosión de paquete bomba en Austin, Texas.


Horas después de la última explosión, la policía envió un escuadrón de explosivos a una instalación de FedEx fuera del aeropuerto de Austin para verificar un paquete sospechoso que se informó poco antes del amanecer.

AUSTIN, Texas (AP) - Las autoridades de Austin dicen que el personal de emergencia está respondiendo a otra explosión reportada, esta vez en una tienda de Goodwill en la parte sur de Austin..

Las autoridades del condado informaron que al menos una persona resultó herida, pero explicaron que se desconocen detalles sobre la gravedad de esas lesiones y la explosión.

Investigadores que buscaban un posible atacante en serie con explosivos en la capital de Texas dirigieron su atención el martes a un centro de envíos de FedEx cerca de San Antonio donde un paquete estalló en una cinta transportadora en medio de la noche y causó heridas leves a un trabajador.

Aunque la última explosión no causó daños graves, se sumó al creciente temor de más explosiones, como las cuatro anteriores que ya dejaron dos personas muertas e hirieron gravemente a otras cuatro.

Leer: Policía de Texas reporta nueva explosión en Texas dejando al menos un herido

Las agencias federales y el Departamento de Policía de Austin publicaron una declaración diciendo que el paquete contenía un explosivo que fue interceptado exitosamente por las autoridades. Agregaron que tanto el paquete interceptado como el que explotó se cree están vinculados a los previos ataques con bomba de Austin.

Mientras tanto, las autoridades también cerraron una tienda FedEx del área de Austin donde creen que la bomba que explotó fue enviada al centro de distribución. Rodearon una gran área alrededor del centro comercial en el enclave de Sunset Valley y estaban recolectando evidencia, incluyendo imágenes de cámaras de vigilancia.

La quinta y última explosión ocurrió alrededor de la 1 a.m. en una instalación de FedEx en Schertz, que está justo al noreste de San Antonio y a unas 60 millas (95 kilómetros) al suroeste de Austin.

"Sería una tontería que no admitamos que sospechamos que está relacionado" con los otros cuatro atentados de Austin desde el 2 de marzo, dijo la agente del FBI Michelle Lee. No tenía detalles sobre el tamaño o el peso, ni una descripción del paquete.

Una trabajadora que dijo sentía un zumbido en los oídos fue tratada en el lugar.

El legislador Michael McCaul, un republicano de Austin que preside el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, dijo que los investigadores obtuvieron videos de vigilancia que "posiblemente podrían" mostrar a un sospechoso, pero aún están analizando el video.

"Espero que su mayor error fue pasar por FedEx", dijo McCaul, quien habló con los investigadores federales y el jefe de la policía de Austin, Brian Manley, sobre el atacante en una entrevista telefónica.

Agregó que la persona responsable de los atentados había sido "muy sofisticada al pasar por las cámaras de vigilancia".

"Tienen un par de videos que posiblemente podrían ser la persona pero no están seguros en este punto", dijo McCaul.

Antes de que explotara, el paquete había sido enviado desde Austin y estaba dirigido a un hogar en Austin, Texas, dijo el Fiscal General Ken Paxton.

En un comunicado, funcionarios de FedEx dijeron que la misma persona responsable de enviar el paquete también envió un segundo paquete que ha sido asegurado y entregado a la policía. Una portavoz de la compañía se negó a decir si ese segundo paquete podría haber estado relacionado con el reportado en el centro de distribución cerca del aeropuerto.

La explosión de Schertz se produjo menos de dos días después de que un ataque con bomba hirió a dos hombres el domingo por la noche en un tranquilo vecindario de Austin a unos 3 millas (5 kilómetros) de la tienda FedEx.

Ese ataque fue provocado por un cable trampa casi invisible, lo que sugiere un "mayor nivel de sofisticación" de lo que los agentes vieron en tres paquetes de bombas que previamente se dejaron en puertas de viviendas, según Fred Milanowski, el agente a cargo de la división de Houston de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de fuego y explosivos

Un criminólogo de la Universidad de Alabama dijo que si un perpetrador está detrás de las explosiones, cambiar los medios de entrega aumenta las probabilidades de que los atacantes sean atrapados.

"Creo que sugeriría que el atacante está tratando de mantenerse impredecible", dijo Adam Lankford. "Pero también aumenta la probabilidad de que cometa un error".

Las autoridades no han identificado a los dos hombres que resultaron heridos el domingo, y solo dijeron que tienen 20 y más años. Pero William Grote le dijo a The Associated Press que su nieto era uno de ellos y que tenía lo que parecían clavos incrustados en sus rodillas.

En la noche del cuarto bombardeo, una de las víctimas estaba montando una bicicleta en la calle y la otra estaba en una acera cuando golpearon el cable.

"Estaba tan oscuro que no podían verlo, y se tropezaron", dijo Grote.

En Washington, el presidente Donald Trump dijo que el agresor detrás del bombardeo está "muy enfermo".

Durante una reunión de la Oficina Oval el martes con el Príncipe Heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, el presidente dijo: "Obviamente esta es una persona o individuos muy enfermos", y las autoridades están "trabajando para llegar al fondo".

A pesar de las tácticas de bombardeo que ahora han cambiado, los investigadores han repetido advertencias previas sobre no tocar paquetes inesperados e instaron a la gente a desconfiar de cualquier objeto perdido que quede en público. La policía de Austin dice que ahora han respondido a más de 1,200 informes de paquetes sospechosos en poco más de una semana, sin encontrar nada peligroso.

Los oficiales originalmente señalaron posibles crímenes de odio, pero las víctimas ahora han sido negras, hispanas y blancas y de diferentes partes de la ciudad.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG