Enlaces para accesibilidad

Merkel prefiere nuevas elecciones a liderar gobierno de minoría


La canciller alemana Angela Merkel de la Unión Democrática Cristiana (CDU), habla con la prensa luego del colapso de conversaciones para formar una nueva coalición de gobierno. Noviembre 20, 2017.

BERLÍN - La canciller Angela Merkel dijo que preferiría una nueva elección para gobernar con una minoría luego de que las conversaciones sobre la formación de una coalición tripartita fallaran de la noche a la mañana, pero el presidente de Alemania dijo a los partidos que deben a los votantes hacer el esfuerzo de formar un gobierno.

El principal obstáculo para un acuerdo tripartito fue la inmigración, dijo Merkel, quien se vio obligada a entablar negociaciones tras perder apoyo en las elecciones del 24 de septiembre frente a la extrema derecha en una reacción contra su decisión de 2015 de permitir el ingreso de más de 1 millón de inmigrantes.

El fracaso de las conversaciones de coalición exploratorias que involucran a su bloque conservador, los liberales pro-negocios del partido Demócratas Libres (FDP) y el ambientalista Greens plantea la posibilidad de una nueva elección y arroja dudas sobre su futuro después de 12 años en el poder.

Merkel, de 63 años, dijo que era escéptica acerca de gobernar en un gobierno minoritario, diciendo a ARD televisión: "Mi opinión es que nuevas elecciones serían el mejor camino".

Merkel instó al SPD a reconsiderar. "Espero que consideren muy intensamente si deben asumir la responsabilidad" de gobernar, le dijo a la emisora ZDF, añadiendo que no veía motivos para renunciar y que su bloque conservador entraría en nuevas elecciones más unidos que antes.

"Si ocurrieran nuevas elecciones, entonces ... tenemos que aceptar eso. No le tengo miedo a nada", dijo.

Un poster del partido nacionalista "Alternativa para Alemania" (AfG), que dice "Burka? Preferimos bikinis", cuelga de un poste frente al Parlamento alemán en Berlín. Sept. 24, 2017.
Un poster del partido nacionalista "Alternativa para Alemania" (AfG), que dice "Burka? Preferimos bikinis", cuelga de un poste frente al Parlamento alemán en Berlín. Sept. 24, 2017.

Los líderes empresariales también pidieron un rápido retorno a las conversaciones. Con el liderazgo alemán visto como crucial para una Unión Europea que lidia con la reforma de gobernabilidad y la inminente salida de Gran Bretaña, el anuncio del líder del FDP Christian Lindner de que se estaba retirando, asustó a los inversionistas y envió al euro a la baja en la mañana.

Tanto el euro como las acciones europeas se recuperaron de las ventas anticipadas, mientras que los rendimientos de los bonos alemanes se estabilizaron cerca de mínimos de la última una semana y media, a medida que la confianza en la economía de la zona euro ayudó a los inversores a despejar preocupaciones sobre el riesgo de que Alemania vuelva. pronto a las urnas.

Anteriormente, Merkel obtuvo el fuerte respaldo del liderazgo de su CDU (su bloque conservador Unión Democrática Cristiana). Josef Joffe, editor del semanario alemán Die Zeit, dijo que ella podía contar con el apoyo de CDU por ahora, pero agregó: "No apostaría a que cumplirá su período completo de cuatro años".

Los principales partidos temen que otra elección tan pronto permita que el partido de extrema derecha y antiinmigrante Alternativa por Alemania (AfD) agregue el 13 por ciento de los votos que obtuvo en septiembre, cuando ingresó al parlamento por primera vez. Las encuestas sugieren que una elección repetida resultaría en un parlamento igualmente fragmentado.

Una encuesta publicada el lunes mostró que una nueva elección traería más o menos el mismo resultado que las elecciones de septiembre, con los Verdes listos para ver las mayores ganancias.

Si los alemanes votaran el próximo domingo, los conservadores obtendrían el 31 por ciento, el SPD el 21 por ciento, los Verdes y el AfD el 12 por ciento, el FDP el 10 por ciento y el partido de izquierda el 9 por ciento, según la encuesta de Forsa para televisión RTL.

Esto se compara con el resultado de la elección de 32,9 por ciento para los conservadores, 20,5 por ciento para el SPD, 12,6 por ciento para AfD, 10,7 por ciento para FDP, 9,2 por ciento para el partido de izquierda y 8,9 por ciento para los Verdes.

El fracaso de las conversaciones de coalición no tiene precedentes en la historia de posguerra de Alemania, y la revista de noticias Der Spiegel lo comparó con la elección del presidente estadounidense Donald Trump o el referéndum británico para abandonar la UE, momentos en que los países dejaron de lado las reputaciones de estabilidad acumuladas décadas

Presidente alemán Frank'Walter Steinmeier hizo una declaración luego de reunirse con la canciller Angela Merkel tras el colapso de las conversaciones para formar un gobierno de coalición. Berlín, noviembre 20, 2017.
Presidente alemán Frank'Walter Steinmeier hizo una declaración luego de reunirse con la canciller Angela Merkel tras el colapso de las conversaciones para formar un gobierno de coalición. Berlín, noviembre 20, 2017.

Sin embargo, es probable que cualquier resultado en Alemania sea más orientado al consenso. "El problema es el estancamiento y la inmovilidad, no la inestabilidad como en Italia", dijo Joffe.

El fracaso de las conversaciones alemanas fue una sorpresa ya que los principales puntos negativos -la política de inmigración y clima- no se consideraban cuestiones de firma del FDP.

Respondiendo a las críticas de los Verdes, el vicepresidente de FDP, Wolfgang Kubicki, dijo que el vínculo habría sido de corta duración. "Nada sería peor que entablar una relación sobre la cual sabemos que terminará en un divorcio sucio", dijo.

Incluso si el SPD o el FDP revisan sus decisiones, el precio para que cualquiera de las partes cambie de opinión podría ser la partida de Merkel, quien desde 2005 ha sido un símbolo de estabilidad alemana, liderando a Europa a través de la crisis de la zona euro.

La incapacidad de formar un gobierno causó inquietud en otras partes de Europa, sobre todo debido a las implicaciones para las reformas de la zona euro defendidas por el presidente francés Emmanuel Macron.

El impasse político de Alemania también podría complicar y potencialmente retrasar las negociaciones del Brexit: Gran Bretaña tiene poco más de un año para llegar a un acuerdo de divorcio con la UE antes de una salida prevista para el 29 de marzo de 2019.

"No nos conviene que el proceso se congele", dijo Macron a los periodistas en París, y agregó que había hablado con Merkel poco después del fracaso de las conversaciones.

Con información de Reuters

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG