Enlaces para accesibilidad

Reñida elección para el Senado en Alabama


Los aspirantes Doug Jones y Roy Moore pelean este martes un puesto en el Senado estadounidense.

La más disputada y quizá la más decisiva elección del año en el escenario político de Estados Unidos tiene lugar este martes en Alabama, donde los votantes deberán decidir quién debe ocupar el puesto vacante dejado por el ahora secretario de Justicia, Jeff Sessions, en el Senado estadounidense.

Los aspirantes no podrían ser más diferentes: el republicano Roy Moore, de 70 años, un exmagistrado conservador de la Corte Suprema estatal, dos veces destituido de la presidencia de ese cuerpo y ahora señalado por varias mujeres de acosar sexualmente a menores de edad cuando él rondaba los 30 años; y el demócrata Doug Jones, de 63, más conocido por haber sido el fiscal en un caso contra dos miembros del Ku Klux Klan acusados de matar a cuatro niñas negras en una explosión en una iglesia en 1963.

En la elección — seguida a nivel nacional por representar una prueba de lo que está por venir el próximo año— se han invertido no solo unos $41 millones de dólares en publicidad sino también el prestigio e influencia del presidente Donald Trump y su ex asesor, Stephen Bannon, quienes apoyan decididamente a Moore; y los del expresidente Barack Obama y su ex vicepresidente Joe Biden, quienes a última hora grabaron mensajes telefónicos automatizados apelando en favor de Jones.

La elección ha sido tan reñida que tres diferentes encuestas divulgadas el lunes arrojan tres resultados dramáticamente diferentes. Una encuesta automatizada del Emerson College muestra al republicano Moore con nueve puntos de ventaja, otra de Fox News dice que es el demócrata Jones quien tiene una delantera de 10 puntos, mientras la tercera, realizada por Monmouth University registra un empate.

Las enormes diferencias se deben a las diferentes proyecciones de participación en la votación, que según el secretario de Estado de Alabama, John Merrill, podría rondar el 25 por ciento de los votantes habilitados.

Los republicanos buscan mantener la pequeña ventaja de 52-48 en el Senado estadounidense. El estado no ha elegido a ningún demócrata para ese cargo desde 1992. De hecho, el presidente Trump ganó Alabama por 28 puntos en 2016 y sigue gozando allí de una enorme popularidad.

Para Alabama, sin embargo, el resultado no podría ser más decisivo.

Los demócratas y los republicanos moderados ven una oportunidad para rechazar a un político que se ha vuelto el hazme reír de los programas cómicos de la noche en la televisión estadounidense y se ha convertido en tal curiosidad que hasta el presidente chino Xi Jinping, durante una reunión reciente con Trump en Beijing, preguntó a través de un intérprete, “¿Y quién es Roy Moore?”

Muchos otros republicanos, sin embargo, ven en Moore una oportunidad de defender el conservadurismo que distingue al estado, la fe evangélica que se defiende de las injustas críticas liberales, y la oportunidad de elegir un senador antisistema para el gobierno federal, que ha sido impopular entre los ciudadanos de Alabama desde hace varias generaciones.

En la política nacional, las apuestas implican mucho más. Una victoria —un milagro— demócrata daría credibilidad a los esfuerzos por recuperar la mayoría en el Senado en 2018, mientras que un triunfo de Moore debilitaría el liderazgo republicano actual, que descansa en Mitch McConnell, y que es combatido por Bannon y los conservadores extremos.

Las urnas abrieron a las 7:00 de la mañana.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG