Enlaces para accesibilidad

Afganistán espera acuerdo de paz con EE.UU. en su próxima reunión


ARCHIVO - Suhail Shaheen, portavoz de la oficina política de los talibanes en Doha, habla a los medios de comunicación en Moscú, Rusia, el 28 de mayo de 2019.

Los talibanes dicen que esperan alcanzar un acuerdo con Estados Unidos para poner fin a la guerra de 18 años en Afganistán cuando los dos adversarios se reúnan esta semana en Qatar para una ronda crucial de negociaciones de paz.

Las dos partes han trabajado duro durante casi un año y tienen casi redactado un texto en el que "hemos abordado todos los problemas principales", dijo a VOA Suhail Shaheen, quien habla por el equipo de negociación talibán.

Los negociadores talibanes han hecho su parte y ahora depende de la parte estadounidense si se han "decidido", dar el siguiente paso para terminar el proceso de diálogo, afirmó.

"Esperamos llegar a un acuerdo sobre la retirada de las tropas", dijo Shaheen cuando se le preguntó por sus excepciones de la próxima reunión, aunque se negó a decir cuándo exactamente se llevarán a cabo las conversaciones.

ARCHIVO - En esta foto del 8 de febrero de 2019, el representante especial para la Reconciliación de Afganistán, Zalmay Khalilzad, en el Instituto de Paz de los EE.UU., en Washington.
ARCHIVO - En esta foto del 8 de febrero de 2019, el representante especial para la Reconciliación de Afganistán, Zalmay Khalilzad, en el Instituto de Paz de los EE.UU., en Washington.

El jefe negociador de Estados Unidos, Zalamay Khalilzad, quien ha estado en Afganistán durante más de una semana, tuiteó el miércoles que se dirige a Qatar para conversar con los talibanes. "En Doha, si los talibanes hacen su parte, nosotros haremos la nuestra y concluiremos el acuerdo en el que hemos estado trabajando". Khalilzad agregó que durante su estadía en Kabul trabajó con líderes afganos para finalizar un equipo de negociación para las conversaciones intra afganas. Khalilzad dijo que se detendrá en el vecino Pakistán antes de viajar a la capital de Qatar.

El borrador del texto describe un cronograma "mutuamente acordado" para que las tropas estadounidenses abandonen el país a cambio de que los talibanes garanticen que "el suelo afgano, particularmente las áreas bajo nuestro control" no se convierta en una plataforma para el terrorismo transnacional, dijo Shaheen, sin compartir detalles específicos.

Dijo que los garantes internacionales, posiblemente China, Rusia, las Naciones Unidas y los vecinos de Afganistán, incluidos Pakistán e Irán, serán testigos de la firma del acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha indicado que tiene la intención de reducir la intervención militar extranjera más larga de Estados Unidos, que le ha costado a Washington un estimado de casi un billón de dólares y más de 2400 vidas de personal militar estadounidense.

El lunes, el secretario de Estado Mike Pompeo dijo que el presidente Trump le había dado instrucciones de reducir el número de tropas estadounidenses en Afganistán para las elecciones de 2020. “Él (Trump) no ha sido ambiguo: poner fin a las guerras interminables. Retirar. Reducir. No solo seremos nosotros ", señaló Pompeo en algunos de los comentarios más claros sobre los planes del gobierno para poner fin a la guerra.

Una vez que se haya firmado el acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes, se requerirá que los insurgentes entablen negociaciones inmediatas con las partes interesadas afganas.

El principal negociador talibán, Sher Abbas Stanikzai, reconoció a principios de este mes, mientras hablaba con VOA en Doha, que cuestiones como un alto el fuego permanente e integral se abordarán en las conversaciones intra afganas.

"Estamos comprometidos a que cuando se firme el acuerdo final con los estadounidenses para la retirada de sus tropas y se dé el cronograma y los garantes internacionales sean testigos de la firma final, después de eso iremos al diálogo inter afgano", explicó Stanikzai a VOA.

El gobierno del presidente afgano, Ashraf Ghani, ha dicho en repetidas ocasiones que tendría el papel principal en la conducción de las conversaciones entre afganos, lo que llevó a los talibanes a negar rápidamente esas afirmaciones.

Khalilzad, sin embargo, intervino el sábado para poner fin a la confusión al explicar públicamente quién estaría sentado en la mesa de negociaciones cuando comiencen las negociaciones intra afganas.

"Se llevarán a cabo entre los talibanes y un equipo de negociación nacional inclusivo y efectivo compuesto por altos funcionarios del gobierno, representantes clave de los partidos políticos, la sociedad civil y las mujeres", tuiteó el enviado estadounidense nacido en Afganistán.

La declaración de Khalilzad fue otra concesión importante a los talibanes que se han negado sistemáticamente a entablar conversaciones directas con el gobierno de Ghani, calificándolo de "ilegítimo y una marioneta estadounidense".

El enviado de reconciliación estadounidense nacido en Afganistán ha estado en Kabul durante la semana pasada y ha mantenido al menos cuatro reuniones con Ghani y ha hablado con líderes clave de la oposición afgana y con líderes de la sociedad civil en su intento de presionarlos para formar un equipo representativo para el conversaciones muy esperadas con los talibanes para ayudar a poner fin a décadas de derramamiento de sangre en el país.

El papel de Pakistán en la paz afgana

Mientras tanto, el vecino Pakistán está cada vez más en el centro del proceso de paz afgano por organizar el diálogo entre los Estados Unidos y los talibanes y promete intensificar su papel para ayudar a llevar el proceso a la conclusión lógica.

El primer ministro, Imran Khan, visitó Washington a principios de este mes y discutió sobre Afganistán con el presidente Trump. El líder paquistaní prometió reunirse personalmente con los líderes talibanes para persuadirlos de ir a un acuerdo negociado para la guerra a través de conversaciones de afgano a afgano.

El martes, el ministro de Relaciones Exteriores de Pakistán, Shah Mehmood Qureshi, acogió con beneplácito la declaración de Pompeo sobre la retirada militar de Estados Unidos. Mientras hablaba con los periodistas, insistió en que Islamabad está avanzando con "honestidad y buena fe" para avanzar en el proceso de reconciliación afgana, pero rechazó las afirmaciones de que solo Pakistán es responsable de hacerlo.

“Pakistán es un facilitador. Pakistán no es un garante. La responsabilidad no puede estar solo en Pakistán porque es una responsabilidad compartida. No será realista para el mundo esperar que nosotros (Pakistán) tengamos una varita mágica y podamos asegurar los resultados deseados de este proceso de paz ”, enfatizó Qureshi.

Sin embargo, los afganos siguen criticando los esfuerzos de Pakistán, alegando que el país ha protegido a los líderes talibanes y los ha ayudado a mantener las actividades insurgentes en el lado afgano, acusaciones que Islamabad rechaza.

El esfuerzo continuo de Pakistán para cercar su frontera afgana de casi 2600 kilómetros, la denuncia de la continua violencia talibán y la promoción de un proceso de reconciliación tienen como objetivo asegurar la vecindad pacífica, dicen funcionarios en Islamabad.

"Cooperaremos hasta con el diablo para garantizar la paz en Afganistán", insistió un alto funcionario de seguridad paquistaní cuando se le pidió que respondiera a las acusaciones de que Pakistán quiere instalar un gobierno de su elección en Kabul como lo hizo en el pasado mediante el apoyo a ciertas facciones afganas.

"Pakistán había acuñado la frase, y ahora sigue instando a todas las partes a implementar fielmente el principio de" propiedad de los afganos, liderado por los afganos ", a medida que las esperanzas de paz se fortalezcan día a día", observó un alto funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores con conocimiento directo del papel de Pakistán en los esfuerzos de construcción de paz afganos.

"Consciente de su papel clave, Pakistán continuará asumiendo su parte de la responsabilidad compartida", agregó.

Sin embargo,funcionarios pakistaníes advirtieron en entrevistas de fondo que "sus intereses centrales y sus serias preocupaciones no pueden pasarse por alto", ya que tales intentos arrojarían una sombra sobre esta ola de cooperación".

Los funcionarios paquistaníes alegan que la creciente influencia de la rival India en el establecimiento de seguridad afgano está detrás de los recientes ataques terroristas dentro de Pakistán y quieren que el papel de la India se limite a la asistencia de reconstrucción al país devastado por la guerra. Nueva Delhi rara vez comenta sobre las acusaciones de Pakistán, mientras que el gobierno afgano las rechaza por infundadas.

Fuentes en Islamabad dijeron a la VOA, que Alice Wells, la diplomática del Departamento de Estado de Estados Unidos, llegará a Pakistán la próxima semana para revisar los esfuerzos de paz afganos en reuniones con funcionarios pakistaníes.

A Wells, la principal subsecretaria adjunta de Estado de EE.UU. a cargo de los asuntos de Asia meridional y central, se le atribuye el inicio de las conversaciones directas de EE.UU. con los talibanes en julio de 2018. Sin embargo, no hubo confirmación oficial disponible de ninguna de las partes sobre su próxima visita.

No obstante, el posible papel de Irán para actuar como garante en el acuerdo final entre Estados Unidos y los talibanes no está claro a raíz del aumento de las tensiones del país con los Estados Unidos.Fuentes le dijeron a la VOA que Teherán se había negado a asistir a una reunión organizada en Beijing a principios de julio con altos funcionarios chinos, rusos, estadounidenses y pakistaníes para revisar los acontecimientos de paz en Afganistán.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG