Enlaces para accesibilidad

Acariciando a Wally


A los presidentes de EE.UU. John Quincy Adams y Herbert Hoover les gustaban los lagartos y siempre tenían uno cerca para hacerles cariños, dicen. Foto de la usuaria de Flickr Sue Slick bajo licencia de Wikipedia Commons.18-4-14.

No solo perros y gatos brindan apoyo emocional. Muchos no pueden vivir sin un reptil.

Un hombre de Pensilvania dice que su caimán de apoyo emocional lo ayuda a lidiar con la depresión.

Según Philly.com, Joie Henney, de 65 años, dijo que a su animal de apoyo emocional llamado Wally le gusta acurrucarse y dar abrazos, a pesar de ser un caimán de 1,5 metros de largo.

El hombre de York Haven, que no quiso seguir tomando fármacos contra la depresión, reveló que su médico aprobó que usara a Wally como animal de apoyo emocional.

Wally fue rescatado de las afueras de Orlando a los 14 meses de edad. Come alitas de pollo y comparte un estanque de plástico con un caimán de rescate más pequeño llamado Scrappy.

Wally, quien cumple 4 años este año, es un oso de peluche, en palabras de Henney. Al reptil de sangre fría le gusta descansar su hocico en el de su dueño y "le gusta dar abrazos", aseguró.

El cocodrilo nunca ha mordido a nadie y hasta le tiene miedo a los gatos, según Henney.

Henney admite que Wally sigue siendo un animal salvaje peligroso y que probablemente podría arrancarle el brazo, pero asegura que nunca le ha tenido miedo.

El hombre presentó un programa llamado "Joie Henney's Outdoors" en ESPN Outdoors de 1989 a 2000, según el diario York Daily Record.

Henney frecuentemente saca a Wally a lugares como centros para personas mayores y juegos de béisbol de ligas menores.

"Es como un perro", dice Henney. "Quiere ser amado y acariciado".

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG