Enlaces para accesibilidad

Abbas pide Conferencia Internacional de Paz sobre el Medio Oriente


El presidente palestino Mahmoud Abbas habla durante una reunión del Consejo de Seguridad sobre la situación en Palestina, el martes 20 de febrero de 2018 en la sede de las Naciones Unidas.

El presidente palestino, Mahmoud Abbas, exhortó a convocar a una conferencia internacional de paz a mediados de este año para tratar de superar el estancamiento en el proceso de paz en Medio Oriente.

"Confrontados con este punto muerto, no nos hemos dado por vencidos, ni hemos perdido la esperanza", dijo Abbas el martes en la reunión mensual del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el tema israelí-palestino.

El líder palestino expresó su apoyo a una amplia participación regional e internacional en dicha reunión y expuso su visión de lo que llamó un "plan de paz". Es la primera vez que Abbas se dirige al Consejo de 15 naciones desde 2009.

Su plan propone que las partes se abstengan de acciones unilaterales durante las negociaciones, el cese de la actividad de asentamientos de Israel y la suspensión de la decisión de EE.UU. de trasladar su embajada de Tel Aviv a Jerusalén. Por su parte, los palestinos se abstendrían de unirse a organizaciones y tratados internacionales adicionales.

Abbas agregó que una vez que se resuelva la cuestión palestina, 57 países árabes y musulmanes estarían listos para reconocer el estado de Israel.

"Estamos listos para comenzar las negociaciones de inmediato a fin de lograr la libertad y la independencia de nuestro pueblo", dijo Abbas.

El presidente palestino habló ante una cámara del consejo abarrotada en Nueva York y sus declaraciones fueron recibidas con un prolongado aplauso. Tan pronto terminó de hablar, Abbas salió de la sala, sin esperar a las declaraciones de los embajadores israelí y estadounidense, que, respectivamente, siguieron a las suyas.

El enviado de Israel, embajador Danny Dannon, criticó a Abbas por "huir" y dijo que "ya no es parte de la solución", sino parte del problema.

"El señorAbbas entró, puso sus demandas sobre la mesa y se fue, y espera que ustedes le entreguen los resultados", dijo el embajador israelí a los miembros del Consejo. "No va a funcionar de esa manera".

Jerusalén

El presidente Abbas todavía está indignado por la decisión de la administración Trump de diciembre de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y trasladar la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén, y dijo al Consejo el martes que la medida fue "ilegal".

La embajadora de EE.UU. en las Naciones Unidas Nikki Haley habla durante una reunión del Consejo de Seguridad sobre la situación en Palestina, el martes 20 de febrero de 2018 en la sede de las Naciones Unidas.
La embajadora de EE.UU. en las Naciones Unidas Nikki Haley habla durante una reunión del Consejo de Seguridad sobre la situación en Palestina, el martes 20 de febrero de 2018 en la sede de las Naciones Unidas.

"Estados Unidos sabe que los líderes palestinos estaban muy descontentos con la decisión de trasladar nuestra embajada a Jerusalén", dijo la embajadora de EE.UU. Nikki Haley. "No tiene que gustarle esa decisión. No tiene que elogiarla. Ni siquiera tiene que aceptarla. Pero sepa esto: esa decisión no cambiará", enfatizó.

Haley agregó que los palestinos podrían optar por denunciar a Estados Unidos y rechazar su papel como mediador de paz, pero que esto no acercaría más al pueblo palestino a la realización de sus aspiraciones.

"Me siento aquí hoy ofreciendo la mano tendida de los Estados Unidos al pueblo palestino por la causa de la paz", dijo Haley. Sentados detrás de ella estaban el yerno del presidente estadounidense, Donald Trump, Jared Kushner, quien dirige los esfuerzos de paz en Oriente Medio de la Casa Blanca, y el Representante Especial de Trump para las Negociaciones Internacionales, Jason Greenblatt.

Un portavoz de EE.UU. dijo el martes que no había planes para que ninguno de los tres funcionarios se reuniera con Abbas mientras èste se encuentre en Nueva York.

Las tensiones entre los israelíes y los palestinos han aumentado, lo que hace temer que pueda conducir a un nuevo conflicto. La situación humanitaria en la Franja de Gaza también se está volviendo más severa, con cortes de energía de hasta 20 horas por día. Y como advirtió el martes el secretario general de la ONU, António Guterres, el consenso global para una solución de dos estados podría estar erosionándose.

"Los obstáculos en el terreno tienen el potencial de crear una realidad irreversible de un estado", dijo. "Es simplemente imposible cuadrar el círculo de una realidad de un estado con las legítimas aspiraciones nacionales, históricas y democráticas de israelíes y palestinos".

El jefe de la ONU instó a una solución para abordar todos los problemas de estado final, diciendo: "No hay Plan B".

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG