Enlaces para accesibilidad

Órdenes religiosas de EE.UU. piden identificar a sacerdotes abusadores


Los sacerdotes rezan durante una ceremonia en la Basílica de San Pedro en el Vaticano. Foto de archivo.

La organización sombrilla de las órdenes religiosas católicas en EE.UU. sugiere que sus miembros consideren la posibilidad de identificar a los sacerdotes acusados de abuso sexual, lo que podría ser un nuevo capítulo importante en la saga de encubrimiento de la Iglesia Católica, señala The Associated Press.

La invitación a la transparencia por parte de la Conference of Major Superiors of Men, que representa aproximadamente a un tercio de los 37,000 sacerdotes católicos en Estados Unidos, es significativa porque las órdenes religiosas como los franciscanos y los benedictinos han estado bajo el radar durante dos décadas de un escándalo centrado en el abuso por parte de los sacerdotes diocesanos y el encubrimiento de sus obispos.

La conferencia invitará formalmente a sus 120 órdenes a considerar la publicación voluntaria de nombres de hombres con una "acusación establecida", dijo el reverendo Gerard McGlone, quien es responsable de la protección infantil en la conferencia.

"Esto llegará pronto", dijo a AP, confirmando lo que dijo en una mesa redonda en la Universidad de Georgetown esta semana.

La conferencia no puede requerir ni siquiera recomendar formalmente que los institutos religiosos publiquen nombres. Sin embargo, la invitación a hacerlo es significativa, ya que la misión de la organización es ser un recurso de mejores prácticas para sus miembros.

La conferencia representa a más de 16,000 sacerdotes y hermanos de congregaciones religiosas como los salesianos, los jesuitas y los hermanos cristianos, que son conocidos por su trabajo en la gestión de escuelas y la prestación de servicios a los pobres y vulnerables. En todo el mundo, los miembros de órdenes religiosas han sido implicados en gran número en el escándalo de abuso, precisamente porque han tenido mayor acceso a posibles víctimas jóvenes, dijo Terence McKiernan, cofundador de BishopAccountability.org, un recurso en línea de documentación sobre el escándalo.

"Las órdenes tienen un registro miserable, pero la impresión en EE. UU. es que tienen uno mejor. Esa impresión es totalmente errónea", dijo McKiernan, quien ha centrado gran parte de su investigación en órdenes religiosas.

Si bien ha habido algunos casos legales importantes contra congregaciones (los jesuitas en el noroeste de Estados Unidos alcanzaron un acuerdo de $ 166 millones con más de 500 víctimas en 2011), las órdenes religiosas en general "obtuvieron un pase gratis", dijo McKiernan. Las órdenes se dividen en provincias que cruzan las líneas estatales y diocesanas, y pueden caer por las grietas cuando las diócesis están bajo el foco de atención de la policía o los medios de comunicación, dijo McKiernan.

Caso en cuestión: el viernes, se reveló que el fiscal federal del distrito este de Pensilvania había escrito una carta al jefe de la conferencia de obispos de EE. UU. para instruir a todas las diócesis del país a preservar sus documentos sobre abusos. Pero no hay indicios de que el fiscal escribiera cartas similares a los superiores de todas las órdenes religiosas en Estados Unidos, limitando potencialmente cualquier investigación federal a los abusadores diocesanos, cuando los sacerdotes religiosos y sus superiores son cómplices del escándalo general.

Sin embargo, las diócesis vuelven a ser el centro de atención tras la publicación del informe del gran jurado de Pensilvania en agosto que detalla los 70 años de abuso y encubrimiento en seis diócesis, así como las acusaciones de que el arzobispo retirado de Washington, el ex cardenal Theodore McCarrick, había abusado sexualmente tanto de menores como de adultos.

En respuesta al escándalo, las diócesis de EE. UU., en las últimas semanas, han estado anunciando la liberación de los nombres de los sacerdotes acusados en masa, más recientemente, Washington DC y Virginia Occidental. Hasta 60 diócesis han publicado listas similares a lo largo de los años, a menudo forzadas por litigios.

El paso preventivo para invitar a las órdenes religiosas a seguir su ejemplo parece apuntar a evitar el listado gradual de nombres que probablemente se revelarían en futuras investigaciones, estado por estado, que se espera que como Pennsylvania expongan décadas de delitos sexuales y cubrimiento.

Hasta la fecha, las pocas órdenes religiosas que han dado a conocer los nombres de los abusadores lo han hecho solo cuando están obligadas a hacerlo por un litigio.

Si bien los defensores de las víctimas han exigido durante mucho tiempo la divulgación de nombres, algunos abogados canónicos y líderes eclesiásticos cuestionan una salida pública a gran escala ya que los hombres, algunos de ellos muertos, no tienen forma de defenderse. Incluso si eventualmente son exonerados, sus reputaciones son destruidas.

"Sí, quiere ser transparente, pero quiere ser justo para todos los involucrados", dijo Monseñor Stephen Rossetti, psicólogo y experto en abusos de la Universidad Católica de América.

Facebook Forum

XS
SM
MD
LG