Siete formas de ahorrar energía

No se desgaste, ni desgaste. Ahorrar energía en casa es fundamental para disminuir la contaminación que afecta al planeta.

¿Cree usted que puede reducir dos minutos de su ducha de agua caliente, por el planeta?
¿Cree usted que puede reducir dos minutos de su ducha de agua caliente, por el planeta?
Diana Logreira - Washington, DC

Si un extraterrestre nos preguntara cual es el mayor problema que estamos afrontando en la tierra, una de las respuestas fundamentales sería que la mayoría de las fuentes de energía que tenemos dejan huellas de carbono, que tarde o temprano afectan de manera negativa el planeta.

Sin embargo, no hay nada que funcione en nuestras vidas sin energía. Desde los “ecosistemas naturales”, como el cuerpo, hasta complejos “ecosistemas financieros” como el comercio aéreo. El sistema tiene que alimentarse, la energía tiene que proveerse.

Hasta que nos inventemos una solución que no sea tan perjudicial para el planeta, todos podemos colaborar en el ahorro de energía.

Por ejemplo, ¿qué tal si todos apagáramos el televisor? Un experimento realizado por el Consejo de Nacional de Defensa de los Recursos Naturales determinó que el 5 por ciento del dinero que pagan en energía en los hogares en Estados Unidos se debe al televisor. En otras palabras, si los estadounidenses apagaran el televisor, se ahorrarían diez billones de dólares.

Pero no es solo el ahorro económico, muchas plantas eléctricas podrían trabajar por menos horas y se dejarían menos huellas de carbono.

Estos son otros consejos de cómo ahorrar energía en casa

- Utilice bombillos fluorescentes energéticos.

- Apague la luz, cuando no la necesita.

- Desconecte los electrónicos (celulares, tv, computadores) cuando no los esté utilizando.

- Reduzca sus duchas de agua caliente. Las duchas con agua caliente representan 30 por ciento del agua caliente que se utiliza en una casa y produce más de mil libras de emisiones contaminantes al año. No importa si su agua se calienta con electricidad o con gas, una reducción de dos minutos en el tiempo de baño alivia la contaminación de manera considerable.

- Considere un cambio de dieta. Un estudio de la Universidad de Chicago mostró que podemos reducir los gases del efecto invernadero cuando las proteínas de nuestra alimentación no vienen exclusivamente de carnes de res, cerdo y pollo, sino que las comemos también de vegetales. Para ver la diferencia en números, una persona que come igual cantidad de res, cerdo y pollo deja en el medio ambiente unos 3,578 libras de emisiones contaminantes. Alguien que no come carne, lácteos o huevos deja unas 422 libras de gases del efecto invernadero.

- Lave su carro en una instalación con lavado automático, se gasta menos agua que lavándolo en casa. Ahorra aun más si lo limpia sin agua.

- Las lavadoras y secadoras son más eficientes cuando son de gas y cuando tienen el certificado de eficiencia energética. También es importante que los aparatos no sean más grandes de lo necesario. En la medida posible, lave con agua fría.

¿Tiene consejos que añadir a esta lista? Utilice nuestro espacio para comentarios.

Este foro fue cerrado
Comentarios
     
No hay comentarios en este foro. Sea el primero y agregue uno