Otras noticias / Negocios y Economía

EE.UU.: excesos de firmas rescatadas

Altos ejecutivos de compañías rescatadas en 2008 siguen recibiendo altísimos sueldos.

Foto de las oficinas centrales en Manhattan, Nueva York, de AIG, una de las firmas citadas en el informe.
Foto de las oficinas centrales en Manhattan, Nueva York, de AIG, una de las firmas citadas en el informe.

Artículos relacionados

Una exfiscal a cargo de la Comisión de Valores

El presidente Barack Obama nomina a Mary Jo White como secretaria de la Comisión de Valores y ratifica a Richard Cordray al frente de la Oficina de Protección Financiera del Consumidor.

Hay mal tiempo pero buena cara para la FED

La economía se repone con demasiada lentitud y el país sigue acosado por un alto desempleo y déficit fiscal. pero los beneficios del Banco Central de EE.UU. no han dejado de crecer.

Banco de América paga millonario acuerdo

El acuerdo consiste en pagar $10.350 millones de dólares y volver a comprar préstamos hipotecarios.

EE.UU. vende acciones de General Motors

Se pondrán a la venta las participaciones que fueron adquiridas en 2008 para estabilizar la empresa.
Voz de América - Redacción
Tres grandes corporaciones sacadas de la ruina tras la crisis financiera de 2008 con dinero aportado por el gobierno de EE.UU. siguen pagando a sus ejecutivos sueldos de reyes, según un informe difundido este lunes.

La inspectora general del Programa de Alivio de Activos en Problemas, Christy Romero, dijo que pasando por alto las reglas adoptadas entonces por el gobierno el Departamento del Tesoro aprobó las 18 solicitudes que recibió para subirles los ingresos a ejecutivos de esas firmas.

Se trata de las compañías American International Group Inc (AIG)., General Motors Corp. (GM) y Ally Financial Inc. que en conjunto recibieron como rescate para escapar de la crisis casi $250 mil millones de dólares del erario público.

El año pasado, el Tesoro aprobó paquetes salariales de $3 millones o más para 54 por ciento de los 69 ejecutivos en las tres firmas, dice el documento.

Robert Benmosche, ejecutivo principal de AIG, recibió $10,5 millones, y en un caso parecido se hallan Michael Carpenter, de Ally ($9,5 millones) y Daniel Akerson, de GM ($9 millones).

La ayuda gubernamental a empresas en aprietos por la crisis dio lugar a nuevas regulaciones que limitaron los ingresos de los ejecutivos, pero el Tesoro terminó dando el visto bueno a nuevos aumentos.

De acuerdo con el informe, la compensación no debía exceder el 50 por ciento del sueldo que reciben ejecutivos en puestos similares en otras empresas financieras que tuvieron problemas, pero ha sido mayor.
Este foro fue cerrado
Comentarios
     
No hay comentarios en este foro. Sea el primero y agregue uno