Estados Unidos

Entre Obama y los republicanos hay un abismo

Este martes, los legisladores regresaron al Capitolio y el viernes, el presidente Barack Obama se reúne con líderes republicanos y demócratas para tratar de evitar que el país caiga a un “abismo fiscal”.

El presidente Barack Obama y John Boehner deberán ponerse de acuerdo de cara a una solución para evitar abismo fiscal.
El presidente Barack Obama y John Boehner deberán ponerse de acuerdo de cara a una solución para evitar abismo fiscal.

Artículos relacionados

¿Escuchará el Congreso a Barak Obama?

Esta semana se deberán iniciar los contactos entre el gobierno del presidente Obama y el Congreso para buscar un acuerdo que evite el abismo fiscal.

Obama dispuesto a compromiso para evitar "abismo"

El vocero de la Cámara de Representantes dijo preferir disminuir los impuestos, arreglar el código impositivo y recortar los gastos.

Llega la tarea difícil para Obama

Los estadounidenses le dieron el voto de la reelección al presidente Barack Obama pero también preservaron un Senado demócrata y una Cámara de Representantes republicana.

Los republicanos tienen la palabra en el Congreso

John Boehner extiende la mano y Harry Reid responde, tratando de acercar posiciones para evitar una crisis financiera en EE.UU.

Senado de EE.UU.: Microsoft y HP evaden impuestos

Voceros de las dos corporaciones gigantes de la tecnología dijeron que el informe en su contra es un “ataque” político y negaron las acusaciones.
Voz de América - Redacción
El Congreso de EE.UU. reanuda sus sesiones este martes con una agenda cargada de asuntos pendientes y la tarea de evitar que a partir del 31 de diciembre el país caiga a un “abismo fiscal”, para lo que el presidente Barack Obama convocó el viernes en la Casa Blanca a líderes republicanos y demócratas.

La pregunta que muchos se hacen hoy y probablemente seguirán haciéndose las próximas semanas es si los legisladores republicanos y el presidente Obama podrán al fin ponerse de acuerdo para impedir que en enero entren automáticamente en vigor un aumento de impuestos y recortes al presupuesto por unos $600 mil millones de dólares, lo que según expertos arrastraría al país a una recesión.

Ambas partes tendrían que hallar consenso para reducir $1 billón 200 mil millones de dólares del déficit, elevar los ingresos del gobierno mediante un posible cambio del código tributario y lidiar con las incógnitas que se abren respecto a los fondos para la Seguridad Social y el Medicare (seguro médico público para los mayores de 65 años).

También tienen ante sí la misión de encontrar una fórmula que evite recortes a fondo en los presupuestos de Defensa y de programas que en conjunto totalizarían unos $110 mil millones de dólares el año próximo.

Unos y otros, demócratas y republicanos reconocen que resulta imperativo hallar una salida, pero con la composición del Congreso prácticamente inalterada en las elecciones (el Senado en manos de los demócratas, y la Cámara de Representantes bajo control republicano), cualquier subida de impuestos o recortes de gastos siempre será diferente a lo que cada parte aspira.

Hasta ahora los republicanos se han negado rotundamente a elevar los gravámenes a los más ricos, porque eso, dicen, perjudicaría los negocios en un momento en que el país está necesitado de más fuentes de empleo. Y el presidente de la Cámara, John Boehner, ha señalado que ese no es un punto para empezar a negociar.

Pero los demócratas, incluido el presidente Obama, han reiterado que cualquier compromiso debe comprender impuestos más altos para las familias que tienen ingresos superiores a los $250 mil dólares al año. Aunque según la Oficina de Presupuesto del Congreso, eso conseguiría recaudar $42 mil millones de dólares, equivalentes sólo al 3 por ciento del déficit anual.

Esa oficina ha previsto que de no lograrse un acuerdo y caer el país al “precipicio fiscal”, la actual tasa de desempleo de 7,9 por ciento aumentaría a 9 por ciento, mientras que el Centro de Política Tributaria, una entidad no partidista, indicó que para la familia promedio el fracaso de las negociaciones significaría el pago adicional de $3 mil 400 dólares en impuestos en 2013.

Ese es el “abismo” que a la Casa Blanca y al Congreso les toca evitar, y después de más de un año de desacuerdos y dilaciones apenas tendrán seis semanas para lograrlo.
Este foro fue cerrado
Comentarios
     
No hay comentarios en este foro. Sea el primero y agregue uno
Su JavaScript está desconetado o tiene una versión antigua del Flash Player de Adobe.
Aún hay posibilidades para una reforma inmigratoriai
X
29.08.2014
Aunque muchos esperan un pronto decreto presidencial, sobre el tema de inmigración, para algunos analistas de ambos partidos, el presidente Obama parece "decidido" a esperar que se produzca una reforma en el propio Congreso.