Especiales VOA / Diabetes

Edulcorantes para diabéticos

Hay varios tipos de edulcorantes que sustituyen el azúcar. Pero un diabético debe leer las etiquetas y no guiarse por lo “dietético”.

Los edulcorantes son una opción segura para endulzar las comidas, pero hay de varios tipos y los nutricionistas recomiendan algunos antes que otros.
Los edulcorantes son una opción segura para endulzar las comidas, pero hay de varios tipos y los nutricionistas recomiendan algunos antes que otros.
Tamaño del texto - +
Especial - Voz de América

Tener diabetes no significa que usted no pueda comer dulces. Tampoco significa que no pueda consumir azúcar, aunque es cierto que la ingesta de azúcares es muy restringida para los diabéticos porque es el tipo de carbohidrato que más rápido se absorbe y el que más eleva el nivel de glucosa en la sangre, dice a voanoticias.com la nutricionista Andrea Nebel, integrante de la Sociedad Uruguaya de Nutrición en Diabetes.

“No es que se prohíba el azúcar, porque a un diabético puede salvarlo en el caso de una hipoglucemia. Pero sí debe ser manejado. No es de consumo libre”, asegura la nutricionista.

Lo mismo explica la Asociación Estadounidense de Diabetes: “Los médicos solían recomendar a las personas con diabetes que evitaran el azúcar. Pensaban que el consumo de azúcar haría que los niveles de glucosa en la sangre aumenten demasiado rápido. Nosotros sabemos que todos los carbohidratos afectan los niveles de glucosa en la sangre casi en la misma medida”.

Una papa y un brownie contienen la misma cantidad de carbohidratos, por ejemplo. “Causan aproximadamente el mismo efecto sobre el nivel de glucosa en la sangre. Por supuesto, una papa tiene más vitaminas que un brownie, así que es una mejor opción”, según la asociación.

Ahora bien, para muchos diabéticos es más recomendable y fácil utilizar sustitutos del azúcar en los alimentos y las bebidas. Los edulcorantes son una opción segura para endulzar las comidas, pero hay varios tipos y algunos nutricionistas recomiendan unos antes que otros.

Primero, están los edulcorantes de contenido calórico reducido: eritritol, hidrolizados de almidón hidrogenado, isomalta, lactitol, maltitol, mannitol, sorbitol y xilitol son algunos nombrados por la Asociación Estadounidense de Diabetes.

Luego están los edulcorantes de bajas calorías, que son “alimentos libres”, según la asociación. “Endulzan los alimentos, no aportan calorías y no elevan los niveles de glucosa en la sangre. No cuentan como carbohidratos, grasas o cualquier otro intercambio”.

Algunos tipos de edulcorantes de bajas calorías y sus nombres comerciales son:

- Acesulfamo de potasio (Sweet One, Swiss Sweet, Sunett)

- Aspartamo (NutraSweet, Equal)

- Sacarina (Sweet N Low y Sugar Twin)

- Sucralosa (SPLENDA)

La nutricionista Andrea Nebel dice que estos edulcorantes están aprobados por los organismos internacionales de salud aunque ella recomienda el uso de edulcorantes más naturales como la sucralosa (SPLENDA), hecho de caña de azúcar modificada.

Pero advirtió que un diabético debe tener cuidado cuando consume un producto que dice ser “dietético” o “light”, porque puede tener otros componentes que alteren su nivel de glucosa. Y ese es el verdadero desafío del paciente.

“Como diabético uno debe buscar un producto dietético sin agregado de azúcar. Algunos productos dicen ser ‘light’ porque tiene las grasas disminuidas, pero no quiere decir que no contengan azúcar”.

¿Cuál es su recomendación? Que los diabéticos lean las etiquetas de los productos. “A un paciente con diabetes se le debe enseñar a conocer la porción indicada de cada ingrediente en los envases. La distribución de glúcidos y los carbohidratos. Cuál es el origen de esos azúcares que tiene. Las grasas y el tenor de sodio”.

La clave es llevar una alimentación saludable. Y el diabético no puede vivir solo de los productos con edulcorantes bajos en calorías. “Algunos alimentos o productos sin azúcar que utilizan edulcorantes de bajas calorías poseen en realidad más calorías y más grasas que las versiones que contienen azúcar”, según la Asociación Estadounidense de Diabetes.

Al igual que Nebel, la asociación recomienda que el paciente “controle siempre la Información Nutricional en la etiqueta. Si compara las calorías de la versión sin azúcar con las de la versión normal, comprobará si realmente consumirá menos calorías. También es conveniente comparar el contenido de grasas en las etiquetas”.

Y lo más importante: que el diabético controle la ingesta diaria de carbohidratos –incluyendo los azúcares- en el marco de un plan de alimentación saludable que le aporte las vitaminas y minerales esenciales.

Este foro fue cerrado
Comentarios
     
No hay comentarios en este foro. Sea el primero y agregue uno