Blogs

CELAC saca a Cuba de las sombras

Aunque su sistema político la excluyó durante décadas de los foros hemisféricos, la Habana goza hoy de un trato de igualdad de parte de países que sí son democráticos en Latinoamérica.

El gobernante cubano Raúl Castro es escoltado en el aeropuerto de Santiago de Chile tras su llegada para la cumbre de CELAC.
El gobernante cubano Raúl Castro es escoltado en el aeropuerto de Santiago de Chile tras su llegada para la cumbre de CELAC.

Artículos relacionados

Rajoy y Castro llegan a la cita Celac-UE

Chile recibirá a unos 40 mandatarios latinoamericanos y europeos que asistirán a la cumbre que comienza el fin de semana.

Video Chilenos protestan en pro y contra Cuba

Piden extradición de guerrilleros que asesinaron al fundador del partido ultraderechista, el senador Jaime Guzmán y que al parecer estarían refugiados en la isla.

Arrranca cumbre CELAC-Unión Europea

La primera etapa comprende una reunión de coordinadores nacionales que comienzan a discutir la llamada "Declaración de Santiago".
Roberto Casin - Apuntes desde Miami
El presidente cubano, Raúl Castro, viajó a Chile para asumir la presidencia pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) en una cumbre que pone de relieve el retorno de Cuba al concierto de naciones de la región, aun cuando la isla sigue siendo el único país del área con un sistema político unipartidista y antidemocrático.

La CELAC, que este fin de semana celebra su primera cumbre en Santiago de Chile, fue creada en 2011 en Caracas por iniciativa del presidente venezolano, Hugo Chávez, bajo el lema de buscar una vez más la tantas veces pospuesta integración regional, pero con el énfasis puesto en rescatar políticamente a La Habana y excluir de la ecuación hemisférica a Estados Unidos.

Chávez, que convalece de una cuarta operación de cáncer  en Cuba y cuya probabilidad real de volver a asumir el poder es mantenida por las autoridades cubanas y venezolanas en el más absoluto hermetismo, será el gran ausente de la cita, que estará precedida por una cumbre de la CELAC con la Unión Europea.

Aludiendo a la presencia en Chile de jefes de estado europeos para el cónclave, el diario chileno El Mercurio destacaba esta semana que las dos estrellas de la cumbre van a ser la canciller alemana, Angela Merkel, y Castro: la primera “por su capacidad, en esa gran democracia que es Alemania, de combinar liderazgo con popularidad (…) Castro, porque preside uno de los poquísimos países totalitarios que quedan”.

Los intentos por volver a incorporar a Cuba al concierto hemisférico de naciones dieron su primer gran paso en firme en 2009, cuando por presiones mayormente de Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Bolivia, Ecuador y Argentina, la Organización de Estados Americanos (OEA) anuló la expulsión que pesaba sobre La Habana desde 1962.

La real intención de los países miembros de la denominada Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) nunca fue reincorporar a Cuba a la OEA puesto que La Habana siempre dejó claro que tampoco le interesaba hacerlo, sino más bien crear un nuevo foro regional en el que no figuraran ni Estados Unidos ni Canadá. Así fue que surgió la CELAC.

De cualquier manera, aunque los partes oficiales lo oculten, la visita a Chile de Raúl Castro no estará exenta de contratiempos desagradables para el gobernante y de coyunturas políticas difíciles de sortear sólo con sonrisas diplomáticas y expresiones de luego veremos.

Muchos chilenos recuerdan aún la intromisión de Cuba en el país durante la convulsa época que rodeó al breve gobierno socialista del presidente Salvador Allende y su derrocamiento en un golpe por el  general Augusto Pinochet, y de hecho antes de la llegada del gobernante cubano para la cumbre  ya hubo manifestaciones, de simpatizantes y detractores de la Habana, ante la embajada de la isla en Santiago.

El partido conservador chileno Unión Demócrata Independiente (UDI), integrante de la coalición de gobierno, acusa al gobierno cubano de dar amparo a los guerrilleros de izquierda que asesinaron en un atentado en 1991 al senador Jaime Guzmán, fundador de esa agrupación, y exigen que Cuba colabore en la investigación del crimen.

La UDI difundió la víspera un anuncio pagado en la prensa en el que califica a Raúl Castro de “uno de los principales dictadores del mundo occidental” y reclama que sean llevados a juicio los responsables del atentado, quienes incluso se sospecha que puedan estar residiendo aún en la isla.

Por lo pronto, el presidente chileno, Sebastián Piñera, ha dicho que pedirá formalmente a Castro la cooperación de su gobierno para que se esclarezca el asesinato de Guzmán.

Etiquetas Washington,Chile,cuba,eeuu,oea,democracia,cumbre,chávez,castro,apuntes,alba,celac,Piñera,Jaime Guzmán,udi

Este foro fue cerrado
Clasificación de comentarios
Comentarios
     
Por: Douglas de: Canada
27.01.2013 09:18
Esa foro de paises democraticos con paises totalidarios, en el Celac, tal vez logre un sistema regional mas pluralista, transparente, apegado a la carta democratica que contribuya al desarrollo sostenible y a eliminar la pobreza y la corrupcion gubernamental; Cambiar la confrontacion por el dialogo y la distincion por la paz en las relaciones internacionales.


Por: Nelson Nuñez de: Mexico
26.01.2013 20:21
¿ Ayudara en algo a los cubanos, la aceptación de Cuba dentro del concierto de naciones democráticas o cuasi democráticas de Latinoamérica ?, o ¿solo servirá para dar mas legitimidad y protagonismo al régimen unipartidista e intolerante que dirigen hace mas de medio siglo dos octogenarios hermanos? Para mi es claro que el bloque populista liderado hoy por el petróleo venezolano, esta sirviendo de plataforma para relanzar un castrismo obsoleto y deteriorado.

En respuesta a:

Por: Hernan de: Chile
04.02.2013 07:25
No puede olvidarse que las más crueles dictaduras militares de todo el mundo gozaron de la amistad y la protección de las naciones "democráticas", que no son ni más ni menos que la forma en la que un grupo humano desea convivir, y Cuba lo ha demostrado hasta el agotamiento, y los organismos internacionales reconocen, abiertamente esos resultados. Los libros no muerden, sólo la ignorancia.