Enlaces para accesibilidad

Señales desde Yemen


El gobierno de Yemen intenta controlar una rebelión separatista en el sur y mantener una débil tregua con los insurgentes chiítas en el norte.

El gobierno de Yemen intenta controlar una rebelión separatista en el sur y mantener una débil tregua con los insurgentes chiítas en el norte.

Un año después del ataque en el avión de Detroit, la amenaza terrorista en Yemen contra Estados Unidos continúa creciendo.

Un año después de que un hombre nigeriano tratara de detonar explosivos ocultos en su ropa interior en un vuelo que se dirigía a Estados Unidos desde Yemen, la seguridad en este país sigue suponiendo un desafío.

Umar Farouk Abdulmutallab viajó la Navidad pasada a Yemen, donde recibió instrucciones para planear el ataque frustrado, según indicaron los fiscales federales encargados del caso.

Tras la alerta de la posibilidad de nuevos ataques en estas fechas, el director de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Brennan, aseguró que la colaboración con Yemen en la lucha antiterrorista concluyó con "tensiones saludables".

Así lo evidencia la actuación de la policía yemení que el pasado 15 de diciembre evitó la explosión de una bomba en un coche de la embajada de Estados Unidos en Saná, la capital, mientras se investiga el vínculo del supuesto responsable con al-Qaeda.

Territorio en conflicto

Yemen atraviesa severas dificultades internas, como la proliferación de al-Qaeda en la Península Arábiga, resultante de la alianza con esta organización en Arabia Saudita. Además, el gobierno intenta controlar una rebelión separatista en el sur y mantener una débil tregua con los insurgentes chiítas en el norte.

En octubre, Al Qaeda de la Península Arábiga con base en Yemen se atribuyó la responsabilidad de dos paquetes bomba enviados por correo a Estados Unidos que fueron interceptados en el Reino Unido y Dubai. Es el segundo ataque frustrado contra Estados Unidos que involucró aviones.

El grupo miliciano también se atribuyó el crédito del fallido intento de Umar Farouk en el avión rumbo a Detroit, y de dos intentos de atacar a funcionarios de la embajada británica.

La rama de Al Qaeda con sede en Yemen es una amenaza seria para Estados Unidos y se ha vuelto mucho más peligrosa en los últimos dos años, comunicaron fuentes del Departamento de Defensa.

Lea además:

Yemen: una mirada

Los retos internos de Yemen

Yemen: la lucha contra el terrorismo

Injerencia en Yemen: ola de tensión

XS
SM
MD
LG