Enlaces para accesibilidad

Pentágono no ve amenaza de WikiLeaks


El secretario de Defensa, Robert Gates, alertó sobre los riesgos de la publicación de documentos clasificados por parte de WikiLeaks.

El secretario de Defensa, Robert Gates, alertó sobre los riesgos de la publicación de documentos clasificados por parte de WikiLeaks.

El Pentágono ha anunciado que no espera sorpresas ante la divulgación de más de 500.000 documentos militares secretos sobre Iraq que fueron filtrados a WikiLeaks.

Sin embargo, en días anteriores el departamento de Defensa alentó a organizaciones periodísticas a no publicar documentos clasificados que serán develados por WikiLeaks.

El esfuerzo del Pentágono está destinado a reducir el impacto de la nueva filtración masiva de archivos de la guerra en Irak.

El portavoz del Pentágono, el coronel David Lapan, dijo que las fuerzas armadas estadounidenses están exhortando "terminantemente" a WikiLeaks a "devolver los documentos robados al Gobierno de Estados Unidos y a no publicarlos".

El militar dijo que él no estaba sugiriendo a las organizaciones periodísticas que ignoraran los documentos filtrados, pero cuestionó que se le otorgue "una capa de legitimidad a WikiLeaks" publicando los originales. "WikiLeaks como organización es irresponsable al tomar cientos de miles, potencialmente en este caso, al menos decenas de miles en casos anteriores, de documentos clasificados robados y publicarlos en internet", explicó Lapan.

Los comentarios del Pentágono se conocen el mismo día en el que Suecia anunció que le negó un permiso de trabajo y residencia a Julian Assange, fundador de WikiLeaks, quien es ciudadano australiano.

Assange, que también está siendo investigado por acusaciones de violación en Suecia, cargo que él ha negado, trata de establecer su base de operaciones en Suecia con el fin de beneficiarse de las estrictas leyes de protección al periodismo en el país escandinavo.

WikiLeaks publicó en Twitter una respuesta diciendo que "en lugar de disculparse por engañar a la prensa, el Pentágono trata de intimidarla para que no informe".

En julio, cuando se publicó la primera filtración, funcionarios del Pentágono reaccionaron enérgicamente indicando que WikiLeaks podría tener sangre de soldados estadounidenses y afganos en sus manos.

Recientes nuevos informes citan al secretario de Defensa norteamericano, Robert Gates, quien dijo en una carta privada, que aunque la filtración pone en peligro las vidas de afganos que ayudaron a las fuerzas de la OTAN, ninguna fuente de inteligencia estadounidense estaba comprometida.

En una carta enviada el 16 de agosto al senador Carl Levin, presidente de la Comisión de Servicios Armados del Senado, Gates dijo que la filtración aún podría causar un significativo daño a los intereses de seguridad de Estados Unidos.

XS
SM
MD
LG